Dentro de la compra secreta de 2,5 millones de acres de tierra por parte de Irán en Venezuela

La sorprendente provisión del régimen de Maduro de casi 4,000 millas cuadradas de tierras de cultivo a Irán se mantuvo en secreto hasta que un economista iraní lo reveló.

Por Lawrence A. Franklin, Instituto Gatestone


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a la izquierda, aplaude mientras su homólogo iraní, Ebrahim Raisi, concluye su discurso en una rueda de prensa conjunta en el Palacio de Saadabad en Teherán, el 11 de junio de 2022. (AP/Vahid Salemi)

En junio, el presidente venezolano Nicolás Maduro firmó un tratado de cooperación multidimensional de 20 años durante una visita a Irán. El pacto incluye acuerdos sobre ciencia y tecnología, así como acuerdos sobre agricultura, comunicaciones, cultura y turismo. La sorprendente provisión del régimen de Maduro de un millón de hectáreas (aproximadamente 2,5 millones de acres; casi 4.000 millas cuadradas) de tierras agrícolas a Irán se mantuvo en secreto hasta que el economista agrario iraní Ali Revanizadeh lo reveló a medios venezolanos.

Aparentemente, la concesión de tierras se utilizará para sembrar cultivos básicos, como maíz y soya, lo que permitirá al sediento Irán alimentar mejor a su población. Sin embargo, el uso actual de Venezuela por parte de Irán (aquí, aquí y aquí), combinado con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC por sus siglas en inglés), plantea la posibilidad de que Irán y los grupos terroristas que lo representan, como Hezbolá y Hamás, puedan estar utilizando la vasta superficie para operaciones militares y terroristas.

Hezbolá ya dirige centros de entrenamiento paramilitar en secciones restringidas de la isla Margarita de Venezuela, una zona turística al noreste del territorio continental del país. El grupo terrorista cuenta con un apoyo considerable de algunos de los clanes libaneses prominentes de Venezuela, como la familia Nasr al Din, que supuestamente facilitó la penetración de Irán en la isla de Margarita. Se sabe que los intensos esfuerzos de reclutamiento por parte de clérigos chiitas islámicos entre los venezolanos y en otros lugares incluyen entusiastas conversos para emprender misiones revolucionarias.

Aparentemente, el régimen de Maduro ha sido tan hospitalario con los agentes de inteligencia iraníes que parte de la red latinoamericana de Hezbolá establecida desde hace mucho tiempo en el cruce de las tres fronteras de Brasil, Argentina y Paraguay ha sido superada por las actividades de Hezbolá en la Isla Margarita de Venezuela.

Lo que es más importante, la alianza de Irán con Venezuela brinda a Teherán oportunidades para atacar los intereses estadounidenses en América Latina y, potencialmente, en el sur de los Estados Unidos.

Irán, junto con el Partido Comunista Chino, está en el proceso de fortalecer el ejército de Venezuela contra los EE. UU., por ejemplo, mediante el envío de drones militares, que también son considerados una amenaza por Colombia.

Se informó que China, Rusia e Irán estaban realizando ejercicios militares en América Latina el mes pasado. Según el Centro para una Sociedad Libre y Segura, este es un “movimiento estratégico que busca pre posicionar activos militares desplegados en América Latina y el Caribe”.

Irán y Venezuela comenzaron a desarrollar estrechos vínculos durante el mandato 2002-2013 del presidente venezolano Hugo Chávez. El entonces presidente de Irán, Ahmadinejad, firmó muchos acuerdos bilaterales con Chávez, coronados por la visita de Chávez a Teherán en 2010.

Estados Unidos y algunos aliados han cuestionado la cooperación de Venezuela con Irán. Ya en 2008, Turquía confiscó 22 contenedores de un barco iraní. Entre la carga se encontraban materiales explosivos, con destino a Venezuela.

Irán también ha explotado sus estrechos vínculos con Venezuela para legitimar los temas antiestadounidenses y antiisraelíes del canal de televisión estatal en español de Irán, HispanTV, que se transmite en toda América Latina.

Irán, junto con Venezuela, parece estar usando su influencia con otros gobiernos latinoamericanos para desarrollar una coalición antiestadounidense en el patio trasero de Estados Unidos.

Además, Irán envió un destructor, el Sahand, y un buque de apoyo – el Makran, que reúne inteligencia – a Venezuela en la primavera de 2021. El Makran zarpó en la misión “con siete naves de ataque con misiles de alta velocidad atadas a su cubierta”, según un informe publicado por el Instituto Naval de los Estados Unidos. El informe continuaba:

“Si se entregan los barcos, pueden formar el núcleo de una fuerza de guerra asimétrica dentro de las fuerzas armadas de Venezuela. Esto podría centrarse en interrumpir el transporte marítimo como un medio para contrarrestar las fuerzas navales superiores. Las rutas de envío hacia y desde el Canal de Panamá están cerca de la costa venezolana”.

