Escuelas israelíes listas para la afluencia de inmigrantes ucranianos y rusos a medida que se acerca la apertura

Con un hebreo limitado y traumas de la guerra, más de 2600 niños refugiados se preparan para enfrentar su próximo desafío: el sistema educativo israelí.

Por Judah Ari Gross


Nuevos niños inmigrantes de Ucrania participan en un campamento especial en el barrio Bat Yam de Tel Aviv para enseñarles hebreo y prepararlos para el próximo año escolar en el verano de 2022.
(Compañerismo internacional de cristianos y judíos)

Dima puede contar hasta 10 en hebreo. Sabe decir «sí» y «no» y «¿qué es eso?» pero su vocabulario es bastante limitado más allá de eso. Sin embargo, esta semana comenzará el primer grado en la escuela primaria Yitzhak Sadeh en el barrio Bat Yam en Tel Aviv.

“Todavía no habla hebreo con fluidez, pero lo está aprendiendo rápidamente”, dijo su madre, Yulia Pizh, a The Times of Israel la semana pasada, hablando en ruso a través de un traductor.

Dima, de seis años, es uno de los más de 1.311 inmigrantes ucranianos que ingresarán al sistema escolar israelí al comienzo del año escolar después de que huyeron al estado judío debido a la invasión rusa de su país, según el Ministerio de Educación.

A ellos se sumarán otros 851 nuevos inmigrantes de Rusia y 105 de Bielorrusia, que abandonaron sus países tras la ofensiva de Moscú iniciada en febrero. A efectos contables, el ministerio también tiene una categoría separada para los 330 niños que inmigraron a Israel desde estos países sin sus padres y que también se matricularán en escuelas israelíes esta semana.

Aunque cientos de nuevos inmigrantes – conocidos en hebreo como olim – se unen al sistema escolar israelí cada año, estos casi 2600 estudiantes de la ex Unión Soviética fueron parte de la mayor ola de inmigración que llegó a Israel en más de dos décadas. En total, unas 31.000 personas han emigrado hasta ahora a Israel, o han hecho aliyá como se le llama en hebreo, desde Ucrania (más de 12.000) y Rusia (casi 19.000) tras la invasión rusa de Ucrania y la represión de estos últimos países en casa. Bielorrusia también ha visto una ola de migración más grande de lo normal, pero los totales actuales no estuvieron disponibles de inmediato.

Además de los nuevos inmigrantes, casi 300 refugiados – ucranianos que ingresaron a Israel con visas de turista – también se unirán al sistema escolar israelí, dijo el Ministerio de Educación.

Tira Glinoier, quien dirige el departamento de absorción de inmigrantes del Ministerio de Educación, dijo que esta era la primera vez que sabía dónde el gobierno estaba ofreciendo educación a los refugiados en el país con visas de turista.

Aunque estos nuevos inmigrantes y refugiados están repartidos por 92 municipios diferentes, aproximadamente la mitad de ellos están agrupados en 10 ciudades: Jerusalén, Netanya, Haifa, Tel Aviv, Raanana, Rishon LeZion, Beit Shemesh, Ascalón, Asdod y Beersheba.

Esta afluencia representa un gran desafío para el sistema educativo, tanto en términos de la gran cantidad de inmigrantes como del hecho de que muchos huyeron a Israel repentinamente debido a la guerra, a diferencia de la mayoría de los recién llegados que pueden prepararse para su mudanza con anticipación.

“Estas no son personas que se sentaron en [clases de hebreo] y aprendieron algo de hebreo primero en Ucrania”, dijo Benny Haddad, jefe del departamento de inmigración de la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos, que ayuda tanto con la inmigración como con la integración de los judíos ucranianos en Israel.

“Estas no son personas que planeaban hacer aliyá”, dijo, usando el término hebreo para la inmigración judía a Israel. “Están comenzando desde cero”.


