Comité del parlamento pide que el cambio climático sea visto como un problema de seguridad nacional

Los legisladores lamentan la falta de planes concretos sobre cómo los servicios de seguridad se están preparando para el calentamiento global, a pesar de que es una amenaza obvia.

Por Judah Ari Gross


El Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del parlamento se reúne para discutir los efectos del cambio climático en la seguridad nacional del país, el 16 de noviembre de 2021
(Noam Moskowitz / Knesset).

Los miembros del poderoso Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento pidieron el martes que el gobierno y los servicios de seguridad tomen más en serio el tema del cambio climático y lo consideren un problema de seguridad nacional ante las claras amenazas que plantea el calentamiento global.

“No hay duda de que estamos en medio de una crisis que se agrava… y a pesar de las buenas decisiones que ya se han tomado, no creo que el gobierno entienda el alcance de la crisis”, dijo el presidente de la comisión y el ex subjefe del Mossad, Ram Ben-Barak.

Ben-Barak hizo sus comentarios luego de una reunión especial del comité centrada en los aspectos de seguridad nacional de la crisis climática global que se llevó a cabo el martes como parte del Día de Protección Ambiental del Parlamento, trayendo expertos para testificar sobre las diversas formas en que el calentamiento global puede afectar la seguridad del país.

La parlamentaria Nira Shpak, de Yesh Atid, quien encabeza el subcomité de preparación del frente interno del parlamento, dijo que si bien el gobierno y los diversos servicios de seguridad están al tanto de las amenazas que plantea el cambio climático, hay relativamente pocos planes prácticos para enfrentarlas.

“Lo que me molesta de lo que se ha presentado aquí es que todavía no hay planes concretos para la ejecución y, por lo tanto, ni siquiera sé por dónde empezar a examinar y supervisar, y esta es una omisión irrazonable. Realizaremos reuniones organizadas sobre este tema para verificar el avance y los cambios en la conversación”, dijo.

Durante la audiencia, un representante del Consejo de Seguridad Nacional dijo que la crisis climática estaba siendo designada como un problema de seguridad nacional, con planes para agregar una sección sobre el cambio climático en la evaluación nacional anual de la organización, que identifica los desafíos y oportunidades que enfrenta el país.

“Por primera vez, clasificamos la crisis climática como una amenaza para la seguridad nacional. Estamos trabajando ahora en una evaluación de la situación nacional que será aprobada por decisión del gobierno a fines de este año o principios del próximo, que incluirá una sección sobre la crisis climática. El año que viene también analizaremos más profundamente las consecuencias en el sistema de defensa, una vez que completemos el trabajo del personal sobre el asunto», dijo Ariel Gilboa, jefe de la división de frente interno del CNS.

Las Fuerzas de Defensa de Israel han reconocido al menos nominalmente la amenaza del cambio climático, con planes para establecer equipos dentro de la Dirección de Planificación dedicados al tema. Sin embargo, los críticos han advertido que tales esfuerzos son insuficientes ya que el calentamiento global está siendo relegado a oficiales de menor rango, en lugar de a los altos mandos.

“Las FDI se están ocupando de esto ahora, pero también están pensando en el futuro. Ante la comprensión del alcance del desafío y sus efectos sobre las amenazas a la seguridad y las FDI, el jefe de gabinete ha ordenado que se lleve a cabo un extenso trabajo de personal. Este trabajo incluye la elaboración de una estrategia, el mapeo de los efectos sobre la acumulación y el uso de la fuerza y ​​la mitigación y limitación de la contaminación”, dijo uno de los representantes del ejército en el comité, el coronel Nir Yanai, jefe de planificación estratégica de la Dirección de Planificación de las FDI.


El Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del parlamento se reúne para discutir los efectos del cambio climático en la seguridad nacional del país, el 16 de noviembre de 2021
(Noam Moskowitz / Knesset).

En sus comentarios al comité del parlamento, Yehuda Troen, de la unidad de investigación e información del parlamento, enumeró las diversas formas en que el cambio climático era de hecho un desafío para la seguridad nacional con efectos directos e indirectos sobre las fuerzas armadas.

