La noche es el momento adecuado para el encantador recorrido de las Luces de Jerusalén

Las famosas piedras doradas de la Ciudad Santa brillan mientras docenas de sitios históricos de la ciudad se iluminan por la noche. Hasta fines de diciembre, una esclarecedora visita guiada en autobús cuenta sus historias.

Por Aviva y Shmuel Bar-Am


El hotel Sergei Palace de noche, en Jerusalén.
(Shmuel Bar Am)


La casa de huéspedes, convento e iglesia de Notre Dame, ubicada afuera de la Ciudad Vieja de Jerusalén.
(Shmuel Bar Am)


La puerta de Damasco, que conduce a la Ciudad Vieja de Jerusalén, por la noche.
(Shmuel Bar Am)

La difunta reina Isabel nunca puso un solo pie en Tierra Santa. No así el nuevo rey, Carlos III. Estuvo aquí en enero de 2020 para asistir al Foro Mundial del Holocausto, un evento que conmemora el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz.

Incluso antes de eso, en 2016, visitó la tumba de su abuela Alicia, quien escondió a una familia judía de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Según su pedido, fue enterrada junto a su tía, la Gran Duquesa Isabel Fyodorovna, en la cripta de la Iglesia de María Magdalena en el Monte de los Olivos, uno de los lugares más bellos de la ciudad.

El mejor momento para echar un vistazo a este espectacular lugar de culto es por la noche – y la forma más fácil de hacerlo es tomando el nuevo Tour de Luces, operado por East Jerusalem Development Company (PAMI). A medida que el autobús recorre la ciudad de este a oeste, de norte a sur, un guía señala docenas de sitios que se iluminan por la noche en Jerusalén y habla de ellos en inglés y hebreo.

El guía también describe los diferentes barrios y edificios importantes de la ciudad, ofreciendo información que será nueva incluso para los habitantes de Jerusalén. En tres de los lugares más hermosos, los invitados descienden del autobús, estiran las piernas, escuchan explicaciones detalladas y observan de cerca la gloria que es nuestra Jerusalén.

Si bien hay varios puntos de recogida a lo largo de la ruta, el mejor lugar para subir al autobús es la primera parada: la histórica estación de trenes de Jerusalén. Oficialmente llamada Primera Estación (Hatahana Harishona, en hebreo), fue inaugurada el 26 de septiembre de 1892, cuando un tren que viajaba entre Jaffa y Jerusalén hizo su primer viaje histórico de cuatro horas. La emoción estaba en su punto máximo ese día, con multitudes de pie a lo largo de las vías gritando con alegría: «¡Viene la máquina de vapor, viene la máquina de vapor!»

Abandonada en 1998, la estación estuvo solitaria y desolada durante más de una década. Luego, en 2010, comenzó la restauración. Hoy en día, los visitantes pueden disfrutar de su maravilloso ambiente, cenar en sus restaurantes, comprar en sus bazares, pasear por al menos parte de una pasarela de siete kilómetros y echar un vistazo a algunos de los trenes originales. Así que, si vas a subir al autobús en la Primera Estación, ven temprano para disfrutar de lo que hoy es uno de los sitios más populares de la ciudad.


El antiguo molino de viento en el barrio Mishkenot Sha’ananim de Jerusalén.
(Shmuel Bar Am)

En su camino por Jerusalén, el autobús pasa por el barrio más antiguo afuera de las murallas de la Ciudad Vieja, Mishkenot Sha’ananim, donde un molino de viento que ha estado en pie desde la década de 1860 ilumina la noche. Más adelante, los pasajeros bajan del autobús para ver el YMCA de Jerusalén, el más magnífico de su tipo en el mundo.

Tierra para un YMCA en Jerusalén estuvo disponible al final de la Primera Guerra Mundial, y el secretario general de YMCA, el Dr. Archibald C. Harte, imaginó un monumento a la paz que serviría a personas de todas las religiones y nacionalidades en Tierra Santa. En la parada, el guía señala las expresiones de tres de las religiones más grandes del mundo, reflejadas en sus paredes, techos y pilares.