Inmigrantes judíos que huyen de las zonas de guerra en Ucrania llegan a la oficina de inmigración y absorción, en el aeropuerto Ben Gurion, cerca de Tel Aviv, el 15 de marzo de 2022.
(Tomer Neuberg/Flash90)

Si bien 2.600 nuevos inmigrantes de Europa del Este ingresarán al sistema escolar israelí, más del doble de ese número se quedará en casa por una variedad de razones, incluidos los padres que desean educar a sus hijos en el hogar o las familias que aún están decidiendo dónde establecerse, según el Ministerio de Educación.

Deganit Sankar-Langa, directora general del Ministerio de Inmigración y Absorción, dijo que su oficina está en contacto constante con estas familias, tratando de convencerlas de que inscriban a sus hijos en escuelas israelíes.

“Creemos que esta es la forma de garantizar la mejor absorción posible”, dijo Sankar-Langa.

Para los nuevos estudiantes inmigrantes que se inscriban, las escuelas israelíes tendrán la tarea de ayudarlos a superar las importantes barreras del idioma y otras diferencias culturales. También tendrán que asegurarse de que estos niños, muchos de los cuales sufrieron los horrores viscerales de la guerra y la salida repentina de sus hogares, reciban los servicios sociales y la atención de salud mental que necesitan, sin estigmatizarlos en el proceso. Los padres, la mayoría de los cuales aún no hablan hebreo, también tendrán que aprender a navegar por un sistema educativo nuevo y diferente para sus hijos, al mismo tiempo que se integran a la vida en Israel encontrando trabajo y aprendiendo el idioma.

A las complejidades de la ola de inmigración de Ucrania se suman las leyes de reclutamiento de Kiev, que impiden que los hombres en edad militar se vayan, lo que obliga a muchos de los niños a llegar a Israel sin sus padres, que se quedaron para alistarse.

Campamentos divertidos y educativos

Durante los últimos seis meses, los ministerios gubernamentales, los municipios y las organizaciones sin fines de lucro han trabajado tanto para preparar a los nuevos inmigrantes para ingresar al sistema educativo como para preparar el sistema educativo para integrar a los nuevos inmigrantes.

Esto incluyó establecer campamentos de verano para niños inmigrantes en todo el país y realizar talleres para sus padres sobre los matices del sistema escolar israelí y para educadores sobre los desafíos y características específicos de estos nuevos inmigrantes.

Los campamentos, muchos de los cuales fueron financiados en parte por la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos (IFCJ, por sus siglas en inglés) pero administrados por gobiernos locales, tenían como objetivo enseñar hebreo a los niños; exponerlos a la sociedad, la cultura y la historia israelíes, así como a sus ciudades recién adoptadas; y hacerlos pasar un verano agradable.

“Los campamentos no eran solo un ulpan”, dijo Haddad, usando el término hebreo para cursos de instrucción en idioma hebreo. “Fueron muchas cosas, incluida la diversión”.

Dima, que huyó de Ucrania con su madre después de que su ciudad de Nikolaev fuera bombardeada por los rusos, pasó por uno de esos campamentos de la IFCJ en el barrio Bat Yam en Tel Aviv.


Dima Pizh, de 6 años, en un campamento de verano en Bat Yam que se organizó para nuevos inmigrantes de Ucrania en el verano de 2022.
(Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos)

“¡Ay, me encantó este campamento! Mi hijo conoció nuevos amigos y tuvo maestros maravillosos allí. Familiarizaron a los niños con la cultura judía e israelí y los ayudaron a desarrollar habilidades de comunicación”, dijo su madre, Yulia.

“Tenían excursiones cada dos días. Ya han estado en Jerusalén y en el zoológico. Este campamento de verano ayudó mucho con una integración más suave al ambiente escolar”, agregó.

Yulia Pizh elogió a la IFCJ, que también los ayudó a salir de Ucrania y navegar el proceso de inmigración.

Los campamentos estaban dirigidos específicamente a nuevos inmigrantes, pero si algunos refugiados no judíos se unían a ellos, “nadie los iba a echar”, dijo.

