Presidente saliente de Honduras: los cristianos y el parlamento protegerán los fuertes lazos con Israel

Poco antes de dejar el cargo, Juan Orlando Hernández, un aliado cercano de Israel, dice que su sucesora de izquierda enfrentará resistencia si intenta trasladar la embajada de Jerusalén.

Por Lazar Berman


El Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (cortesía)

«Señor Presidente, usted es un verdadero amigo de Israel”, dijo el primer ministro Naftali Bennett a Juan Orlando Hernández poco antes de la ceremonia de inauguración de la nueva embajada de Honduras en Jerusalén en junio. «El pueblo judío tiene una larga memoria, y usted quedará registrado en las páginas de la historia por haber realizado un acto valiente y justificado para el Estado de Israel».

Trasladar la embajada no fue la única política que adoptó el líder hondureño en apoyo de Israel. A lo largo de sus ocho años como presidente, Hernández ha convertido a la nación centroamericana – que reconoció al Estado de Palestina menos de tres años antes de que asumiera el cargo – en uno de los aliados más confiables de Israel.

Además de convertirse en el cuarto país en abrir una embajada en Jerusalén, Honduras, bajo el liderazgo de Hernández, ha apoyado regularmente a Israel en la ONU y otros organismos internacionales.

Pero Hernández dejará el cargo el 27 de enero para ser reemplazado por Xiomara Castro, una autoproclamada socialista democrática cuyo esposo y director de campaña se alió con el líder venezolano de extrema izquierda Hugo Chávez y el cubano Fidel Castro cuando él mismo era presidente. La presidenta electa ha declarado su intención de revocar muchas de las políticas de Hernández.

Al entrar en las últimas semanas de su presidencia, Hernández habló con The Times of Israel por Zoom a principios de diciembre para discutir cómo había reorientado la relación de Honduras con Israel y hacia dónde podría dirigirse la relación bilateral bajo el nuevo gobierno en Tegucigalpa.

Huella digital de Israel

Hernández llegó por primera vez a Israel en 1991 en un curso de liderazgo impartido por MASHAV, la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Calificó al viaje como «una experiencia transformadora».


El presidente hondureño Juan Orlando Hernández en un programa de liderazgo MASHAV en Israel cuando era joven en 1991 (cortesía)

“Fue impresionante ver la adversidad, cómo se trabajaba muy duro para hacer florecer el desierto”, dijo. “Soy del área rural de Honduras. Pero si ves la agricultura de Israel, es asombroso para mí. Fue una situación que me cambió la vida ver cómo durante siglos, la persecución del pueblo judío, los primeros judíos que fueron y se asentaron en la tierra a pesar de que hay pantanos y desierto. Han estado cambiando eso. Creo que pocos países en todo el mundo han hecho lo que ustedes han hecho”.

Mattanya Cohen, ex embajador en Honduras, dijo a The Times of Israel el año pasado que no tiene dudas de que la decisión de Hernández de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel estuvo influenciada por su participación en el curso MASHAV. Cohen dijo que Hernández le había dicho personalmente cuánto lo ayudaron las herramientas que había adquirido de MASHAV para construir su carrera pública.

Esa carrera comenzó en 1998 cuando ingresó al parlamento de Honduras. En 2010, durante su cuarto mandato, Hernández fue elegido presidente del Congreso Nacional. Tres años después, derrotó a Castro para convertirse en presidente de Honduras a los 45 años, al tiempo que su oponente rechazó los resultados y salió a las calles a protestar.

Como presidente – mientras enfrentaba acusaciones de tráfico de drogas y corrupción – Hernández se enfocó en enfrentar la violencia. Cuando asumió el cargo, Honduras tenía la tasa de homicidios más alta del mundo. Después de impulsar reformas en la policía, el ejército y las agencias de inteligencia, esa cifra se redujo en más del 50 por ciento durante su presidencia.

«No podríamos haber hecho eso sin la ayuda de Israel», dijo, señalando la tecnología israelí y los estrechos vínculos entre las agencias de seguridad de los países. «En toda la estrategia que redactamos al comienzo de mi programa, está la huella digital del pueblo israelí».

Y fue la tecnología agrícola israelí la que jugó un papel central en su relación con el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Al principio era muy exigente y hasta hostil”, relata Hernández. “Con la región, no solo Honduras – México, Guatemala, El Salvador y Honduras – debido a la inmigración”.

Cuando Hernández y Trump comenzaron a trabajar juntos para frenar la migración desde Centroamérica a través de la frontera sur de Estados Unidos, los lazos mejoraron notablemente. Una de las iniciativas más exitosas para abordar las causas fundamentales de la migración fue mejorar la producción agrícola, especialmente en el «corredor seco» del país, donde las sequías y la escasez de alimentos llevaron a los hondureños a dirigirse hacia el norte. Utilizando la tecnología israelí, aumentó la productividad en las pequeñas granjas de la región, lo que permitió a algunas incluso exportar sus productos a otros países.

“Al final, creo que fue una relación muy respetuosa”, dijo.


