Los lazos entre Japón e Israel se fortalecen, al tiempo que las inversiones en 2021 casi se triplicaron para alcanzar un récord de $2900 millones de dólares

Japón representa el 15,8% de toda la inversión extranjera en alta tecnología israelí, en comparación con solo el 1,8% en 2016, según muestran los datos compilados por la consultora Harel-Hertz.

Por Ricky Ben-David

El director ejecutivo del grupo Softbank, Masayoshi Son, responde una pregunta durante una conferencia de prensa que anuncia los resultados financieros de la compañía en Tokio, el 7 de agosto de 2019. (Toshifumi KITAMURA/AFP)

Las relaciones económicas entre Japón e Israel alcanzaron nuevos niveles en 2021, con empresas japonesas que invirtieron unos $2900 millones de dólares en 85 acuerdos en empresas israelíes el año pasado, casi el triple de la cantidad en 2020, según un nuevo estudio publicado el domingo por la consultora Harel-Hertz Investment House.

En 2020, las empresas japonesas invirtieron $1100 millones de dólares en 63 acuerdos de inversión, frente a los $914 millones de dólares de 2019; en 2015 esta cifra totalizó solo $87 millones.

Japón ahora representa el 15,8% de todas las inversiones extranjeras en la industria de alta tecnología israelí, en comparación con solo el 1,8% en 2016, y el 12% de la inversión total (extranjera e israelí), indicó Elhanan Harel, fundador y presidente de Harel- Hertz y el autor del informe.

Sin embargo, en números absolutos, las inversiones japonesas en Israel son todavía pequeñas, en comparación con las de los inversores estadounidenses (e israelíes). Los capitalistas de riesgo japoneses y los capitalistas de riesgo corporativos aún no toman posiciones de inversionistas líderes, prefiriendo unirse a los capitalistas de riesgo israelíes o globales en las rondas de financiación, según el informe.

Las inversiones japonesas totales en Israel desde 2000 ascendieron a $13 mil millones en unos 400 acuerdos, mostró el informe de Harel-Hertz.

Desde 2015, las áreas de interés para los inversores japoneses se han diversificado. La gran mayoría de las inversiones de ese año (61 %) se centraron en empresas de comunicación y TI, cayendo al 13 % para 2021 a medida que fluían más inversiones en empresas de ciencias de la vida, tecnología alimentaria, ciberseguridad, automoción, tecnología financiera y tecnología limpia.

En 2021, nueve nuevos inversores japoneses hicieron sus primeras incursiones en la industria tecnológica israelí, con dos nuevos fondos y siete corporaciones que se unieron a la comunidad de inversión japonesa local. En general, las empresas y marcas japonesas tienen 97 oficinas en Israel en 2021, frente a las 15 de 2015, según el informe.

Un hombre con una mascarilla protectora mira un tablero de valores electrónico que muestra los índices Nikkei 225 y Shanghai de Japón en una firma de valores con una decoración tradicional de Año Nuevo en la entrada, el 29 de diciembre de 2021, en Tokio. (Foto AP/Eugene Hoshiko)

Los recién llegados relativos más notables fueron el gigante japonés de telecomunicaciones NTT (Nippon Telegraph and Telephone), que abrió un laboratorio de innovación en Ra’anana el verano pasado, y el conglomerado multinacional Softbank, que en 2021 invirtió la mayor cantidad (poco más de $ 2 mil millones del total) en empresas israelíes en 24 acuerdos. La empresa comercial japonesa Mitsui participó en la mayor cantidad de transacciones – 41 acuerdos y $ 299 millones en inversiones, según el informe. Las actividades de Mitsui en Israel incluyen aquellas con Magenta Venture Partners, una sociedad equitativa entre Mitsui y dos profesionales de capital de riesgo israelíes, y MGI (Mitsui Global Investments), una subsidiaria de la corporación.

El año pasado, Softbank compró una participación de $25 millones de dólares en la empresa de financiación colectiva israelí OurCrowd y codirigió una inversión de $400 millones de dólares en la empresa de ciberseguridad israelí Claroty, un fabricante de software para defender fábricas y plantas industriales de ataques de ciberseguridad.

Las operaciones de SoftBank en Israel están dirigidas por el exjefe del Mossad, Yossi Cohen, quien renunció al cargo en la agencia de seguridad en junio después de más de cinco años en el cargo.

La multinacional japonesa, con más de $ 340 mil millones en activos bajo administración (AUM), ha invertido en algunas de las compañías más grandes del mundo, incluidas Uber, DoorDash, Cruise, Slack, ByteDance (el precursor de TikTok) y – famosamente – la empresa co-fundada WeWork. También ha realizado una serie de inversiones en otras empresas israelíes, incluida la empresa de ciberseguridad Cybereason y la empresa de plataformas de comercio social eToro.

El informe de Harel-Hertz señaló que tanto Softbank como NTT eran «los pioneros en la actividad internacional de Japón» y su actividad en Israel posiblemente conducirá a «un cambio positivo» entre la comunidad empresarial japonesa.

En 2020, los tres inversores más activos fueron la multinacional Mitsubishi Corporation, el gigante comercial y de inversiones Sumitomo y el grupo de servicios financieros SBI Holdings, según los datos de ese año.

Harel dijo en un comunicado el domingo que el crecimiento de la inversión en 2021 fue «impresionante, considerando que todas ellas son ‘inversiones digitales’ realizadas a través de sesiones de Zoom, procesos de control y examen de Internet, sin capacidad de visitas y reuniones», que apuntan a » madurez y credibilidad en las relaciones entre los empresarios japoneses y sus homólogos israelíes”.

Junto con el espectacular aumento de las inversiones, el número de adquisiciones de empresas israelíes por parte de gigantes japoneses sigue siendo pequeño. En 2021, tres empresas japonesas – Olympus, la empresa química Asahi Kasei y el fabricante de semiconductores Renesas – compraron las empresas israelíes de dispositivos médicos Meditate e Itamar Medical, y el fabricante de chips Celeno, respectivamente, por $300 millones de dólares, $538 millones de dólares y $315 millones de dólares.

Israel y Japón han visto una relación floreciente en los últimos años, después de años de relaciones comerciales mutuas vacilantes que en su mayoría se mantuvieron en secreto.

Los japoneses, muy conservadores, se habían mostrado reacios a acoger a Israel debido a los temores tradicionales de provocar molestias a los proveedores de petróleo árabes o debido a las diferencias culturales. Pero desde 2015, luego de la visita del ex primer ministro Benjamin Netanyahu a Japón en mayo de 2014 y del primer ministro japonés Abe a Israel en enero de 2015, la cantidad de acuerdos de inversión y sus valores han aumentado.

Las dos naciones han firmado acuerdos de inversión y cooperación en seguridad, cibernética y agricultura.

Harel dijo que la escalada de la guerra comercial entre EE. UU. y China en los últimos años ha sido “presente y significativa”, lo que llevó a las empresas tecnológicas israelíes a “preferir a Japón como su centro de negocios en Asia”, ya que reconocen cada vez más su importancia económica y como un “centro avanzado para operaciones en otros países asiáticos”.

Shoshanna Solomon contribuyó a este despacho.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel

https://www.timesofisrael.com/japan-israel-ties-strengthen-as-2021-investments-nearly-triple-to-record-2-9b/