Mejorar los efectos del síndrome de Allan-Herndon-Dudley

Científicos de Israel y colegas internacionales ofrecen una prueba de concepto para mejorar los efectos de un trastorno neurológico congénito raro. (síndrome de Allan-Herndon-Dudley)

Estudios pre clínicos identifican posibles nuevas terapias para pacientes con síndrome de Allan-Herndon-Dudley.

Dos descubrimientos recientes de un científico de Israel pueden conducir a nuevas formas de tratar a los pacientes con el síndrome de Allan-Herndon-Dudley (AHDS), un trastorno cerebral raro del desarrollo que causa discapacidad intelectual severa y problemas de movimiento.

En el estudio, publicado en la revista revisada Thyroid, científicos de la Universidad Ben-Gurion, Cedars-Sinai y la Universidad de Chicago identificaron un enfoque de terapia génica que potencialmente puede ayudar a prevenir o reducir los síntomas neurológicos devastadores en pacientes diagnosticados con AHDS .

«La capacidad de este enfoque de terapia génica para proporcionar un rescate a largo plazo de los fenotipos neurológicos en este modelo de ratón es una importante prueba de concepto para llevar esta terapia a los humanos», dijo el Dr. Gad Vatine, autor principal del estudio.

“Este estudio ayuda a allanar el camino para tratamientos prometedores que podrían aliviar los síntomas neurológicos en pacientes con AHDS”.

«Actualmente no hay terapias exitosas para tratar los síntomas neurológicos que ocurren como resultado de esta condición», dijo el coautor correspondiente, el Prof. Clive Svendsen.

“Sin embargo, estamos descubriendo que las terapias génicas son una nueva forma prometedora de tratar los trastornos neurológicos del desarrollo, como el AHDS”.

El trastorno, generalmente diagnosticado en la infancia y solo en hombres, es causado por una mutación en un «transportador» de hormona tiroidea conocido como MCT8, que tiene la tarea de transportar hormonas tiroideas a través de la barrera hematoencefálica y hacia las células cerebrales.

Este proceso es fundamental para el desarrollo y la función del cerebro humano.

Una falla en el proceso conduce a una discapacidad intelectual grave y problemas con el habla y el movimiento. La mayoría de los niños afectados no caminan ni hablan.

Para contrarrestar este problema, los investigadores probaron el potencial de una terapia génica viral, AAV9-MCT8, para determinar si podría corregir defectos cerebrales en ratones que portan la mutación y presentan síntomas de la enfermedad.

El vector AAV9 actúa como un portador que ayuda a llevar material genético, como MCT8, a las células.

“Pensamos que podríamos recuperar el transportador con un vector AAV9 modificándolo genéticamente para que produzca la proteína MCT8”, dijo Svendsen.

Una vez que el vector fue codificado con MCT8, el equipo lo infundió en el torrente sanguíneo de ratones macho jóvenes.

«Si bien un trabajo anterior mostró la expresión de la proteína MCT8 en cerebros de ratones recién nacidos, no estaba claro si esto también sucedería cuando se administrara a ratones macho jóvenes, en un momento similar a cuando a la mayoría de los niños se les diagnostica la enfermedad», dijo  Samuel Refetoff, de la Universidad de Chicago.

De hecho, los ratones mostraron una mejora en su curva de aprendizaje, lo que sugiere que el tratamiento tiene efectos beneficiosos sobre las funciones cognitivas y motoras.

El segundo estudio, también publicado en Thyroid, fue un proyecto colaborativo dirigido por científicos del Institut fur Biochemie und Molekularbiologie en Alemania.

Los investigadores encontraron previamente que el fármaco fenilbutirato de sodio podría ayudar a restaurar la función MCT8 en ratones con deficiencia de MCT8, pero querían ampliar el trabajo y determinar si el fármaco podría funcionar potencialmente en humanos.

Los científicos de Cedars-Sinai ya crearon un modelo de células humanas de AHDS usando células madre pluripotentes inducidas (iPSC), un tipo especial de célula madre que puede producir cualquier tipo de célula en el cuerpo usando una muestra de sangre de un individuo.

Utilizando células de pacientes con AHDS, el equipo pudo modelar las neuronas de los pacientes y la barrera hematoencefálica en una placa de laboratorio.

Luego, el equipo de Alemania usó este modelo para probar si el fármaco también podía corregir MCT8 en células derivadas de humanos.

Los investigadores descubrieron que el fármaco podía activar MCT8 y restablecer la función de transporte de la hormona tiroidea al estabilizar la expresión de MCT8 y activar transportadores de hormona tiroidea adicionales.

“Ahora tenemos dos avances emocionantes para tratar las deficiencias de MCT8 que realmente podrían tener un impacto en la enfermedad”, dijo Svendsen.

Ambas opciones requieren futuros estudios clínicos para investigar estos tratamientos en pacientes con AHDS.

 

Fuente: Latam Israel
https://latamisrael.com/mejorar-los-efectos-del-sindrome-de-allan-herndon-dudley/