El presidente hondureño Juan Orlando Hernández visita el Muro Occidental en Jerusalén, junio de 2021 (cortesía)

La seguridad y la cooperación tecnológica dieron sus frutos en el ámbito diplomático. Bajo Hernández, Honduras votó regularmente en contra o se abstuvo en las resoluciones antiisraelíes en la ONU y otros organismos internacionales.

Honduras fue una de las únicas nueve naciones – incluidos Estados Unidos, Israel y Guatemala – que votó en contra de la resolución de la Asamblea General de la ONU de 2017 que rechazó el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como la capital de Israel. También fue uno de los 37 países que boicotearon la conferencia de Durban IV en septiembre.

El gobierno de Hernández también ha apoyado a Israel en otros foros internacionales. En mayo, la Organización Mundial de la Salud de la ONU adoptó una resolución que se centra solo en Israel como violador de los derechos de salud. Honduras fue uno de los 14 países que votaron en contra de la medida.

Honduras pagó un precio por su apoyo a Israel. En 2018, su candidato a la presidencia de la Asamblea General de la ONU fue rechazado cuando los países antiisraelíes se movilizaron con éxito para respaldar al nominado por Ecuador.

El proceso de la embajada

La manifestación más visible de ese apoyo fue el traslado de la embajada en junio.


Archivo: El primer ministro Benjamin Netanyahu, izquierda, con el presidente hondureño Juan Orlando Hernández en Jerusalén el 29 de octubre de 2015 (Kobi Gideon / GPO).

Hernández dijo que fue por estrategia que no trasladó la embajada durante su primer mandato. “Quería que fuera un proceso”, dijo. “En primer lugar, no quiero que sea solo el traslado de Tel Aviv a Jerusalén. Tiene que ser recíproco. Tienen que reabrir la embajada en Honduras. En segundo lugar, tiene que continuar más allá de mi mandato y el mandato [del entonces primer ministro Benjamin Netanyahu]».

Israel había cerrado su embajada en Tegucigalpa en 1995 por razones presupuestarias, confiando en su enviado en Guatemala para servir también como embajador no residente en Honduras.

También se citó a fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores diciendo que Honduras quería mejorar los lazos con la administración Trump.

En diciembre de 2018, Canal 12 informó que una delegación de altos funcionarios de Honduras visitó Israel, supuestamente para explorar la posibilidad de trasladar la embajada de Honduras a Jerusalén, luego de conversaciones secretas con el primer ministro.

El traslado de la embajada se consideró especialmente problemática porque Honduras tiene la segunda población palestina más grande de América Latina.

Pero Cohen dijo a la Radio del Ejército que el desafío no disuadió a los diplomáticos israelíes: “No me rendí. Comenzamos con contactos discretos entre bastidores, con ministros, miembros del parlamento y la comunidad”.

El primer paso fue abrir oficinas diplomáticas en ambas capitales. Hernández viajó a Israel en agosto de 2019 para abrir la oficina de Honduras en Jerusalén y reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, una medida que fue extrañamente anunciada inicialmente en Israel por la esposa de Netanyahu, Sara, en un video en vivo de Facebook.

En enero de 2020, Honduras declaró oficialmente a Hezbolá del Líbano como organización terrorista. Ese agosto, Israel abrió una oficina de representación temporal en la capital hondureña.


El primer ministro Naftali Bennett (izq.) reunido con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, en Jerusalén el 24 de junio de 2021 (cortesía)

La decisión final, que incluyó que Israel reabra su embajada en Tegucigalpa, se anunció en septiembre de 2020 luego de una llamada telefónica entre Hernández y Netanyahu, pero debido a las restricciones del COVID-19, Hernández no pudo viajar para abrir la embajada hasta junio de 2021.

Resultó que fue el primer líder extranjero que Bennett conoció en persona. “Fue muy amable, estaba muy emocionado”, recordó Hernández. «Para él, creo que fue como un regalo que fuera primer ministro y estaba tan emocionado de ser parte de ese momento histórico».

Los dos conversaron sobre la cooperación en la producción de leche, la agricultura y la seguridad, según Hernández.

«Fue bueno para mí escuchar de él que, aunque comenzamos el proceso con Netanyahu, íbamos a continuar».


El primer ministro Naftali Bennett (izq.) y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, inauguran la nueva embajada de Honduras en Jerusalén, el 24 de junio de 2021.
(Kobi Gideon / GPO)

Aunque Netanyahu no asistió a la ceremonia en el barrio Malha de Jerusalén, se aseguró de visitar a Hernández en su hotel.

Hernández notó un cambio en su viejo amigo. “Dijo que dormía mejor y más. Estaba relajado, estaba feliz de que haya terminado el proceso que habíamos comenzado».

Bennett y Hernández también se reunieron al margen de la conferencia COP26 en Glasgow en octubre.

Israel finalmente reabrió su embajada en Tegucigalpa en noviembre en un evento al que asistieron Hernández, el ministro de Planificación Estratégica, Eli Avidar, y el enviado de Israel a Honduras, Eldad Golan.

Lazos bajo Castro

La pregunta urgente ahora es cómo gestionará Castro la relación con Israel y si trasladará la embajada de regreso a Tel Aviv.

