El primer ministro Lapid celebró una sesión informativa para corresponsales extranjeros

El primer ministro Lapid manifestó: Israel no está en contra de todo acuerdo. Estamos en contra de este acuerdo, porque es un mal acuerdo. Porque no puede ser aceptado del modo que está escrito ahora. Se lo hemos dejado en claro a todos: si es firmado un acuerdo, el mismo no compromete a Israel. Actuaremos a fin de impedir que Irán se convierta en un Estado nuclear.

El primer ministro Yair Lapid, llevó a cabo hoy (miércoles 24 de agosto de 2022), una reunión informativa con corresponsales extranjeros. Estas son las declaraciones formuladas por el primer ministro, al inicio del encuentro:


El primer ministro Yair Lapid en el encuentro con los corresponsales extranjeros. Fotografía: Kobi Gideon/GPO

  “Hace una semana, la UE le ofreció a Irán, lo que ellos denominaron como su “propuesta final” para el regreso a un acuerdo nuclear y declararon que se trataba de una propuesta del tipo “tómala o déjala”.

“Como siempre, los iraníes no dijeron que no. Dijeron: “Sí, pero…”

Y luego enviaron un borrador de su propia autoría, con más cambios y exigencias.

Desde entonces, ha habido más discusiones al respecto.

Nuevamente, los iraníes plantean exigencias.

Los negociadores están listos, una vez más, a realizar concesiones.

No es la primera vez que esto sucede. Los países de Occidente trazan una línea roja, los iraníes la ignoran, y la línea roja se mueve.

¿Si los iraníes no “aceptan esta propuesta”, pues por qué el mundo no “la deja”?

En estos momentos, sobre la mesa, hay un acuerdo malo. El mismo le daría a Irán cien mil millones de dólares por año.

Este dinero no será utilizado para construir escuelas u hospitales.

Se trata de cien mil millones de dólares al año que serán utilizados para socavar la estabilidad en el Oriente Medio y propagar el terrorismo en todo el mundo.

Este dinero financiará a la Guardia Revolucionaria. Financiará al Basij que oprime al pueblo iraní.

Financiará más ataques contra bases estadounidenses en Oriente Medio.

Será utilizado para fortalecer a Hezbolá, Hamás y la Yihad Islámica.

Este dinero será destinado a gente que intenta asesinar a escritores y pensadores en Nueva York.

Y por supuesto, será utilizado para fortalecer el programa nuclear iraní.

Israel no está en contra de todo acuerdo. Estamos en contra de este acuerdo, porque es un mal acuerdo.

Porque no puede ser aceptado del modo que está escrito ahora.
A nuestros ojos, el mismo no cumple con las normas establecidas por el propio presidente Biden: impedir que Irán se convierta en un Estado nuclear.

Este acuerdo pone en peligro la independencia del Organismo Internacional de Energía Atómica, el OIEA. Genera una elevada presión política para el cierre de expedientes abiertos, sin completar una investigación profesional.

Esta semana, Rafael Grossi, el director general del OIEA, fue consultado acerca de si había recibido suficientes respuestas por parte de los iraníes, sobre estos expedientes abiertos.

Esto es lo que él dijo:

“Absolutamente, no. Hasta ahora, Irán no nos ha dado las explicaciones técnicamente creíbles que requerimos a fin de explicar el origen de muchos rastros de uranio…que nos den una explicación: si había allí material nuclear, ¿dónde está ahora?”

¿Cómo es posible firmar un acuerdo con Irán, cuando esto es lo que expresa el organismo responsable de supervisar un acuerdo?

¿Cómo es posible firmar un acuerdo con los iraníes que les otorga un premio de cien mil millones de dólares al año, por incumplir todos sus compromisos?

La amplia eliminación de las sanciones en sectores como el bancario- contra instituciones financieras designadas hoy como patrocinadores del terrorismo-significa que los iraníes no tendrán ningún problema para blanquear el dinero.

Irán ayudará a otras naciones que afrontan sanciones, a evadirlas. Podrán crear una ruta directa para financiar el terrorismo.

Mantenemos un diálogo abierto con la administración estadounidense, sobre todas las cuestiones en las que no estamos de acuerdo.

Aprecio su voluntad de escuchar y trabajar juntos: Estados Unidos es y continuará siendo nuestro aliado más cercano, y el presidente Biden es uno de los mejores amigos que Israel ha tenido.

En los últimos días, he hablado con el presidente de Francia y el canciller de Alemania. Tenemos un diálogo estrecho y casi diario con el Reino Unido.

Les dije que estas negociaciones han llegado a un punto en el cual deben ser detenidas y decir “Basta”.

Dicho todo esto, les dejamos en claro a todos: si es firmado un acuerdo, el mismo no compromete a Israel.

Actuaremos a fin de impedir que Irán se convierta en un Estado nuclear.

No estamos dispuestos a vivir con una amenaza nuclear sobre nuestras cabezas, por parte de un régimen islamista extremista y violento.

Esto no habrá de suceder.

Porque no permitiremos que suceda.

Gracias.»

 

Fuente: División de Medios y Diplomacia Pública, Ministerio de Relaciones Exteriores