La interferencia masiva de Irán en los asuntos de Venezuela debería generar preocupaciones sobre las democracias del hemisferio y si Caracas sigue siendo soberana. Los estados democráticos de EE. UU. y América Latina deben monitorear cuánta soberanía venezolana se está entregando a los enemigos autoritarios de la libertad.

Teherán inició su comercio de petróleo en curso con Venezuela durante el reinado de Chávez. Tanto la economía venezolana como la iraní sufren las sanciones estadounidenses. En consecuencia, han encontrado formas de diluir los efectos de las sanciones mediante el trueque de petróleo y alimentos. Este patrón de entregas de combustible de Irán a Venezuela se frustra ocasionalmente. En 2020, por ejemplo, barcos estadounidenses detuvieron cuatro petroleros en el Estrecho de Ormuz e incautaron petróleo con destino a Venezuela.

Ahora, sorprendentemente, la cooperación de los dos países implica la cesión de territorio nacional venezolano a la República Islámica de Irán.

Irán y Venezuela también parecen haber establecido un puente aéreo entre Teherán y Caracas. Los vuelos están tripulados por tripulaciones iraníes y permiten a ambos regímenes mantener el secreto en el posible transporte global de armas y operativos terroristas. En mayo y junio de este año, el antiguo avión IRGC/Quds Force realizó varias misiones con solo ciudadanos iraníes y venezolanos. Uno de los aviones era un Boeing 747 que fue propiedad iraní que no tenía carga a bordo.

Si bien las entregas de armas por aire y mar son evidencia de alto perfil de los vínculos de Irán con Venezuela, la cooperación de Teherán con las agencias de inteligencia venezolanas, aunque menos visible, también es intensa. El apoyo de la República Islámica a las operaciones terroristas de Hezbolá es generalizado en toda América Latina. Hezbolá recluta de la diáspora libanesa de diez millones en Venezuela. Irán y Hezbolá cooperan en la formación de agentes de inteligencia y en el desarrollo de fuentes que residen en Venezuela y Colombia, así como en la región de la triple frontera de Brasil, Paraguay y Argentina.

Emanuele Ottolenghi, especialista en operaciones iraníes y de Hezbolá en América Latina, en su testimonio ante el Congreso de los EE. UU., describió los vínculos de Hezbolá con los principales cárteles de la droga para recaudar fondos para operaciones patrocinadas por Irán en la región.

Otros dos clanes venezolanos del Líbano que están ayudando a expandir la influencia iraní en América Latina son las familias extendidas Rada y Saleh. Estas redes se han conectado con pandillas locales y carteles de la droga, transformando estos grupos en organizaciones criminales transnacionales. Sus relaciones han asegurado tratos financieramente gratificantes para Hezbolá, como su tráfico de la anfetamina Captagon.

Un director del clan Rada, Amer Mohammad Akil Rada, ayudó a planificar los atentados terroristas del centro comunitario de la organización social judía de Argentina (AMIA) y la Embajada de Israel en Buenos Aires en 1994 y 1992, respectivamente. El Clan Saleh opera principalmente como un grupo terrorista y narcotraficante asociado con Hezbolá a lo largo de la frontera entre Colombia y Venezuela. Las bases de Hezbolá en Venezuela también han facilitado la creación de redes de inteligencia en el Medio Oriente, lo que incluye permitir reuniones de oficiales de seguridad venezolanos con agentes de inteligencia en Siria.

Esta red terrorista iraní de Hezbolá en la región también ha sido una fuente de esfuerzos de proselitismo para convertir a los latinoamericanos a la versión iraní del islam chiita.

Un clérigo chiita, Teodoro Darnott, un converso al islam, se identifica como el “Imán de Hezbolá en Venezuela”. Ocasionalmente, los guardias fronterizos estadounidenses han detenido a iraníes que cruzan ilegalmente la larga y porosa frontera de Estados Unidos con México. Estos extranjeros ilegales podrían estar cumpliendo misiones pasivas, como la dotación de células de Hezbolá de Irán en los EE. UU., mientras que otros podrían recibir el encargo de ejecutar operaciones de inteligencia o de apoyo al terrorismo.

Los vínculos integrales e invasivos de Venezuela con sus aliados autoritarios continúan desafiando el control administrativo de Maduro sobre su régimen y la soberanía territorial del país.

Los vínculos de Maduro con las agencias de inteligencia iraníes también se están utilizando para ejecutar operaciones dentro de los EE. UU. A mediados de julio, terroristas iraníes habían planeado secuestrar a la activista contra el régimen islámico Masih Alinejad de su casa en Brooklyn, para luego transportarla en lancha rápida a Venezuela. La red iraní Hezbolá de América Latina parece estar preparada para atacar los intereses democráticos en todo el hemisferio.

El Dr. Lawrence A. Franklin fue el Oficial de la Sección de Irán del Secretario de Defensa Rumsfeld. También sirvió en servicio activo con el Ejército de los EE. UU. y como Coronel en la Reserva de la Fuerza Aérea.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: WIN
https://worldisraelnews.com/inside-irans-secret-land-purchase-in-venezuela/