Sellos con nombres bíblicos dan pistas sobre tesorerías del Primer Templo

Una nueva investigación publicada en la Revista de Arqueología de Jerusalén ofrece información sobre dónde el Reino de Judá guardaba su riqueza hace unos 2600 años.

Por Rossella Tercatín

El «Edificio Real» en el Parque Ophel, identificado por los investigadores como el Tesoro Real (Foto: YOSSEF LELLOUCHE)

Una nueva investigación sobre varios artefactos que datan de hace 2.600 años y descubiertos en el área del Monte del Templo o su proximidad inmediata ha dado pistas sobre dónde estuvieron alguna vez los tesoros del Templo y del Reino de Judá, sugirieron dos arqueólogos israelíes.

Los dos, Zachi Dvira y el Dr. Gabriel Barkay, analizaron docenas de sellos de arcilla que se encontraron durante décadas al tamizar el suelo del área sagrada – donde no se permiten excavaciones arqueológicas – así como de excavaciones en el Parque Ophel, adyacente a la muralla sur de la Ciudad Vieja.

Los sellos de arcilla se usaban en la antigüedad para firmar documentos o contenedores, asegurando que llegarían a sus destinatarios cerrados e intactos. Los sellos podían llevar símbolos o inscripciones.

“Los académicos generalmente no consideran la parte posterior de los sellos, pero al hacerlo, se puede aprender mucho, especialmente sobre el tipo de objetos a los que estaban adheridos”, dijo Dvira.

Al analizar los sellos, los eruditos se dieron cuenta de que un número significativo de artefactos tenían impresiones de telas tejidas en el reverso. Esto probablemente indicaba que se usaban para sellar bolsas pequeñas llenas de metales preciosos.

El sello de arcilla (Bulla) de Hiṣilyahu hijo de Immer, miembro de la familia sacerdotal Immer, que sirvió en la administración de la tesorería del Templo. (Foto: ZACHI DVIRA)

Esto fue cierto tanto para los sellos del Monte del Templo como para los que se encontraron en un impresionante edificio público que data del período del Primer Templo descubierto en el Parque Ophel. El edificio fue desenterrado durante las excavaciones en las décadas de 1970 y 1980 y se lo conoce como el «edificio real».

Según los investigadores, cuyos hallazgos fueron publicados recientemente en la Revista de Arqueología de Jerusalén, muestra la presencia de dos tesoros diferentes, uno para el Templo y otro para el reino.

“La parte posterior de la mayoría de los sellos de arcilla encontrados en otras áreas mostraba que se usaron para sellar otros tipos de objetos, por ejemplo, papiros y, por lo tanto, documentos”, dijo Dvira.

Los sellos a menudo llevan nombres que los arqueólogos atribuyen al propietario de los objetos sellados con ellos o a los funcionarios encargados de administrar sus pertenencias.

En su trabajo, Dvira y Barkay también se centraron en una inscripción en un sello de arcilla específico descubierto hace años, ofreciendo una nueva lectura de las letras paleo hebreas visibles que lleva. Sugirieron que el nombre completo de “_lyhw hijo de _mr” era “Hisilyahu hijo de Immer”.

En la Biblia se menciona a un Pasur hijo de Immer como miembro de una familia sacerdotal que servía en el Templo alrededor del siglo VI o VII AEC, el mismo período en el que data el sellado con arcilla.

“Pasur hijo de Immer, el sacerdote que era el principal oficial de la Casa del Señor, escuchó a Jeremías profetizar estas cosas”, dice el capítulo 20 de Jeremías. “Entonces Pasur hizo azotar a Jeremías. Porque así dijo el Señor: Voy a entregarte a ti y a todos tus amigos al terror. Y entregaré todas las riquezas y todos los bienes preciosos de esta ciudad, y también entregaré todos los tesoros de los reyes de Judá en manos de sus enemigos; ellos los tomarán como botín y se los llevarán a Babilonia.”

“Hisilyahu podría haber sido su hermano”, dijo Dvira, señalando que en ese momento “paqid” y “nagid”, los títulos usados ​​en Jeremías para describir a Pasur, se referían a los sacerdotes y levitas que eran designados en las tesorerías. Era común que varios miembros de la familia compartieran la tarea.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/archaeology/article-691768