Por qué Israel pronto podría atacar a Irán

El patrocinador estatal del terrorismo más grande del mundo, que juró destruir a Israel, se está acercando al umbral nuclear. No es una amenaza existencial para Estados Unidos. Lo es para Israel.

Por Michael Oren


Al presidente de Irán, Hassan Rouhani, a la derecha, le muestran nuevas centrifugadoras y escucha al jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, mientras visita una exhibición de los nuevos logros nucleares de Irán en Teherán, Irán, el 10 de abril de 2021.
(AFP)

A finales de este mes, representantes de las potencias mundiales e Irán se reunirán en Viena para discutir la reactivación del Plan de Acción Integral Conjunto de Cooperación 2015 – el acuerdo nuclear de Irán. En el período previo a las conversaciones, Estados Unidos e Israel han reiterado su determinación de evitar que Irán produzca armas nucleares. Ambos han manifestado su preferencia por un medio diplomático para lograr ese objetivo. Pero ahí termina la simetría. Si bien Estados Unidos puede vivir con un Irán que tiene la capacidad de fabricar una bomba pero no lo hace, Israel simplemente no puede.

La disparidad fue clara en una conferencia de prensa reciente con el secretario de Estado Anthony Blinken y sus homólogos israelíes y emiratíes. Blinken reiteró la insistencia de su administración desde hace mucho tiempo de que «no se puede permitir que Irán adquiera un arma nuclear». Por el contrario, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, advirtió que «Irán se está convirtiendo en un país con umbral nuclear» y que los israelíes «no tienen intención de permitir que esto suceda».

¿Cuál es la diferencia entre un Irán que podría fabricar rápidamente una bomba y un Irán que ya tiene una? ¿Por qué Estados Unidos aceptaría implícitamente un Irán con capacidad al límite mientras Israel lo considera una amenaza estratégica – y potencialmente existencial?

“Al límite o de umbral” describe un programa nuclear que tiene todos los componentes necesarios para fabricar rápidamente una bomba. Enriquecer uranio al 90% del nivel necesario para el armamentismo lleva hasta dos años. Pero al enriquecer uranio al 60%, como lo hace ahora, Irán ha completado el tramo más largo del proceso y ahora está instalando centrifugadoras capaces de girar cuatro o incluso seis veces más rápido que la velocidad actual. Una vez que decide irrumpir y crear un arsenal nuclear, Irán puede hacerlo en cuestión de semanas o incluso días – mucho antes de que la comunidad internacional pueda reaccionar.

E Irán inevitablemente arrancará. Varios países tienen lo que a veces se llama «capacidades similares a las de Japón», una referencia al propio programa nuclear al límite de Japón. Pero Japón no es Irán, un país gobernado por los patrocinadores estatales del terrorismo más grandes del mundo, que trabaja para derrocar a los gobiernos pro-occidentales y promete borrar a Israel del mapa.

Tener la capacidad de fabricar una bomba, no importa qué tan rápido, no será suficiente para los gobernantes iraníes. Vieron lo que le sucedió a Saddam Hussein en Irak y a Muammar Gadafi de Libia, quienes desperdiciaron sus ambiciones nucleares y murieron, y lo que no le sucedió a Kim Jung-un, quien mantuvo las suyas y se volvió casi intocable. Sin embargo, más allá de la supervivencia del régimen, la bomba es vital para el prestigio iraní. Un arma poseída por el Pakistán sunita, la India hindú y, presumiblemente, por el Estado judío, no se le puede negar a la República Islámica chiita.

Sin embargo, Irán no tiene que poseer la bomba para causar daño a Israel de manera irreparable. La capacidad al límite proporciona a los terroristas respaldados por Irán un paraguas nuclear que puede abrirse y protegerlos de represalias. En respuesta a los ataques con cohetes de Hezbolá o Hamas, Israel se verá afectado por el temor a un atrevimiento iraní. Defender el país será peligrosamente más difícil.

Esos temores son mucho menos pronunciados en Estados Unidos, un país situado lejos de Irán y no amenazado con una destrucción nacional – un Estados Unidos que, además, no tiene ningún deseo de verse envuelto en otro conflicto de ultramar. Por esa razón, la Administración Biden se compromete a evitar que Irán adquiera armas nucleares, pero no a evitar que Irán logre la capacidad de fabricarlas. Por esa razón, el presidente Biden promete considerar «otras opciones» si Irán no regresa a la mesa de negociaciones, pero no se hace eco de las advertencias del presidente Obama de que «todas las opciones están sobre la mesa», incluido un ataque militar.

Los israelíes ven esta política con profundo escepticismo. Un Irán al límite impulsará a otros estados del Medio Oriente a intentar alcanzar la misma capacidad, creando una región altamente inestable que se tambalea en un umbral nuclear. Junto con sus continuos esfuerzos para producir una ojiva viable – ampliamente documentado por el archivo nuclear que el Mossad de Israel logró sacar de Teherán – Irán ha desarrollado misiles balísticos intercontinentales que ya pueden impactar en Europa central y eventualmente llegarán a la costa norteamericana. La seguridad global se verá socavada.

Para Israel, sin embargo, el tiempo de acción es mucho más corto, y aunque nuestras capacidades militares no pueden igualar a las de Estados Unidos, tenemos los medios para defendernos. Y aunque Israel no tiene expectativas de una intervención militar de Estados Unidos, confiamos en que Estados Unidos nos brindará la asistencia logística, diplomática y legal que necesitamos y respaldará a todos sus aliados de Oriente Medio. Hacerlo no solo asestará un golpe decisivo a las ambiciones nucleares de Irán, sino que también restaurará el prestigio regional de Estados Unidos.

A medida que se reanuden las conversaciones nucleares, Israel estará observando para ver si Irán las explota para camuflar su marcha hacia la capacidad límite. Si es así, independientemente de la reacción internacional, Israel se verá obligado a actuar. Recordando que tanto él como el Secretario de Estado son hijos de sobrevivientes del Holocausto, Lapid enfatizó la necesidad de que las naciones se protejan contra el mal, y especialmente contra un Irán que juró destruir el estado judío. «Israel se reserva el derecho de actuar en cualquier momento, de cualquier forma», dijo. Estados Unidos y el mundo deberían escuchar.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://blogs.timesofisrael.com/why-israel-may-soon-attack-iran/