El efecto de la vacuna se desvanece más rápido en los pacientes con cáncer; los refuerzos lo restauran – estudio israelí

El autor dice que la investigación, publicada en The Lancet, respalda el caso de refuerzos regulares para pacientes con cáncer, incluida la tercera dosis en muchos países y la cuarta dosis planificada en Israel.

Por Nathan Jeffay

Una mujer con cáncer recibe una vacuna contra el coronavirus (Hector Pertuz a través de iStock by Getty Images)

La protección de la vacuna contra el COVID-19 disminuye más rápidamente entre los pacientes con cáncer, pero los refuerzos aumentan rápidamente sus niveles de anticuerpos, según una investigación israelí.

El estudio respalda el caso de dar a los pacientes con cáncer una tercera dosis de vacuna en países donde solo han recibido dos, según el autor, el Dr. Hagai Ligumsky. Y alienta el uso de una cuarta dosis para este grupo demográfico en países como Israel que ya administraron terceras dosis, agregó.

La investigación revisada por pares, publicada en The Lancet, encontró que cuando los pacientes con cáncer llegaban para recibir sus terceras dosis de Pfizer, tenían niveles de anticuerpos mucho más bajos que las personas sanas de la misma edad que habían recibido sus dosis iniciales en un momento similar.

Los pacientes con cáncer tenían un promedio de solo 24 AU / ml, la medida estándar para anticuerpos, que significa unidades arbitrarias por mililitro. Por el contrario, las personas sanas tenían un promedio de 159 AU / ml.

En términos prácticos, esto significaba que el paciente de cáncer promedio solo se consideraba levemente protegido por sus vacunas iniciales, mientras que otros todavía estaban dentro del rango positivo.

Se consideró que alrededor del 28,2 por ciento de los pacientes con cáncer habían perdido la protección de la vacuna debido a los bajos niveles de anticuerpos, mientras que esto era cierto solo para el 1,4% de las personas sanas.

Foto ilustrativa de un paciente con cáncer que recibe tratamiento de quimioterapia (www.shutterstock.com)

“Estos resultados apoyan claramente la noción de que los pacientes con cáncer bajo tratamiento activo ven cómo sus anticuerpos se reducen más rápido que otros, y sugieren que, para ellos, los refuerzos regulares tienen sentido”, Ligumsky, oncólogo del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv y uno de los autores del estudio, dijo a The Times of Israel.

Cuando los participantes del estudio en Sourasky recibieron su tercera dosis de vacuna, ambos grupos vieron cómo sus anticuerpos aumentaban rápidamente – aunque más para los sanos. Los pacientes con cáncer promediaron 1887 AU / ml, que se considera una protección fuerte, un mes después de las inyecciones de refuerzo, mientras que otros promediaron 3370 AU / ml.

Unos 69 de los 72 pacientes con cáncer se consideraron positivos para anticuerpos – en otras palabras, protegidos por su vacuna de refuerzo – y todas las 144 personas sanas se consideraron protegidas.

Imagen ilustrativa: los anticuerpos atacan el SARS-CoV-2 (iStock a través de Getty Images)

El equipo de Ligumsky pronto volverá a examinar a los participantes para ver cómo se mantienen sus niveles de cinco a seis meses después de los refuerzos.

Dijo que el nuevo estudio respalda los planes de dar una cuarta inyección a los pacientes con cáncer en Israel. Inicialmente, los jefes de salud aprobaron tales vacunas, como parte de una campaña para administrar cuartas dosis a los mayores de 60 años, los trabajadores de la salud y otras personas consideradas en riesgo. Pero mientras algunas personas reciben la cuarta dosis para un estudio, la administración a nivel nacional está actualmente en espera.

“A partir de nuestra investigación, vemos que es muy probable que esta población necesite refuerzos continuos para mantener altos los anticuerpos”, dijo Ligumsky, y agregó que una incidencia muy baja de efectos secundarios brinda seguridad de que esta es la política correcta.

En el estudio, todos los pacientes con cáncer tenían neoplasias sólidas y la mayoría se sometía a quimioterapia. El grupo de control estaba formado por trabajadores de la salud completamente vacunados sin antecedentes personales de cáncer, medicamentos inmunosupresores activos o infección conocida por el coronavirus.

Con 72 pacientes con cáncer y 144 personas sanas en el estudio, los autores reconocieron que es una muestra pequeña, pero insistieron en que los datos siguen siendo valiosos.

 

Fuente: The Times of Israel 
Link de la noticia: https://www.timesofisrael.com/vaccine-effect-fades-faster-for-cancer-patients-boosters-restore-it-israeli-study/
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil