Ciclista judía canadiense es la primera mujer en ganar la carrera de ultra resistencia más dura

Cruzando la línea de meta en 11 días, 3 horas y 3 minutos, Leah Goldstein atraviesa 3,000 millas para llevarse el primer lugar en la general en solitario en la agotadora Race Across America.

Por Renee Ghert-Zand


Leah Goldstein pedalea duro en las últimas 500 millas de Race Across America 2021, 24 de junio de 2021.
(Tara Roberts / RAAM Media)


Leah Goldstein en la línea de meta de Race Across America 2021. Es la primera mujer en ganar la división general en solitario en los 39 años de historia de la RAAM, terminando en 11 días, 3 horas y 30 minutos
(Vic Armijo / RAAM Media)


Leah Goldstein, ciclista campeona
(Cortesía)



Uno de los miembros del equipo de Leah Goldstein la enfría mientras se coloca en el segundo lugar general en Tuba City, Arizona en Race Across America 2021, 18 de junio de 2021
(Vic Armijo / RAAM Media)

La ciclista canadiense Leah Goldstein se convirtió recientemente en la primera mujer en ganar la división general en solitario de Race Across America (RAAM Carrera Cruzando Estados Unidos por sus siglas en inglés), la competencia más dura de las ultra carreras.

Goldstein, de 52 años, cruzó la línea de meta en Annapolis, Maryland, el 26 de junio después de recorrer casi sin escalas 4.800 kilómetros (3.000 millas) a través de 12 estados entre las costas del Pacífico y el Atlántico.

Lo hizo en solo 11 días, tres horas y tres minutos, soportando días y noches de implacable calor de 35 a 40 grados Celsius (95-104 grados Fahrenheit), casi sin dormir y alucinaciones, para vencer a su rival más cercano por 17 horas.

Y está lista para hacerlo todo de nuevo.

“Probablemente volveré a hacer la RAAM e intentaré hacerlo en 10 días. Creo que lo puedo hacer”, dijo.

Goldstein habló recientemente con The Times of Israel desde Annapolis antes de regresar a casa en Vernon, Columbia Británica, para descansar y recuperarse antes de volver a las carreras a finales de este año.


Leah Goldstein liderando a las mujeres en la estación de tiempo n. ° 3 de Race Across America 2021 en Brawley, CA, a 235 millas del inicio en Oceanside, CA
(Vic Armijo / RAAM Media)

Es imposible para Goldstein, nacida en Canadá de padres israelíes, mantenerse alejada de la bicicleta. Después de una exitosa carrera como ciclista profesional, centró su atención en las carreras de ultra resistencia, ganó la división femenina de la RAAM en solitario en 2011 y quedó segunda en la división femenina y quinta en la general en 2019.

Goldstein triunfó en 2011, incluso cuando padecía el cuello de Shermer, una afección en la que los músculos del cuello se fatigan hasta el punto de no poder sostener la cabeza. Con la cabeza afeitada, vendada y atada hacia atrás, siguió adelante.

Anteriormente, en 2005, estuvo involucrada en “la madre de todos los choques” cuando un competidor la chocó mientras pedaleaba en el Cascade Classic en Bend, Oregon.

Goldstein fue trasladada en avión a una unidad de trauma del hospital con múltiples huesos rotos, dientes rotos y piel rasgada y quemada de la cabeza a los pies. Estuvo hospitalizada durante dos meses y medio. Sus médicos le dijeron que nunca caminaría sin un bastón, y mucho menos volvería a competir.

Goldstein obviamente demostró que estaban equivocados, volviendo a montar y teniendo los mejores años de carreras profesionales de su vida entre los 39 y 42 años.


Leah Goldstein pedaleando en el calor del desierto en Race Across America 2021
(Connie Cantrell)

Después de su victoria en la RAAM en 2011, Goldstein inicialmente tenía la intención de retirarse y concentrarse en escribir un libro de memorias y desarrollar una carrera como oradora motivacional. (Su libro, «No Limits (Sin Límites)«, se publicó en 2016).

“Compitiendo durante tanto tiempo, mentalmente necesitaba detenerme. No pensé que volvería a hacerlo, pero RAAM es la única carrera en la que nunca me sentí realmente contenta con mi final. Sentía que podía hacerlo mejor”, dijo.

Acercándose a los 50, compitió en una carrera de calificación de 500 millas en 2018 y estableció un nuevo récord femenino – batiendo su propio récord para ese recorrido en particular por siete horas.

«Pensé, ‘¡Maldita sea, todavía puedo andar en bicicleta!'», dijo.

Sin embargo, incluso después de un admirable final en la RAAM en 2019, Goldstein todavía no estaba lista para alejarse de la carrera, y puso su mirada en 2020. Entonces llegó el Covid.

“La carrera del año pasado fue cancelada debido a la pandemia, pero estaba de acuerdo. Simplemente continué y supe que los beneficios de mi entrenamiento me llevarían hasta el 2021”, dijo Goldstein.


Las memorias de Leah Goldstein de 2016, «Sin límites: la poderosa historia verdadera de Leah Goldstein: campeona mundial de kickboxing, ciclista de ultra resistencia, oficial de policía encubierta israelí»
(No Finish Line Living Adventures Ltd)

Sin embargo, nada la preparó completamente para el RAAM de este año. Si bien en 2019 los ciclistas tuvieron que lidiar con cantidades excesivas de lluvia y granizo, este año hubo un calor extremo que hizo que todos los competidores, excepto tres, se retiraran.

