Hace 80 años, los nazis casi sacaron a Gran Bretaña de la Segunda Guerra Mundial para tomar todo el Medio Oriente

En ‘1942: Gran Bretaña al borde del abismo’, el historiador Taylor Downing analiza las amargas derrotas del Reino Unido que casi amenazaron al imperio, incluidos los judíos que se refugiaron en el Mandato británico de Palestino.

Por Rich Tenorio


Soldados británicos en Tobruk, Libia, rindiéndose a las fuerzas alemanas el 8 de julio de 1942. (Foto AP)


Los restos de un transporte de tropas británico en el puerto de Tobruk el 3 de agosto de 1942, después de un ataque de bombarderos alemanes Stuka. (Foto AP)


Un empleado militar hablando con prisioneros británicos liberados en Halfaya, Irak, después de la rendición del Eje.
(Foto AP)


Restos de aviones del Eje en un campo de aterrizaje de avanzada, en Libia, el 14 de febrero de 1942.
(Foto AP)


Las multitudes observan un regimiento de campaña de Nueva Zelanda participando en un desfile ceremonial por las calles de Alepo, Siria, el 3 de junio de 1942. (Foto AP)

Al salir de Europa hacia el Mandato británico de Palestina, los refugiados judíos anteriores a la Segunda Guerra Mundial que huían del régimen nazi esperaban poner una distancia segura entre ellos y Hitler. Sin embargo, en 1942, la amenaza del Reich se acercó incómodamente a la patria judía bíblica cuando el general alemán Erwin Rommel capturó el puerto libio de Tobruk y avanzó hacia Egipto.

Fue uno de los muchos desastres sufridos ese año por el gobierno del primer ministro británico Winston Churchill, lo que convirtió a 1942 en un annus horribilis para el primer ministro, peor de lo que mucha gente cree hoy. Ochenta años después, un nuevo libro destaca este capítulo olvidado de la guerra – «1942: Gran Bretaña al borde del abismo», del célebre historiador Taylor Downing.

“Ciertamente, esa película de Gary Oldman [“Darkest Hour (La hora más oscura)”] representó 1940 como el año de la verdadera crisis para Churchill – la Caída de Francia, la Batalla de Gran Bretaña, el Blitz”, dijo Downing a The Times of Israel en una entrevista de Zoom. “Y, por supuesto, fue un año terrible para Gran Bretaña”.

Sin embargo, agregó, “mi argumento es que la verdadera crisis de Gran Bretaña no fue en ese año, sino dos años después, en 1942. Hubo una larga serie de derrotas militares que casi sacaron a Gran Bretaña de la guerra”.

Para Churchill, la peor catástrofe de 1942 fue la caída de Singapur ante Japón en febrero, con casi 100.000 capturados.

“Churchill lo llamó el mayor desastre para las fuerzas británicas”, dijo Downing, y agregó que “No fue solo una humillación militar sino una humillación imperial. Gran Bretaña nunca se recuperó del todo de este desastre sin precedentes”.


Un soldado británico, una de las bajas de los combates en la península malaya, es llevado a Singapur el 9 de febrero de 1942 para recibir atención hospitalaria.
(Foto AP/Frank Noel)

Una desgracia de menor escala pero más cercana también en febrero fue la fuga de un trío de buques de guerra alemanes a través del Estrecho de Dover en la Operación Cerberus. Unos meses más tarde, en una batalla que duró del 17 al 21 de junio de 1942, Tobruk cayó ante las fuerzas alemanas e italianas de Rommel.

Fue la segunda victoria del Eje allí, después del épico asedio de ocho meses del año anterior. Esta vez, los británicos perdieron 33.000 prisioneros y Rommel continuó hacia el este.


Infantes de marina alemanes sentados en las arenas del desierto durante un período de descanso mientras sale humo de las posiciones bombardeadas alrededor de Tobruk el 17 de julio de 1942.
(Foto AP)

“Parecía que iba a pasar a través de Egipto – Alejandría, El Cairo, el Canal de Suez”, dijo Downing. “Quería continuar una especie de norte, noroeste, hacia Palestina… La posibilidad de tomar Palestina era alucinante, el tipo de horror y atrocidades que se habrían desatado allí. Podría ir a Siria e Irak, capturando muchos de los campos petroleros cruciales del Medio Oriente”.

Una ilustración en el libro de Downing muestra la situación a gran escala. En un mapa, dos flechas convergen en el norte de Irak, cada una de las cuales representa un ataque alemán planificado. Una flecha son las fuerzas de Rommel, avanzando hacia el noreste a través del Medio Oriente. El otro es el avance alemán hacia el sur a través del Cáucaso controlado por los soviéticos.


El mariscal de campo Erwin Rommel, comandante de las fuerzas del Eje en el desierto occidental el 8 de julio de 1942, consulta con generales italianos durante el asalto a Tobruk.
(Foto AP)

Downing dijo que, según la inteligencia británica en ese momento, los soviéticos no tenían muy buenas defensas en el Cáucaso y no se necesitaría mucha presión para expulsarlos. Creían, por lo tanto, que los alemanes abrumarían a Stalingrado y capturarían todos los campos petroleros en el Cáucaso.

“Las fuerzas de Rommel podrían continuar hacia el este. Las fuerzas del Eje podrían terminar controlando gran parte de las reservas de petróleo y depósitos minerales en el Medio Oriente y destruir por completo la presencia británica no solo en Egipto sino en todo el Medio Oriente. Creo que era un temor genuino, una posibilidad genuina”, dijo Downing.


Soldados polacos listos para enfrentarse a las fuerzas alemanas en Siria, 25 de junio de 1942.
(Foto AP)

Este escenario de pesadilla no sucedió debido a una serie compleja de circunstancias. Después de la pérdida de Tobruk, Churchill seleccionó un nuevo comandante en jefe para el Octavo Ejército británico en el norte de África – el general William Gott.

Sin embargo, el avión de transporte militar desarmado que llevaba a Gott al cuartel general en El Cairo nunca llegó. Los Me-109 alemanes derribaron el avión el 7 de agosto de 1942. Gott fue uno de los 15 muertos, con solo tres sobrevivientes.

Una vez más, Churchill tuvo que elegir un comandante de reemplazo. Le tomó tiempo a Alan Brooke, el Jefe del Estado Mayor General Imperial, persuadir al primer ministro para que nombrara al General Bernard L. Montgomery.

“No creo que haya mucho que sugiera que iba a ser un líder militar destacado”, dijo Downing. “Brooke habló fuertemente de Montgomery. Otros aún no se dieron cuenta de que tenía el carisma para inspirar”.

Monty demostró su valía, salvando a Egipto y al Medio Oriente del Eje.


El primer ministro británico Winston Churchill (traje blanco) se reúne con jefes combatientes de Gran Bretaña y Estados Unidos en una conferencia aliada en el norte de África, el 15 de junio de 1943. De izquierda a derecha: General Dwight D. Eisenhower; el jefe aéreo británico, Sir Arthur Tedder; el general George C. Marshall, primer ministro y el general Sir Bernard L. Montgomery, jefe del Octavo Ejército.
(Foto AP)

“Tenía ese no sé qué, el ingrediente misterioso”, dijo Downing. “En octubre y noviembre, lideró las tropas en lo que resultó ser el punto de inflexión… la Batalla de El Alamein”.

Un estudio de los momentos cruciales


Historiador y autor de ‘1942: Britain at the Brink’ (Gran Bretaña al borde del abismo), Taylor Downing.
(Cortesía)

Downing ha narrado con frecuencia momentos de crisis en la historia, incluido el enfrentamiento nuclear de 1983 entre los Estados Unidos y la URSS, cuando se podría decir que el mundo estaba tan cerca del Armagedón como lo estuvo durante la Crisis de los Misiles Cubanos una generación antes.

“Estaba trabajando con los Archivos de Seguridad Nacional con sede en Washington, en la Universidad George Washington”, recordó Downing. “Me dieron acceso a documentos de los archivos federales estadounidenses. Estaba en mi estudio y en mi computadora portátil aparecían documentos que decían en la parte superior: «Solo para los ojos del presidente».

“Me gusta contar historias fuertes sobre cómo responde la gente en momentos de crisis. Probablemente debería estar estudiando lo que está sucediendo en Ucrania con más cuidado”, bromeó.

El último libro de Downing muestra el impacto personal de la crisis en Churchill.

“La ironía es Churchill y todo su amor por la historia británica – su libro sobre su gran antepasado, el duque de Marlborough, que tuvo que salvar a Europa de la dominación de Luis XIV – Churchill florecía con las grandes historias imperiales de los logros británicos, y se encontró a sí mismo como primer ministro en un momento de fracaso y desastre militar absoluto”, dijo el autor. “Tuvo un efecto realmente intenso en el propio Churchill. No estaba liderando el esfuerzo de guerra que quería liderar”.

También tuvo que superar la disidencia interna. En 1942, el primer ministro soportó un voto de falta de confianza y un voto de censura en la Cámara de los Comunes, en enero y junio, respectivamente. Aunque ambos fracasaron, también se enfrentó a un potencial rival político: Sir Stafford Cripps, quien durante gran parte de ese año fue el líder de la Cámara de los Comunes.

“Las dos votaciones… fueron una especie de oposición simbólica para él, probablemente no mucho más”, dijo Downing. “Yo argumento en el libro que un oponente más amenazante fue el surgimiento de Sir Stafford Cripps como líder político”. El autor agregó que si bien Cripps está olvidado hoy, “en la década de 1940 fue una figura muy significativa”, incluso en su “oposición diametral” a Churchill en personalidad y política.


1942: Gran Bretaña al borde del abismo, de Taylor Downing.
(Cortesía)

“Churchill… disfrutó de su comida, disfrutó de su bebida, fumaba cigarros constantemente”, dijo Downing, “muy entusiasta, muy imperialista, nacido y criado en la era victoriana. Sir Stafford Cripps era delgado, no bebía nada, era abstemio, una figura muy austera que coqueteó con el marxismo durante parte de su carrera, un hombre muy de izquierda… que capturó el espíritu de Gran Bretaña en 1942”.

Los vientos políticos y militares pronto se movieron a favor de Churchill una vez más. Las alianzas con EE. UU. y la URSS cosecharon dividendos: los estadounidenses presionarían a Rommel en el norte de África con los desembarcos de la Operación Antorcha, mientras que la resistencia soviética se endureció en Stalingrado. A más largo plazo, el poderío industrial de ambas naciones cambió el rumbo de la guerra de manera irrevocable.

Sin embargo, mientras esperaban que esto sucediera, Churchill y Gran Bretaña atravesaron algunos momentos tensos, como se muestra en el libro.

“Ciertamente, la idea de que Rommel se reuniera con las fuerzas alemanas que avanzaban por la Unión Soviética”, dijo Downing, “había relativamente pocas tropas aliadas en India y el Cáucaso para evitar que esto sucediera. Creo que habría sido muy difícil para los aliados recuperarse de eso”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/80-years-ago-nazis-almost-knocked-britain-out-of-wwii-to-take-the-entire-mideast/