Ben & Jerry’s Israel pide a la corte de Nueva Jersey que detenga el boicot a los asentamientos

En la demanda presentada el jueves, el abogado afirmó que tanto Ben & Jerry’s como Unilever incumplieron el contrato de las leyes israelí y estadounidense.

Por Tovah Lazaroff


Una línea de producción de helados en la fábrica de Ben & Jerry’s cerca de Kiryat Malachi, julio de 2021 (Foto: FLASH90)

Ben & Jerry’s Israel solicitó una orden judicial de un tribunal de distrito de EE. UU. en Nueva Jersey para impedir que sus empresas matrices boicoteen el territorio judío sobre las líneas anteriores a 1967 y, potencialmente, el propio país.

El consejo de administración independiente de la global Ben & Jerry’s, filial de la londinense Unilever, decidió rescindir su contrato con la franquicia israelí a finales de 2022. Lo hizo después de que su propietario, Avi Zinger, se negara a detener la venta de helados a áreas judías sobre las líneas anteriores a 1967. El helado en sí se produce en el sur de Israel.

En la demanda presentada el jueves, los abogados Edward J. Dauber y Linda G. Harvey afirmaron que tanto Ben & Jerry’s como Unilever incumplieron el contrato de las leyes israelí y estadounidense. En nombre de su cliente, solicitaron una compensación por daños de $75,000 además de los daños punitivos que se determinarán más adelante.

La rescisión del contrato de Zinger después de 34 años se debió únicamente a la negativa de su cliente a cumplir con una demanda que era ilegal tanto según la ley israelí como la estadounidense, escribieron los abogados.

“La demanda era en sí misma una violación por parte de [los] demandados de la ley de Israel, la política antiboicot de EE. UU. y las políticas de los estados de Nueva Jersey, Nueva York y muchos otros estados”, escribieron los abogados.


Hallel Silverman y otros dos miembros del grupo visitante de Digitell parados sobre un camión de helados Ben & Jerry’s, mientras que el director ejecutivo Avi Zinger da el visto bueno. (Foto: IDO DANIEL)

“La única razón para la no renovación fue la negativa del demandante a llevar a cabo la demanda ilegal de los demandados.

“Una de las partes de un contrato, especialmente la que tiene un poder de negociación desmesurado, no puede legalmente o en buenas condiciones obligar a la parte más débil a violar las leyes como condición para mantener el contrato.

“Los acusados ​​son responsables de la terminación injusta del ego, por incumplimiento del Acuerdo de licencia, por incumplimiento del pacto implícito de trato justo y bueno”, escribieron los abogados.

 

 Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post 
https://www.jpost.com/israel-news/article-699259