Arqueólogos encuentran inodoro de 2.700 años de antigüedad en lujoso palacio de Jerusalén

El extraordinario hallazgo proporcionó información sobre la vida bajo los reyes de Judá: «Solo los ricos podían pagar por baños».

Por Rossella Tercatin

El raro inodoro de piedra tiene 2700 años de antigüedad. Muy probablemente fue utilizado por uno de los dignatarios de Jerusalén. (Foto: YOLI SCHWARTZ / AAI)

¿Quién vivió en el magnífico palacio y disfrutó de su espectacular vista sobre el Monte del Templo de Jerusalén hace unos 2.700 años? Quizás fue uno de los reyes bíblicos de Judá, posiblemente Ezequías o Josías, u otros miembros de las familias reales. O tal vez era solo un individuo rico, un miembro de la élite.

Quienes hayan sido los residentes de las hermosas estructuras descubiertas por los arqueólogos en el barrio de Armon Hanatziv, disfrutaban de un privilegio único: un lujoso baño privado.

La instalación fue descubierta recientemente en una excavación realizada por la Autoridad de Antigüedades (AAI) y la Ciudad de David, que se inauguró antes de la construcción de un nuevo complejo turístico en el malecón, reveló la AAI el martes.

«En ese momento, un baño privado en una casa era extremadamente raro», dijo el arqueólogo Yaakov Billig, director de la excavación en nombre de la AAI. “La mayoría de las personas se veían obligadas a buscar un lugar privado para hacer sus necesidades. Aproximadamente 1.000 años después, un grupo de rabinos del Talmud discute quién debe ser considerado rico. Diferentes rabinos sugieren diferentes respuestas, y uno de ellos, el rabino Yossi, dice: ‘Uno que tenga un inodoro al lado de su mesa’”.

La excavación de la finca real descubierta en Jerusalén. Al fondo está la Ciudad de David y el Monte del Templo. (Foto: YOLI SCHWARTZ / AAI)

Según Billig, solo se han encontrado unos pocos restos de inodoros del período del Primer Templo en Israel.

“En muchos casos, no eran inodoros completos, sino solo asientos de inodoro”, dijo.

En el palacio de Armon Hanatziv, el cubículo era una cabaña rectangular tallada en piedra. El asiento del inodoro, con un agujero en el centro, fue diseñado para ser muy cómodo. Debajo del inodoro, se encontraba un tanque, donde se recolectaron restos de cerámica, huesos de animales y restos fecales.

El director de la excavación, Yaakov Billig, con los capiteles. (Foto: YOLI SCHWARTZ / AAI)

“En ese momento, esos pozos también se usaban como basureros”, señaló Billig. “La gran mayoría de las vasijas encontradas eran cuencos. Podría ser que fueran una especie de vajilla desechable, pero también que se usaran como recipientes para aceite aromático y se metieran en el inodoro para mejorar el olor. Esperamos que un análisis más detallado de los residuos proporcione respuestas».

Además, los huesos ofrecerán información sobre hábitos alimentarios, mientras que el examen de los restos fecales podría brindar información sobre parásitos y enfermedades entre los antiguos judíos.

Solo sobrevivieron algunas ruinas del palacio, pero durante las excavaciones, los arqueólogos encontraron varios artefactos que ofrecían una idea del alto estatus del edificio, incluidos los restos de capiteles de piedra decorados y pequeñas columnas. Se había plantado un exuberante jardín alrededor del inodoro.

“Desafortunadamente, Jerusalén fue destruida y reconstruida muchas veces y los materiales se reutilizaron”, dijo Billig. «Sin embargo, a partir de los magníficos fragmentos arquitectónicos que encontramos, podemos ver una estructura cuya belleza no se compara con nada más de ese período encontrado en el país».

Durante ese período, Jerusalén alcanzó su tamaño máximo, también debido a la afluencia del vecino reino de Israel después de la conquista asiria.

“Es fascinante ver cómo algo que es obvio para nosotros hoy, como los inodoros, fue un artículo de lujo durante el reinado de los reyes de Judá”, dijo el director de la AAI, Eli Eskosido. «Jerusalén nunca deja de sorprender».

“Estoy convencido de que el glorioso pasado de la ciudad se nos seguirá revelando en el futuro y nos permitirá experimentar y conocer nuestro pasado”, agregó.

Se dieron más detalles del descubrimiento durante la conferencia «Innovaciones en la arqueología de Jerusalén y sus alrededores», que fue en línea.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/archaeology/archaeologists-find-2700-year-old-toilet-in-luxurious-palace-in-jerusalem-681097