Mientras la crisis del Líbano se intensifica, miles de familias pudientes encuentran refugio en Chipre

Dejando atrás la mala economía y la incertidumbre política de la patria, más de 12.000 libaneses se han trasladado a una isla mediterránea cercana en los últimos 2 años

Por Menelaos Hadjicostis


Nadine Kalache Maalouf (centro), Celine Elbacha y la hija de Elbacha, Morgane (derecha) en un muelle junto al mar en el balneario costero oriental de Paralimni, Chipre, el 22 de diciembre de 2021. (Foto AP / Petros Karadjias)

Paralimni, Chipre (AP) – Muchos libaneses pudientes que escaparon de la caída económica de su país en busca de una nueva vida en la cercana isla de Chipre dicen que la transición ha sido un torbellino de emociones.

Están agradecidos de no haber tenido que recurrir a traficantes de personas y embarcarse en peligrosas travesías por el Mediterráneo para llegar a las costas europeas. Pero también se sienten culpables por dejar atrás a familiares y amigos para luchar con las crisis sin precedentes del Líbano – una economía en decadencia, incertidumbre política y agitación social.

Los sentimientos son intensos para Celine Elbacha, una arquitecta que se mudó con su familia de cuatro a la nación isleña del Mediterráneo en agosto de 2020, y Nadine Kalache Maalouf, quien llegó con su esposo y dos hijos hace cuatro meses.

Se encuentran entre los más de 12.000 libaneses que han abandonado su tierra natal en los últimos dos años hacia Chipre – a menos de 50 minutos de vuelo desde Beirut – matriculando a sus hijos en escuelas, estableciendo negocios y comprando apartamentos en la isla.

“Tuvimos la suerte de poder venir”, dijo Maalouf. “Estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo aquí como comunidad libanesa para ayudar… a nuestras familias, a nuestros amigos en casa. Así que no es como si nos hubiéramos mudado y le hubiéramos dado la espalda sin mirar hacia atrás».

Miles de libaneses, incluidos maestros, médicos y enfermeras, han abandonado el país en medio de una devastadora crisis económica que ha sumido a dos tercios de la población del país en la pobreza desde octubre de 2019. Esa fuga de cerebros se aceleró después de la explosión masiva en el puerto de Beirut el año pasado, cuando explotó una reserva de nitratos de amonio almacenados incorrectamente, matando al menos a 216 personas y destruyendo varias áreas residenciales.


La escena el día después de que una explosión destruyera el puerto marítimo de Beirut, Líbano, el 5 de agosto de 2020.
(Bilal Hussein / AP)

El éxodo habla del estado del Líbano, donde no solo los pobres están buscando una salida, sino también una clase media relativamente acomodada que ha perdido la fe en que el país se está recuperando.

Para quienes pueden permitírselo, Chipre, miembro de la Unión Europea, es una opción atractiva por su proximidad y las facilidades que ofrece – incluida la residencia para un cierto nivel de inversión en bienes raíces y negocios. Mientras los bancos libaneses reprimían los depósitos, muchos intentaron abrir cuentas bancarias en Chipre o comprar apartamentos como una forma de liberar su dinero.

La isla tiene un historial de acoger a los libaneses, que llegaron por primera vez en la década de 1980, en el apogeo de la guerra civil de 15 años del Líbano, y nuevamente en 2006, cuando Chipre sirvió como base para la evacuación de civiles durante la guerra de un mes entre Israel y el grupo terrorista Hezbolá.

Maalouf, de 43 años, quien se mudó a Chipre con su esposo y sus dos hijos, dijo que estaba gratamente sorprendida de lo “fácil” que fue el proceso de reubicación. Todavía no ha encontrado trabajo, pero se ha conectado con la comunidad libanesa de Chipre que es muy unida.

«Estábamos asustados al dar este paso», dijo, pero las autoridades de inmigración chipriotas «lo hicieron muy sencillo y muy fácil».


Nadine Kalache Maalouf (izquierda), Celine Elbacha y la hija de Elbacha, Morgane (centro), caminan por la playa en el balneario costero oriental de Paralimni, Chipre, el 22 de diciembre de 2021 (AP Photo / Petros Karadjias)

El portavoz del Ministerio del Interior de Chipre, Loizos Michael, confirmó a The Associated Press que el gobierno tiene «procedimientos simplificados» para los ciudadanos libaneses que desean inmigrar legalmente, «como parte de la asistencia humanitaria» al Líbano.

Además, se ofrecen incentivos a los empresarios libaneses que deseen transferir sus negocios a Chipre, dijo Michael, sin dar más detalles.

Maalouf dijo que su principal motivación era proteger a sus hijos de la terrible situación económica del Líbano – la inflación galopante ha hecho que la libra libanesa pierda más del 90 por ciento de su valor en menos de dos años – y brindarles la oportunidad de un futuro mejor.

«Da miedo cuando eres padre, estás asustado y dices, bueno, necesito salvar a mis hijos», dijo Maalouf.

La transición fue más fácil para Elbacha, de 47 años, y su familia. Habían comprado una casa de vacaciones en Chipre hace años en la ciudad de Paralimni en la costa este de la isla y sentían que ya tenían un pie en la isla.

Su hija mayor, Stephanie, lleva dos años estudiando en una universidad de París. Su hija menor, Morgane, de 17 años, tuvo la suerte de ingresar a la única escuela de habla francesa de Chipre en Nicosia, la capital.

Elbacha y su marido, también arquitecto, han creado una empresa en Chipre y ambos están trabajando. Tienen un sentido de obligación con el país que los ha acogido, dijo.

«Queremos sentir que no somos ilegales en el país», dijo. Chipre los ha ayudado «en todos los sentidos, y es como si tuviéramos que devolver esto».


La luna se eleva sobre la ciudad capital de Beirut que permanece en la oscuridad durante un apagón, Líbano, el 19 de agosto de 2021.
(AP / Hassan Ammar)

Elbacha tiene suerte, dice, especialmente cuando recuerda lo impotentes que se sienten muchos libaneses frente a las constantes disputas y peleas entre la élite política. Su casa en Beirut sufrió daños menores en la explosión del puerto del 4 de agosto de 2020, en su mayoría vidrios rotos. Ninguno de los cuatro resultó herido, pero a algunos de sus amigos y familiares les fue mucho peor.

Más tarde ese mes, la familia se mudó a Chipre. Recuerda sentimientos de culpa los primeros cinco meses aquí, como si estuviera “traicionando a mi país”, dijo.

Maalouf, quien también fue a Paralimni con su familia, tiene poca fe en que las cosas cambien en el Líbano en el corto plazo, a pesar de las próximas elecciones generales.

“He escuchado esto desde que era un adolescente. Las cosas se pondrán mejor. Ya veremos, y las cosas nunca mejoran», dijo.

Por su proximidad al Líbano, Chipre es en muchos sentidos ideal tanto para Maalouf como para Elbacha. Pueden visitar fácilmente a familiares y amigos en Beirut.

“La gente de Chipre es muy cálida y acogedora”, dijo Maalouf. «No nos sentimos extraños aquí».

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/as-lebanons-crisis-spirals-affluent-families-find-sanctuary-in-cyprus/