Los turistas se bajan momentáneamente del recorrido nocturno en autobús frente al hotel King David y frente al YMCA, para una sesión fotográfica.
(Shmuel Bar Am)

Directamente al otro lado de la calle, el espléndido Hotel King David fue construido en 1931 con una exquisita piedra rosa extraída en Hebrón. El hotel más elegante del país en ese entonces —y, dicen algunos, hasta hoy— tenía 200 habitaciones con un baño adyacente – algunas incluso con agua caliente. En 1935, los británicos alquilaron el hotel para usarlo como sede administrativa del mandato, y los pasajeros escucharán de la guía sobre un ataque de la clandestinidad judía en 1946.

Hace unos meses, el municipio de Jerusalén inauguró su proyecto más reciente: una fuente única al final de la calle Rey David. La escultura arqueada, con cuerdas acuosas bien iluminadas, se titula El arpa de David y, al igual que el arpa bíblica cuyas cuerdas David solía tocar, ha tenido un maravilloso efecto calmante en el tráfico de este concurrido camino.


Una vista a través de la nueva fuente inspirada en el arpa de David en la calle Rey David en Jerusalén.
(Shmuel Bar Am)

Una fuente restaurada en la cercana Plaza de París es un espectáculo bienvenido después de años de abandono. La plaza existe desde 1959; la fuente fue un regalo de la ciudad de París en 2007. El alcalde de Jerusalén, Moshe Leon, inauguró la fuente renovada el 28 de marzo de este año. Junto con iluminación artística, árboles y bancos, la plaza está adornada con baldosas de granito italiano especialmente duraderas cuyo tono y forma combinan perfectamente con su diseño original.

Una de las plazas más conocidas de la ciudad, la plaza Paris conecta cuatro calles principales: Rey Jorge, Agron, Ramban y Keren Hayesod (llamada así por el nombre hebreo de Llamado Judío Unido). Se encuentra al comienzo del barrio de Rehavia, hogar de muchos miembros de la élite y los ricos de Jerusalén desde la década de 1920, cuando se fundó, hasta la actualidad.


|La Plaza de París de Jerusalén por la noche.
(Shmuel Bar Am)

Entre los residentes famosos de Rehavia a lo largo de los años: el presidente del Fondo Nacional Judío durante 30 años, Menachem Ussishkin, la famosa pianista Talma Yellin y el único juez judío de la Corte Suprema durante el mandato británico, Gad Frumkin. Ah, y, por último, pero no menos importante, los primeros ministros de Israel, que han vivido en la residencia oficial del primer ministro ubicada en la calle Balfour desde Yitzhak Rabin en 1974.

El autobús continúa por una calle sobre un monasterio construido en el siglo X por monjes de Georgia, un país en el extremo oriental del Mar Negro. Si bien no hay luces nocturnas que brillen en el monasterio, está ubicado a lo largo de un sendero para peatones y bicicletas bien iluminado – uno de las docenas que han aparecido recientemente en un proyecto en curso del municipio. Luego, después de pasar por el amado Parque Sacher, el autobús llega a un centro cultural llamado Givat Ram, sede del Museo de Israel.


Monasterio de San Salvador. (Shmuel Bar Am)

Hasta 1965, las colecciones de arte, arqueología y judaica de Jerusalén estaban dispersas por toda la ciudad. Sin embargo, sorprendentemente, cuando estos artículos variados finalmente se combinaron en un gran complejo, no había mucho que ver. Pero los fundadores del Museo de Israel no se desesperaron – estaban absolutamente seguros de que algún día, en un futuro no muy lejano, su museo se convertiría en la institución de fama mundial que es hoy.

Los pasajeros del autobús obtienen una vista maravillosa del diseño exterior inusual del museo: una serie de edificios con paredes exteriores temporales que permitieron una futura expansión. Y, de hecho, una vez abierto, el Museo de Israel pronto comenzó a crecer a pasos agigantados, y no pasó mucho tiempo antes de que se agregaran nuevos edificios al complejo. Hoy todos los que vienen a Jerusalén visitan este increíble museo.

Bajo la cúpula blanca del Santuario del Libro del museo se encuentran los célebres Rollos del Mar Muerto, junto con información sobre la singular comunidad esenia que los enterró, su estilo de vida cotidiano y el arte de copiar rollos. La mayoría de estos rollos son anteriores al último texto bíblico conocido – el Códice de Alepo, también en exhibición – por al menos 1000 años.

