Los bebés emiten olores para conseguir mamás agresivamente leales y papás apacibles, según un estudio israelí

Los científicos se asombraron de que las sustancias químicas en la cabeza de los recién nacidos tengan un efecto opuesto en hombres y mujeres, pero dicen que es lógico porque los niños están más seguros con una madre protectora y un padre no agresivo.

Por Nathan Jeffay


Imagen ilustrativa: una madre agresivamente protectora con su recién nacido (nicoletaionescu a través de iStock by Getty)

El olor de un recién nacido aumenta sus posibilidades de supervivencia al hacer que las madres sean más agresivas y los padres menos agresivos, han sugerido científicos israelíes en una investigación revisada por pares.

Se sorprendieron al descubrir que la inhalación de hexadecanal, una sustancia química que a veces se emite de la piel humana, especialmente en la cabeza de los recién nacidos, tiene un efecto completamente diferente en hombres y mujeres.

Los científicos dicen que su experimento, recientemente publicado en Science Advances, es uno de los primeros en proporcionar un vínculo directo entre el comportamiento humano y una sola molécula captada a través del sentido del olfato.

Un equipo del Instituto de Ciencias Weizmann consiguió voluntarios para oler aceites, algunos con hexadecanal y otros sin él. El hexadecanal no tiene olor, pero los hombres que lo olieron se volvieron menos agresivos que otros que no lo hicieron – mientras que las mujeres que lo olieron se volvieron más agresivas.

«Nos sorprendió mucho», dijo a The Times of Israel la Dra. Eva Mishor, autora principal del estudio. “Nuestra hipótesis era que era una señal social que reducía la agresión, pero no esperábamos que causara una reacción diferente en hombres y mujeres.

“Sin embargo, una vez que comenzamos a observarlo y entenderlo, hubo lógica”, dijo Mishor.

“El efecto parece tener sentido en la crianza de los hijos, porque en el reino animal la agresión masculina a menudo se dirige contra el bebé, lo que pone en peligro a la descendencia, mientras que la agresión femenina se dirige contra otros mientras la madre intenta proteger al bebé.

“La agresión masculina se traduce muchas veces en agresión hacia los recién nacidos; el infanticidio es un fenómeno muy real en el reino animal. Mientras tanto, la agresión femenina generalmente se traduce en la defensa de la descendencia. Por lo tanto, este mecanismo del olfato que estudiamos puede ser en realidad un medio para que un bebé, que tiene una comunicación limitada, aumente la supervivencia al obtener el efecto que necesita de ambos padres».


Dra. Eva Mishor (izquierda) y Prof. Noam Sobel
(cortesía del Instituto de Ciencias Weizmann)

El experimento principal del estudio consistió en hacer que los participantes jugaran un juego, creyendo que estaban compitiendo contra otra persona mientras que el oponente era en realidad una computadora.

El contrincante se comportó injustamente y se les dijo a los participantes que respondieran generando sonidos con solo tocar un botón, algunos de los cuales eran lo suficientemente fuertes como para lastimar los oídos de un humano en el extremo receptor.

Las mujeres que olieron hexadecanal mandaron ruidos más fuertes que otras mujeres, mientras que los hombres que habían olido el químico generaban sonidos más suaves.

Los científicos también realizaron escáneres cerebrales en algunos voluntarios y descubrieron que, si bien los hombres y las mujeres perciben el hexadecanal como inodoro, su reacción neurológica fue muy diferente. De hecho, identificaron regiones cerebrales específicas que respondían de manera muy diferente.


Una reconstrucción en 3D del cerebro, que muestra en amarillo y naranja las regiones del cerebro donde la diferencia entre mujeres y hombres era más pronunciada después de oler hexadecanal.
(cortesía del Instituto de Ciencias Weizmann)

La investigación se llevó a cabo en el laboratorio del profesor Noam Sobel, un neurocientífico que investiga la función del olfato en las interacciones humanas, y en 2015 concluyó que el apretón de manos puede haberse originado como una forma socialmente aceptable de comprobar los olores de los demás.

«Como todos los mamíferos, los humanos se olfatean a sí mismos y entre sí todo el tiempo», dijo Sobel, al comentar sobre la nueva investigación, de la que fue coautor con Mishor. «Ahora, tal vez sabemos el resultado de olfatear a los recién nacidos y tengamos una mejor comprensión de los mecanismos involucrados y de su posible papel evolutivo».


esultados del experimento de Weizmann, que muestra que las mujeres respondieron de manera más agresiva cuando se les dio la oportunidad de «mandar» ruido fuerte a los oponentes en un juego después de oler hexadecanal, mientras que los hombres respondieron de manera menos agresiva
(Instituto de Ciencias Weizmann)

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/babies-emit-smell-to-get-aggressively-loyal-moms-and-mellow-dads-israeli-study-says/