Murió de coronavirus uno de los líderes de las protestas antivacunas en Israel

Jai Shaoulian, referente en redes sociales de las manifestaciones contra las medidas sanitarias del gobierno de Israel, debió ser hospitalizado dos semanas después de contagiarse de COVID-19 y murió esta mañana. Días atrás había escrito a sus seguidores que el Estado llevaba a cabo «una coerción criminal”.

Un conocido opositor a las vacunas de Israel, Jai Shaoulian, falleció esta mañana (lunes) en el Hospital Wolfson de Holón una semana después de ser hospitalizado en estado crítico a causa del COVID-19.

Shaoulian se hizo conocido como organizador de manifestaciones y por sus publicaciones en redes sociales contra las medidas sanitarias, contra el uso obligatorio de mascarilla y contra las vacunas. Instó a sus amigos y seguidores a que se abstengan de vacunarse contra el coronavirus e insistió en que «no hay epidemia, la vacuna es innecesaria y peligrosa».

Jai Shaoulian durante su internación en el hospital.

 “No se rindan, el Pasaporte Verde no se aplicará en Israel»

Jai Shaoulian a sus seguidores

La condición de Shaoulian empeoró en los últimos días. El martes, publicó una foto en su página de Facebook en la que parecía estar conectado a un sistema de respiración mecánica de alto flujo, describiendo la gravedad de su enfermedad: «Mi situación es crítica, no puedo hablar ni responderle a la gente. No tengo aire. La falta de oxígeno es algo terrible”, describió, y pidió que rezaran por él.

Shaoulian llamó a sus seguidores a luchar contra el estado que, según sus palabras, «lleva a cabo una coerción criminal”, y agregó: “No se rindan, el Pasaporte Verde no se aplicará en Israel. Eso no tiene nada que ver con el coronavirus, no tiene nada que ver con las vacunas, solo tiene que ver con la coacción».

Jai Shaoulian presente en una de las manifestaciones contra las medidas sanitarias de la pandemia.(Ofir Gepkowitz)

En una de las manifestaciones contra las medidas sanitarias que tuvo lugar en Jerusalem hace unas dos semanas, Shaoulian fue arrestado y puesto en prisión preventiva. Poco después de eso comenzó a sentirse mal y al recurrir al hospital detectaron que era positivo por COVID-19.

Hace una semana, subió un video a las redes sociales desde la cama del hospital en el que afirma: «La policía de Jerusalem intentó envenenarme. Nunca me sentí así en mi vida. Toda la semana lo pasé como si nada, pero hoy ya no podía respirar y fui al Hospital. Si me pasa algo, sepan que fue un intento de asesinato contra mí”.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/actualidad/sociedad-informacion-general/article/sy6tpe6zt