En términos prácticos e inmediatos, el calentamiento global y los patrones climáticos extremos que trae consigo probablemente requerirán que los militares cambien la forma en que entrenan, ya que las olas de calor y las tormentas poderosas pueden interrumpir los ejercicios, actualizar su equipo para hacer frente a un clima más hostil y prepararse para ayudar a los civiles en caso de desastres naturales más probables, como inundaciones e incendios, según Troen.

En términos del impacto directo del cambio climático en los militares, el jefe del servicio meteorológico del país, Nir Stav, dijo al comité que las FDI debían comenzar a prestar mayor atención a los patrones climáticos para las fuerzas terrestres, y no solo en términos de Fuerza Aérea y Marina como lo hacen actualmente. Pidió una mayor financiación para el servicio que le permita ofrecer más ayuda a las FDI y otros servicios de seguridad.

“Una de las grandes lagunas es que las fuerzas terrestres actualmente no tienen apoyo meteorológico alguno, a diferencia de la fuerza aérea y la marina. Otra es que el servicio meteorológico ofrece una fuente de conocimiento y apoyo para la toma de decisiones en el Consejo de Seguridad Nacional, la Autoridad Nacional para el Manejo de Emergencias, las FDI y otros, pero sin recursos no podremos apoyarlos”, dijo Stav.

Se refirió específicamente a un caso del año pasado, en el que varios aviones de combate F-16 resultaron dañados por las inundaciones porque un comandante de la base de la Fuerza Aérea de Israel no pudo trasladarlos a un lugar seguro durante una fuerte tormenta, causando millones de shekels en daños.

«Una advertencia podría haber cambiado eso», dijo.


Un avión de combate F-16 en un hangar inundado en la base de la fuerza aérea de Hatzor en el sur de Israel, en enero de 2020 (Redes sociales).

Stav agregó que una poderosa computadora de pronóstico del tiempo, que Israel no tiene actualmente, también podría predecir los patrones climáticos en otros países, lo que sería significativo en la planificación de ataques aéreos.

“Estamos pidiendo una computadora climática que pueda brindar pronósticos precisos. Hoy no podemos dar buenos pronósticos climáticos para Líbano o Irán, por ejemplo, que podrían ser críticos en la toma de decisiones”, dijo.

De manera más general, es probable que la crisis climática global intensifique los problemas de los refugiados en todo el mundo y tenga un mayor impacto en la geopolítica.

“La palabra clave es ‘multiplicador de amenazas’, ya que el clima puede desestabilizar a países de nuestra región que ya están lidiando con la inestabilidad y causar problemas con el agua, los alimentos, la economía y los refugiados, lo que podría llevarnos a condiciones extremas”, dijo.

Al resumir la sesión, Ben-Barak dijo que Israel era particularmente vulnerable a tales crisis debido a su ubicación en el Medio Oriente y su relativa estabilidad en comparación con otros países de la región. Por lo tanto, pidió al gobierno que trabaje para apuntalar las defensas físicas del país para dificultar la entrada de los refugiados, como hizo Israel hace casi una década con una nueva valla de acero a lo largo de la frontera con Egipto, a la que se le atribuye el mérito de detener el flujo de migrantes y solicitantes de asilo de África.


Parte de la valla a lo largo de la frontera entre Israel y Egipto, al norte de Eilat.
(Idobi, CC BY-SA 3.0, Wikimedia Commons)

Agregó que Israel también necesitaba considerar los impactos potenciales del cambio climático en la agricultura y la seguridad alimentaria.

“Aquí en el comité hemos discutido la escasez de alimentos que se espera en el mundo y si alguien ha pensado en si podremos alimentar a nuestros ciudadanos en otros 30 años. Los Emiratos han comprado tierras en Etiopía para cultivar hortalizas a fin de garantizar su suministro, pero seguimos dependiendo de las importaciones”, dijo Ben-Barak.

Refiriéndose a los comentarios de Stav, el presidente del comité pidió al ejército que aproveche a sus fuerzas terrestres del apoyo del servicio meteorológico.

«La alerta temprana es la base para la preparación en la crisis climática, por lo que el CSN debería trabajar para fortalecer el servicio meteorológico y esto nos ahorrará mucho dinero a largo plazo», dijo.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/knesset-committee-calls-for-climate-change-to-be-seen-as-a-national-security-issue/