Una pintora israelí maravillosa, redescubierta después de su muerte a los 93 años

Como muchas artistas de su edad, Felice Pazner Malkin no formaba parte del canon, no aparecía en libros de arte importantes y la mayoría de los curadores no la conocían.

Por Naama Riba


La difunta artista Felice Pazner Malkin.
Foto: Noga Malkin

En julio, la artista Felice Pazner Malkin murió a los 93 años en relativo anonimato. Muchos israelíes conocen su nombre por su esposo, Yaakov Malkin, escritor, educador y fundador del departamento de cine y televisión de la Universidad de Tel Aviv. La pareja también tuvo dos hijos conocidos: Irad Malkin, profesor de historia en la TAU, y el rabino Sivan Malkin Maas, ganador del Premio Israel de historia.

Una inspección de las obras de Pazner Malkin revela que fue una pintora maravillosa; sus retratos estaban llenos de color, expresión, emoción y profundidad. Pero como muchas pintoras de su edad, no forma parte del canon, no aparece en libros de arte importantes y la mayoría de los curadores no la conocen.


«Yaakov Malkin», tiza al óleo sobre papel. Retratos llenos de color, expresión, emoción y profundidad.
Foto: Yiftach Maas

Pazner Malkin nació en Filadelfia y emigró a Israel en 1949. Su primer estudio fue en Jerusalén, donde pintó e ilustró libros y carteles. En 1950 se casó con Malkin, con quien pasó un año en París, donde estudió en la Sorbona. Luego se mudaron a Washington y allí también pintó. Después del regreso de la familia a Israel desde los Estados Unidos, vivieron en Tel Aviv.


«Juntos», óleo sobre lienzo.
Foto: Dan Porges

En 1953 mostró su primera exposición individual en Mikra Studio en la Calle Allenby en Tel Aviv. También participó en exposiciones en el Museo de Arte de Tel Aviv y creó los primeros pósteres de teatro ilustrados de Israel para los teatros Habima, Cameri, Ohel y Hamatateh y el Teatro de Danza Inbal.

Pazner Malkin aportó un nuevo estilo al diseño de pósteres en Israel. “Fue una pionera en la década de 1950, cuando diseñó pósteres excepcionales para el teatro”, dice Irad Malkin. “Hasta entonces parecían avisos de duelo de colores”.

En 1953, Uri Avnery, editor de la revista semanal de noticias Haolam Hazeh, escribió que Pazner Malkin había creado “uno de los pósteres más candentes de la historia para atraer la atención del espectador israelí”. Era un cartel rojo, con una figura negra extendiendo la mano en señal de grito, para la obra de teatro “Llora, la patria amada”. Avnery también la invitó a ilustrar la portada de Haolam Hazeh con el presidente egipcio Mohamed Naguib.


Una exposición de la obra de Pazner Malkin en Detroit. «Toda buena pintura es abstracta».
Foto: PD Rearick

Para una exposición en 1966 en la Galería de Arte Chemerinsky en la calle Gordon, escribió en el texto que acompañaba a la exposición: “No creo que pertenezca a una escuela. Cada escuela tiene su propia generalización. Y la generalización es todo lo contrario de la perspectiva personal. Una escuela tiene un ideal, una visión de una pintura ideal. Ver es una cuestión del presente. No repetir lo bien conocido, sino mirar el mundo hasta descubrir que lo incluye todo – desde el movimiento estático hasta el realismo de la imaginación.”

Entre sus viajes al extranjero para pintar y estudiar, Pazner Malkin vivía en Haifa. Durante esos años continuó mostrando su trabajo en exposiciones individuales y colectivas. En Haifa, fue una de las fundadoras de Beit Rothschild en el Monte Carmelo y fundó allí la escuela de artes. También fue cofundadora del centro cultural árabe-judío Beit Hagefen. En 1971 se mudó a Jerusalén, donde estableció y dirigió el Centro de Artes Judío-Árabe del Instituto Buber de la Universidad Hebrea.


La entrada a la exposición de la obra de Pazner Malkin en Detroit.
Foto: PD Rearick

Ella creó tres proyectos allí con su esposo; el primero fue un léxico de las artes, mientras que el segundo vio pinturas de ella incluidas en las obras de teatro de Yaakov Malkin «Jonah Jones» y «Song of Songs». El tercero, su libro “El arte como amor”, incluye ilustraciones de Pazner Malkin de más de dos décadas y media.

La mayoría de las ilustraciones y dibujos son dibujos de líneas finas muy delicadas que representan el rostro de una mujer o el cuerpo de una mujer desnuda. Como dice el libro, “Las palabras ‘arte’ y ‘amor’ no son conceptos que puedan definirse o entenderse en abstracto. El amor en las relaciones íntimas y en la vida del arte es «conocimiento» en el antiguo sentido hebreo de esta palabra. La experiencia del amor como experiencia de fe no puede ser analizada en su totalidad por medios que ignoren la naturaleza única de la personalidad amante y amada”.


Un autorretrato «teñido-anudado» de la artista. Foto: Dan Porges

Su sitio web felicemalkin.com incluye textos que escribió sobre pintura y arte. «¿Arte abstracto? ¿Arte figurativo? preguntó en una sola pieza. “Encuentro estos términos como un obstáculo para entender el arte sin que contribuyan a ningún enriquecimiento. Entendí la realidad revestida de una forma ‘figurativa’, para usar un término común, pero el hecho es que eso dice muy poco. El arte abstracto es el punto final de un proceso de abstracción, y en ese sentido toda buena pintura es ‘abstracta’”.


«En la habitación», gouache sobre cartulina.
Foto: Dan Porges

En 2019, se exhibió una exposición de Pazner Malkin en Detroit en Wasserman Projects, que se especializa en el arte moderno pionero. Esa fue su última exposición. “En las últimas décadas nadie se interesó por ella, una de las razones es que no formaba parte de ningún grupillo”, dijo Irad. “El día de su muerte, luego de años de silencio de curadores y galerías, recibió una llamada telefónica de la galería Wasserman, informándole que había un gran interés en las pinturas y que habían elegido nueve para una nueva exposición colectiva que se llevará a cabo pronto.”

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: Haaretz
https://www.haaretz.com/life/2022-09-07/ty-article-magazine/.premium/a-marvelous-israeli-painter-rediscovered-after-her-death-at-93/