“Fue el clima más caluroso que jamás haya experimentado la RAAM. Definitivamente fue insoportable. El sol me quemaba la espalda a través de mi camiseta. Le pasa factura a su cuerpo. Mucha gente terminó en el hospital”, dijo Goldstein. «Pero tienes que seguir pedaleando porque el reloj no para de correr».

A pesar de las condiciones sin precedentes, Goldstein dijo que nunca consideró retirarse.


Leah Goldstein (derecha) como soldado en las FDI, a finales de los 80, principios de los 90
(Cortesía)

“Detenerte nunca debería ser una opción a menos que tu vida esté en peligro. Sabía que si me retiraba lo habría lamentado por el resto de mi vida. No sé qué es detenerme” afirmó.

La voluntad de hierro de Goldstein fue evidente desde una edad temprana cuando se destacó en el arte marcial coreano Taekwando y en el kickboxing. Ganó el Campeonato Mundial de Kickboxing de Peso Gallo a los 17 años, venciendo a su oponente de 25 años, que era bastante más alta que ella.

Después de la secundaria, se mudó a Israel a fines de la década de 1980 para convertirse en soldado de las FDI, y se desempeñó como instructora de artes marciales para unidades de comando en la base militar del Instituto Wingate cerca de Netanya.

Con toda su familia extendida todavía en Israel (el lado de su padre eran polacos sobrevivientes del Holocausto que emigraron después de la Segunda Guerra Mundial, y su madre provenía de una familia de habla rusa que escapó al naciente Estado judío de Kuldja, China, luego del surgimiento del gobierno comunistas en 1949), Goldstein siempre había aspirado a servir en las FDI.

Mientras estaba en el ejército, un compañero le presentó el deporte del duatlón, el deporte de resistencia que implica el ciclismo y la carrera de largas distancias.

Goldstein pidió permiso a las FDI para competir en un duatlón y ganó.

“Mi fuerte no era correr. Era el ciclismo. Así fue como me picó el bicho del deporte”, recordó.


Leah Goldstein durante sus años en la policía israelí, en la década de los 90.
(Cortesía)

Incluso cuando se unió a la Policía de Israel y trabajaba en una unidad encubierta, continuó entrenando en su bicicleta cada vez que tenía la oportunidad.

Aunque su atletismo destacaba en el pequeño Israel, cuando regresó a Canadá a fines de la década de 1990, se dio cuenta de la dificultad del ciclismo competitivo.

«Básicamente, me dieron una paliza cuando regresé», dijo.

Firme en su determinación de seguir el deporte a pesar de que ya tenía poco más de 30 años, inicialmente compitió como aficionada dentro de su equipo provincial y fue elegida por la selección nacional canadiense como ciclista de desarrollo. Fue enviada a Europa para exponerse al ciclismo europeo competitivo.


Leah Goldstein avanza durante la noche mientras aún mantiene el liderazgo general pasando por Pratt Kansas en Race Across America 2021, 21 de junio de 2021
(Vic Armijo / RAAM Media)

“Es día y noche comparando las carreras europeas con las norteamericanas. Para los europeos, esto es lo que hacen. Montan bicicleta antes de caminar”, explicó.

Los meses de Goldstein en Europa la ayudaron a comprender lo que se necesita para ser una ciclista sobresaliente y, posteriormente, dominó las carreras al regresar a América del Norte. Fue contratada por equipos comerciales de EE. UU. y se dedicó a las carreras profesionales.

Goldstein atribuye su éxito en las carreras de ultra resistencia a su capacidad para ignorar el dolor y esforzarse más allá de sus límites, y a su capacidad para funcionar casi sin dormir – un rasgo que dijo haber heredado de su madre.

También da gran parte del crédito a su equipo de apoyo, que consta de una variedad de especialistas, que incluyen un navegador, un terapeuta de masajes, un kinesiólogo y una enfermera. Todos se reunían regularmente en Zoom durante la pandemia para analizar los errores cometidos en carreras anteriores de RAAM y planificar para este año.

“Ellos me cuidan. Cuando estoy en mi bicicleta, tengo un «cerebro de papa» y ellos tienen que guiarme, observar mi patrón de ciclismo, mantenerme alimentada y segura. Duermen muy poco y el trabajo es muy estresante”, dijo Goldstein.

Mantener el equilibrio de sal y electrolitos de Goldstein donde deberían estar fue especialmente difícil en el calor extremo. Con la guía de un nutricionista, Goldstein, que sigue una dieta basada en plantas, replicó durante el entrenamiento lo que comería durante la carrera, que era 70% líquido y 30% sólido. El primer día de carrera no consumió nada sólido.

Goldstein, quien fue honrada por la Asociación Judía del Patrimonio Deportivo en 2019, dijo que le da mucha alegría y satisfacción servir como modelo a seguir para las niñas y mujeres jóvenes.

“Espero animarlas a que si se lo proponen, pueden hacer cualquier cosa. Necesitan ser independientes y fuertes, y no necesitan depender de nadie para su sustento. Puedes arreglártelas tú mismo”, dijo.

“Tienes que ser lo primero y no siempre ser quien cuida, que es lo que estamos condicionados a hacer”, agregó Goldstein, quien es soltera y no tiene hijos.

Para las personas mayores, de todos los géneros, el mensaje de Goldstein es la importancia de avanzar con un propósito sin importar la edad.

“Mucha gente usa su edad como excusa y lo odio. ¿A quién le importa si tienes 70, 80 o 90? Nos movemos un poco más lento y tardamos un poco más, ¿y?”, dijo.

Goldstein, sin embargo, parece ir más rápido.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/jewish-canadian-cyclist-is-first-woman-to-win-toughest-ultra-endurance-race/