Ciertamente, hay personajes preocupantes en torno a Castro. Su compañero de fórmula, el primer vicepresidente electo Salvador Nasralla, ha emitido declaraciones antisemitas, diciendo en 2020 que «el jefe de JOH es el gobierno de Israel». El año anterior, dijo en un debate que los judíos controlan el dinero del mundo. Su esposa se disculpó con la organización judía paraguas de América Latina después de llamar a Hitler «un gran líder» en 2017.

El esposo de Castro, Mel Zelaya, un ex presidente que intentó llevar al país en una dirección marxista, afirmó que los mercenarios israelíes lo estaban torturando con radiación de alta frecuencia después de su derrocamiento en 2009. El aliado cercano de Zelaya, el periodista David Romero Ellner, dijo que habría sido «justo y válido dejar que Hitler termine su visión histórica» ​​de eliminar a los judíos del mundo.

Por el contrario, la esposa de Hernández, Ania García Carias, tiene dos banderas de dos países en su oficina – Honduras e Israel.


La presidenta electa de Honduras Xiomara Castro en 2007 (Ricardo Stuckert / PR – CC BY 3.0 br)

Aunque no le ha hablado al respecto, Hernández parecía seguro de que Castro no tomaría el paso drástico de trasladar la embajada de regreso a Tel Aviv.

“Creo que la comunidad cristiana y las reglas de esta relación serán un argumento importante para mantener la embajada en Jerusalén”, dijo.

También ve a la legislatura como un importante contrapeso que protege la relación. Aunque trasladar la embajada es una decisión presidencial, el Congreso Nacional puede influir en ella. “Sabemos que los presidentes necesitan algunas cosas y el Congreso necesita algunas cosas”, dijo. «Creo que hay mucha gente en el nuevo Congreso que abogará por mantener esta muy buena relación con Israel».

Los portavoces del partido Libre de Castro no respondieron a las preguntas sobre sus intenciones con respecto a Israel y la embajada.

Yoni Peled, subdirector general del Ministerio de Relaciones Exteriores para América Latina, dijo a The Times of Israel que no le preocupa demasiado que Castro traslade la embajada.

“En este momento, no vemos una razón para un cambio en la política en este aspecto específico, la embajada”, dijo. «Puede ser que las relaciones sean menos cálidas o menos íntimas, pero no vemos señal alguna en este momento de ninguna intención de cambiar el nivel de los lazos en torno a la embajada».

«La relación no es solo entre líderes, sino entre las naciones», continuó Peled. «El hecho de que un presidente que representa a la izquierda asuma el cargo ahora no cambia el apoyo de la población a Israel».

Castro también ha manifestado su deseo de mantener estrechos vínculos con Israel y Estados Unidos. Una señal de su pragmatismo fue una reunión entre los representantes de Castro y Golan, el embajador de Israel. También se ha reunido con líderes empresariales en un intento de disipar los temores de que continuará con las políticas de su esposo.

Si Castro está realmente dispuesta a continuar construyendo sobre la relación, podría generar beneficios tangibles tanto para los hondureños como para la posición de Israel en la región.

“Estamos en un triángulo de cooperación con Estados Unidos, a través de USAID y MASHAV, en todo tipo de programas para mitigar el fenómeno de la inmigración y los problemas que la provocan – desigualdad social, pobreza y corrupción”, explicó Peled. «Estamos tratando de ayudar a Honduras a lidiar con las causas fundamentales».

En la toma de posesión del líder brasileño Jair Bolsonaro en 2019, Hernández habló con el entonces presidente guatemalteco Jimmy Morales y con el presidente colombiano Iván Duque Márquez sobre la creación de una coalición regional pro-Israel.



El presidente hondureño Juan Orlando Hernández visita el Muro Occidental en Jerusalén, junio de 2021 (cortesía)

“El pueblo cristiano en América Latina, el pueblo judío en América Latina, tenemos que crear una coalición para defender a Israel”, dijo. “Y creo que en la comunidad cristiana tienes un apoyo muy importante. No me refiero solo a Centroamérica. Me refiero a toda la región de América Latina».

Ya existen componentes de dicha alianza. Honduras colinda con otros aliados centroamericanos de Estados Unidos e Israel, El Salvador y Guatemala. Los países latinoamericanos están abriendo constantemente oficinas gubernamentales en la capital de Israel. Más allá de las embajadas de Guatemala y Honduras, Brasil abrió su oficina de innovación en Jerusalén en 2019, y Colombia y Ecuador han compartido una oficina en Jerusalén desde noviembre.

Dados los importantes desafíos económicos y sociales que enfrentará Castro cuando asuma la presidencia a fines de enero, tiene buenas razones para elegir el camino pragmático de continuar la cooperación con Israel y Estados Unidos. Su silencio sobre el tema hasta este momento indica que bien puede estar esperando para tomar una decisión. Los funcionarios israelíes, los amigos hondureños de Israel y el propio Hernández estarán observando de cerca en las próximas semanas para tratar de tener una idea de hacia dónde se dirigen los lazos entre Israel y Honduras.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/outgoing-honduras-president-christians-parliament-will-protect-strong-israel-ties/