La cúpula es blanca y el cuerpo del santuario es negro, lo que representa el pergamino del segundo templo del Fin de los Días: La Guerra de los Hijos de la Luz contra los Hijos de la Oscuridad. Durante las horas de visita, parece que la cúpula está siendo regada (como un jardín) desde arriba. Esto no es para mantener fresco el santuario que tiene aire acondicionado, sino para simbolizar la pureza y el renacimiento.

Poseedor de un concepto único, el Museo de las Tierras Bíblicas está ubicado directamente frente al Museo de Israel, porque contrariamente a lo que mucha gente pensaba cuando abrió sus puertas en 1992, los artículos expuestos fueron descubiertos no solo en Tierra Santa, sino en países cuyas antiguos culturas precedieron a la nuestra. Las descripciones de los artefactos se relacionan con los pueblos que influyeron en el padre Abraham, cuyos mercaderes viajaban de un lado a otro de la pequeña franja que se convertiría en la tierra de Israel, y cuyas costumbres y tradiciones brindan el telón de fondo de la religión judía, el espíritu judío y la patria judía.


Una vista del Puente de Cuerdas de Jerusalén por la noche.
(Yulia Berzón/PAMI)

Inaugurado en 2008, el multicolor Puente de Cuerdas fue objeto de una gran polémica durante años por su elevado costo. Además, tenía un estilo tan contemporáneo que no se ajustaba a la imagen que tenían los residentes de una antigua ciudad sagrada. Con el tiempo, a medida que la gente lo cruzaba por el puente peatonal de paredes de vidrio mientras viajaba en el tren ligero o cuando entraba y salía de la ciudad, aquellos que se oponían simplemente se acostumbraron a su mástil de 188 metros (617 pies) y 66 cabos

El Tour de Luces continúa pasando por el centro de alta tecnología Har Hotzvim, luego se traslada al vecindario de Sanhedria, sitio de cuevas funerarias de casi 2000 años de antigüedad. También en Sanhedria: un cementerio que se abrió durante la Guerra de la Independencia en 1948, después de que el tradicional cementerio judío en el Monte de los Olivos se volviera inaccesible para los judíos.


La majestuosa Catedral de la Trinidad en el Complejo Ruso de Jerusalén.
(Shmuel Bar Am)

Otra de las tres paradas del autobús es en el Complejo Ruso de Jerusalén, construido en 1860. Ubicada detrás del actual Ayuntamiento, la propiedad había sido vista tanto por los judíos como por los rusos – pero los turcos, que gobernaban en ese momento, se la vendieron a los rusos, quienes inmediatamente comenzaron a construir una catedral, un hospital y una serie de albergues para los miles de peregrinos rusos que inundaban Tierra Santa cada año.

Las luces del restaurado Hotel Sergei Palace y la Catedral de la Trinidad, ubicadas a ambos lados del complejo, son absolutamente impresionantes. Inaugurada en 1872, la catedral estuvo adornada con llamativas cúpulas verdes durante años, pero se pintaron de gris oscuro en 1996. Inevitablemente, durante la Guerra Fría, se creía que sus sacerdotes, que eran cambiados constantemente, trabajaban para la KGB.

Una vista del Monte de los Olivos y el barrio Silwan de Jerusalén por la noche. (Shmuel Bar Am)

La tercera parada está afuera de las murallas de la Ciudad Vieja y al lado del Monte de los Olivos. Las luces brillan sobre la antigua tumba del profeta Zacarías y, por supuesto, la Iglesia de María Magdalena. Construida por Alejandro III de Rusia, la Iglesia de María Magdalena cuenta con cúpulas doradas en forma de cebolla. Estas cúpulas brillantes sobresalen de un cuerpo monumental de estilo ruso que se destaca con orgullo contra el cielo nocturno.


La Iglesia de María Magdalena en el Monte de los Olivos en Jerusalén. (Shmuel Bar Am)

El proyecto se extiende hasta finales de diciembre. Para obtener información sobre el Tour de Luces o para pedir boletos, consulte el sitio web del proyecto.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/the-night-time-is-the-right-time-for-enchanting-jerusalem-lights-tour/