Haddad dijo que el objetivo no era darles a los niños un campo de entrenamiento en hebreo, sino darles “una base para que comiencen”.

“Se trata menos de la gramática y más de la capacidad de integración”, dijo.

“Deberían poder salir adelante, entender más o menos lo que dijo el maestro, lo que dice su amigo en el pasillo”.


Nuevos niños inmigrantes de Ucrania participan en un campamento en el barrio Bat Yam de Tel Aviv en el verano de 2022.
(Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos)

Haddad, quien durante años ha trabajado ayudando a inmigrantes, estimó que dentro de seis meses la mayoría de los nuevos niños inmigrantes hablarán hebreo.

Dijo que el personal que dirigía los campamentos era consciente de la necesidad de ser sensible a los posibles problemas emocionales que enfrentaban los niños, pero que ese no era necesariamente su enfoque principal.

“No estábamos haciendo tratamientos individuales para niños que sufrieron traumas. Pero sabíamos que todos los niños venían de un lugar traumático, que pasaron por algo difícil. Incluso aquellos que no estaban en las ciudades que fueron bombardeadas tuvieron que huir de sus hogares rápidamente”, dijo Haddad.


Nuevos niños inmigrantes de Ucrania participan en un campamento en el barrio Bat Yam de Tel Aviv en el verano de 2022.
(Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos)

Además de la programación para los niños, los campamentos de verano también ofrecieron clases informales para padres.

“Trabajamos con los padres para explicarles sobre la relación entre padres y maestros en Israel porque es muy diferente”, dijo Haddad.

De hecho, el sistema escolar de Israel es famoso (quizás notoriamente) por relajado, en el que se hace referencia a los maestros por su nombre de pila y los padres se sienten más que cómodos llamando a los maestros de sus hijos para quejarse.

La madre de Dima, Yulia, dijo que había algunas «diferencias técnicas» entre los sistemas escolares israelí y ucraniano, con el primero terminando más temprano en el día, así como algunas diferencias culturales.

“Su jardín de infantes israelí era más indulgente y más divertido. Pero aquí no dormían la siesta en las tardes”, dijo. “Igual, nunca lo escuché quejarse de allá o de acá”.

Preparando las escuelas

Para prepararse para la afluencia de nuevos inmigrantes, las escuelas contrataron personal adicional de habla rusa en forma de personal profesional, así como también aumentaron el número de soldados-maestros de las Fuerzas de Defensa de Israel y adolescentes que realizan el servicio nacional después de la escuela secundaria que hablan ruso o ucraniano en los distritos escolares correspondientes.

“Tenemos equipos que están en contacto con las familias que hacen que las cosas les sean accesibles”, agregó.

A través de los gobiernos locales, el Ministerio de Educación emplea a 92 «puentes educativos» que conectan a los padres que no hablan hebreo con las escuelas de sus hijos.

Yulia Pizh dijo que confía en uno de estos “puentes” para comunicarse con la nueva escuela de su hijo Dima, pero que “también tiene el traductor de Google y no duda en usarlo cuando envía mensajes a la gente”.

Las escuelas tienen currículos especializados para nuevos inmigrantes, ofreciéndoles cursos de hebreo durante el día. También podrán optar por los programas complementarios de las tardes.


Maestros y el personal de mantenimiento de la escuela Orot Etzion en Efrat se preparan para el inicio del año escolar el 23 de agosto de 2022.
(Gershon Elinson/Flash90)

Independientemente de su nivel de hebreo, todos los estudiantes se integrarán a clases regulares con compañeros de su edad, pero se les sacará para recibir instrucción especial durante las lecciones que requieran mayores habilidades en el idioma hebreo, como literatura, historia, Biblia, dijo Glinoier.

Además de estas clases de hebreo durante la jornada escolar normal, a los nuevos estudiantes inmigrantes también se les ofrecen dos programas complementarios: Jóvenes Inmigrantes Aprenden, que se conoce con el acrónimo en hebreo YAEL, y Programación Educativa Alternativa, que se conoce con el acrónimo en hebreo PELE.

