Startup israelí promociona Mylo, un salvavidas virtual impulsado por IA para evitar ahogamientos en piscinas

Coral Smart Pool tiene como objetivo al mercado norteamericano, donde el número de piscinas residenciales sin supervisión va en aumento

Por Ricky Ben-David


Coral Detection Systems de Israel construyó un dispositivo de inteligencia artificial que puede detectar signos de ahogamiento en piscinas y enviar alertas urgentes cuando se evalúan situaciones que amenazan la vida.
(Cortesía)

Las muertes por ahogamiento accidental son una plaga de los meses de verano y una de las cinco principales causas de muerte en niños menores de 14 años. Profesionales de la salud, padres y activistas han estado trabajando para crear conciencia de que el ahogamiento puede ocurrir rápida y silenciosamente, incluso en presencia de salvavidas.

En los EE. UU., la mayoría de los ahogamientos fatales de niños ocurren en piscinas domésticas, según los CDC. Los métodos de prevención comunes, a menudo exigidos por la ley, incluyen la restricción del acceso a las piscinas residenciales mediante la creación de barreras físicas, la colocación de cubiertas o redes de seguridad y la instalación de cámaras de seguridad o alarmas de piscina que adviertan sobre la entrada no autorizada a la piscina o al perímetro de la piscina.

“Estas barandas de seguridad son insuficientes”, afirma Shadie Bisharat, directora ejecutiva de la empresa emergente israelí Coral Smart Pool (anteriormente Coral Detection Systems), el desarrollador de un dispositivo para piscinas que puede rastrear y monitorear a los nadadores y detectar posibles ahogamientos en las piscinas, enviando alertas urgentes a los operadores.

Coral Smart Pool fue fundada en 2015 por los empresarios Eyal Golan (no el famoso y controvertido cantante israelí) y la Dra. Tamar Avraham, y lleva el nombre de Coral Sheri, una niña israelí de 11 años que se ahogó con su amiga Or Koren en la piscina privada de su casa Savyon en 2014.

Después del trágico incidente, Golan, un experto en seguridad nacional, buscó tecnología para asegurar su propia piscina privada, pero no encontró nada. Poco tiempo después, cofundó la empresa para aprovechar la tecnología avanzada en la lucha contra los ahogamientos accidentales.

Coral se propuso desarrollar un mecanismo de seguridad y detección que vaya más allá que la mayoría de los productos de detección disponibles en el mercado, dijo Bisharat a The Times of Israel en una entrevista reciente.

La mayoría puede “avisarle que alguien ingresó a la piscina, pero no mucho más allá de eso”, dijo. Coral utiliza sensores y cámaras sobre la piscina y bajo el agua para monitorear continuamente a las personas en la piscina y detectar signos y movimientos de ahogamiento utilizando inteligencia artificial (IA) y visión por computadora. Viene con una unidad doméstica separada que puede recibir alertas y una aplicación que lo acompaña que puede ver el interior de la piscina.


El ‘salvavidas virtual’ Mylo de Coral Smart Pool.
(Cortesía)

Después de una etapa piloto de tres años con un producto beta, Coral lanza su dispositivo más nuevo, Mylo, promocionado como un «salvavidas virtual» para piscinas residenciales.

El dispositivo, dijo Bisharat, ha sido entrenado con cientos de horas de videos que muestran a personas reales en apuros en el agua, así como escenarios simulados de ahogamiento, que conforman el software patentado de la compañía. “Hemos estado haciendo esta capacitación desde 2018 y hemos acumulado una gran cantidad de datos – durante cuatro años – que hace que el dispositivo sea más inteligente. Así que tenemos esa ventaja”, dijo.

La compañía ha presentado una serie de patentes para su tecnología.

Bisharat dice que Coral opera en el ecosistema IoT (internet de las cosas), específicamente piscinas inteligentes, pero es la única empresa con cámaras bajo el agua, su principal diferenciador.

“Tenemos un producto que ha demostrado su eficacia en el mercado en la etapa piloto y que tiene una gran demanda. Es el único producto que monitorea la actividad dentro de la piscina”, explicó.

Mylo puede detectar dos tipos de ahogamientos, dijo Bisharat. “Uno en el que las personas se hunden hasta el fondo – como niños pequeños – y otro en el que muestran signos de angustia o de ahogamiento previo”.

Él enfatiza que el dispositivo no reemplaza de ninguna manera la supervisión cercana de un adulto para los niños, sino que funciona como una capa de seguridad adicional que puede alertarlos rápidamente del peligro a través de la aplicación que lo acompaña.

Bisharat se unió a Coral a principios de este año después de más de 15 años en la industria automotriz y de movilidad como ejecutivo en empresas con sucursales globales, y se desempeña como director de la junta en el Foro de Liderazgo de Israel, una organización que reúne a empresarios, comerciantes y personeros del gobierno.

“Después de 15 años en el espacio automotriz, quería hacer algo bueno como ayudar a salvar vidas”, dijo.

Bisharat actualmente lidera una visión más amplia para la compañía que describió como «salvar vidas primero, mejorar vidas después».

El dispositivo Mylo de Coral está equipado con una serie de características que van desde el control de la calidad del agua para cosas como desechos y niveles químicos hasta aplicaciones de estilo de vida y bienestar.

“Puede hacer cosas como controlar la temperatura del agua, monitorear los filtros, determinar la calidad y la salud del agua, y también contar las vueltas de una persona nadando, por ejemplo, calcular las calorías quemadas e incluso tomar selfies”, dijo Bisharat.

El principal mercado de la compañía es Estados Unidos, donde se encuentran unos 10 millones de piscinas, tanto privadas como públicas.

Bisharat dijo que el mercado de piscinas residenciales de EE. UU. está creciendo rápidamente, especialmente después de la pandemia, y es probable que se duplique en los próximos años.

Coral ofrecerá dos modelos para el Mylo; una compra única de aproximadamente $1,000- $1,500 o un modelo de servicio (suscripción) con tarifas mensuales, actualizaciones gratuitas y una conexión a una sala de control que manejará emergencias, «al igual que lo hacen las compañías de alarmas», dijo Bisharat.

“Tal servicio también es aplicable a pequeñas piscinas comunitarias o piscinas compartidas” en áreas residenciales, agregó. Coral espera comenzar a lanzar el modelo de suscripción en 2024.

La startup emplea a una docena de personas, principalmente en Israel, sede de las operaciones de I+D de Coral en Binyamina. Tiene una pequeña división de ventas en los Estados Unidos.

Coral ha recaudado alrededor de $6 millones en capital de riesgo.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/israeli-startup-touts-ai-powered-virtual-lifeguard-mylo-to-prevent-pool-drownings/