Según Sankar-Langa, estos dos programas ofrecen a los niños inmigrantes entre 7 y 9 horas adicionales de instrucción cada semana para ayudar a superar los problemas del idioma y otras disparidades.


Estudiantes jóvenes ilustrativos aprenden en un salón de clases en la apertura del nuevo año escolar en una escuela para niños judíos ultra ortodoxos, en Beit Shemesh, el 28 de agosto de 2022.
(Yonatan Sindel/Flash90)

Glinoier dijo que el sistema educativo también estaba consciente de que algunos de los nuevos estudiantes inmigrantes podrían necesitar apoyo social y emocional y que las escuelas buscarán brindar terapia con animales, música y arte.

Sankar-Langa dijo que su ministerio también ha trabajado con la organización sin fines de lucro Mashabim para aumentar la cantidad de centros de llamadas de salud mental de habla rusa.

Dijo que su oficina también ha realizado seminarios para inmigrantes sobre salud mental y para trabajadores sociales municipales sobre los desafíos específicos que enfrentan los inmigrantes ucranianos.

El Ministerio de Inmigración y Absorción también está trabajando con varios movimientos juveniles para garantizar la inclusión de los niños inmigrantes.

“Creemos firmemente en los movimientos juveniles para mejorar la absorción. Es bueno para la juventud en los movimientos y es bueno para los inmigrantes”, dijo Sankar-Langa.

Los movimientos juveniles, por ejemplo, han ayudado a realizar actividades en los centros de absorción de inmigrantes durante el verano y mantendrán contacto con los niños durante todo el año escolar, agregó.

«Estará hablando hebreo en poco tiempo»

Dima está emocionado de comenzar el primer grado. “Tenemos todos sus suministros. Solo tenemos que conseguirle una mochila nueva”, dijo su madre la semana pasada.

Aunque Dima tuvo algunas dificultades durante la fuga de Ucrania, su madre dijo que hasta ahora se ha asentado bien en Israel.

“Estábamos constantemente bajo bombardeos en Nikolaev, así que eso lo asustaba. El cruce [a Moldavia] también fue aterrador. Pero comenzó a calmarse una vez que llegamos a Israel y pudimos establecernos”, dijo Pizh.

Hace unas semanas, el padre de Dima, Alexander, recibió un permiso especial para salir de Ucrania, adquirió la ciudadanía israelí y planea permanecer en el país indefinidamente.

Justo después de la llegada de Alexander, Israel y la Yihad Islámica Palestina en Gaza libraron una batalla de varios días entre sí, que incluyó el lanzamiento de cohetes por parte del grupo terrorista hacia Bat Yam.

“Su padre estaba acostumbrado por lo que acababa de pasar en Ucrania. Pero para nosotros, especialmente para Dima, fue aterrador”, dijo Pizh.

Ella sabe que muchos de los niños de su clase hablarán ruso debido a la gran cantidad de inmigrantes de habla rusa que ahora también viven en su hogar adoptivo de Bat Yam y espera que faciliten su transición al sistema escolar israelí. Dijo que también está en contacto con otras personas de su ciudad natal ucraniana de Nikolaev que también huyeron a Israel, incluido a Bat Yam, así como con otras personas que estuvieron en el vuelo a Israel desde Moldavia.

“La gente en Bat Yam es muy cálida y acogedora”, dijo.

Aunque apenas habla hebreo, Pizh insistió en que se está aclimatando bien en Israel. Peluquera de formación, ya ha abierto un pequeño negocio de peluquería en Bat Yam y planea aprender hebreo en un ulpan este otoño.

Y no le preocupa el aprendizaje de hebreo de su hijo.

“Él no es tímido. Él es como yo. Lo estará hablando en poco tiempo”, dijo.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/israeli-schools-ready-for-influx-of-ukrainian-russian-immigrants-as-opening-nears/