¿Por qué se construyó el Muro Occidental de Jerusalén?

Hace algunos años se rumoreaba que el Muro lloraba por la trágica situación de los judíos en Israel durante sus continuos ataques terroristas.

Por Dvora Waysman

 
TISHA BE’AV en el Kotel.
(Foto: NOAM REVKIN FENTON / FLASH 90)

El Muro Occidental (el Kotel) es sinónimo de Jerusalén. Todos los judíos, y también los turistas no judíos, que visitan Jerusalén, se dirigen directamente hacia éste como la parte más significativa de la visita.

Hace algunos años se rumoreaba que el Muro lloraba por la trágica situación de los judíos en Israel durante sus continuos ataques terroristas. Multitudes de personas acudieron en masa para ver este milagro, que resultó ser causado por resina vegetal, una explicación más prosaica para la gran mancha húmeda que había aparecido misteriosamente.

Pero el Muro nunca está solo, no importa a qué hora del día o de la noche elijas visitarlo. Alguien está rezando, alguien se balancea de un lado a otro con tristeza, alguien está escribiendo una petición en un trozo de papel y metiéndolo en una grieta entre las enormes piedras.

En Tishá Be’av, los judíos rezan allí toda la noche, lamentando la destrucción del Templo, del cual este es el último remanente. Se sientan en el suelo interpretando cantos fúnebres y Lamentaciones, y sus lamentos se elevan hacia la negra noche de Jerusalén.

Los judíos están divididos en sus sentimientos por el Muro, como cualquier otro tema que se les ocurra, porque somos un pueblo que cuestiona. Hay quienes sienten una profunda experiencia emocional cuando tocan sus enormes piedras, identificándose con la nación, la herencia y la esencia de la vida. Es para ellos el lugar donde se unen el lamento y la alegría, la desesperación y la esperanza.

Luego hay otra escuela de pensamiento de que fue construido con baldes de sangre por un rey pagano loco, y aunque el Segundo Templo fue destruido hace 1.951 años, es un símbolo ardiente de la desunión judía, el odio y la cada vez más violenta confrontación de judío contra judío.

El Muro Occidental no es el sitio más antiguo (la Cueva de los Patriarcas en Hebrón, la Tumba de Raquel y la tumba del Rey David son incluso más antiguas), pero este sitio de 2.000 años atrae más atención que cualquier otro. Tal vez sea por la creencia de que la Shejiná (la santa presencia de Dios) nunca se ha apartado de allí, y cualquier petición que se le pida será concedida.

¿Por qué se erigió el Kotel? No pudo haber sido para proteger el Templo de un ataque enemigo, porque no se extendía alrededor de él.

La respuesta parece estar en los escritos de Josefo Flavio, el historiador de la época. En sus Antigüedades de los Judíos, relató que el rey Agripa se había apoderado del palacio hasmoneo situado en la ladera de una colina en Jerusalén. Añadió una gran habitación desde la que podía disfrutar del amplio panorama de la ciudad y el área del Templo. Los sacerdotes se pusieron muy nerviosos cuando se dieron cuenta de que el rey pasaba muchas horas en la sala de observación y sospechaban que los estaba espiando. Llegaron a pedir sin éxito que cesara esta práctica. Profundamente ofendida, la administración del Templo decidió construir un muro muy alto que obstruiría la vista de Agripa.

Poco después, siguiendo las instrucciones del rey, Porcio Festo, el procurador, llegó con la orden de demolerlo, ya que afirmó que había sido construido ilegalmente. El sumo sacerdote, que en ese momento era el rabino Ismael, le rogó a Agripa que retrasara la demolición hasta que tuviera tiempo de apelar al emperador en Roma. Debido a que el rey estaba seguro de que ganaría, aceptó la apelación y el sumo sacerdote viajó a Roma, encabezando una delegación de 12 hombres.

A su llegada, conocieron a Poppaea, la esposa del emperador Nerón. Simpatizaba mucho con el judaísmo y prometió apelar ante su marido en nombre del rabino Ismael.

Nerón estuvo de acuerdo en que el Kotel debería permanecer intacto. Sin embargo, decidió destituir al rabino Ismael de su exaltado puesto y mantenerlo como rehén en Roma. La razón no está clara, pero permitió que los otros 11 regresaran a Jerusalén y envió una carta a Agripa asegurándole que tenía plena confianza en el rey de Judea y solicitando que nombrara un nuevo sumo sacerdote, ya que había decidido que al rabino Ismael no se le permitiría regresar a Jerusalén por su deslealtad.

El Muro Occidental permaneció, para decepción de Agripa, y cuando Jerusalén fue devastada algunos años más tarde, solo quedó el Kotel, porque Nerón había ordenado a sus representantes que lo protegieran. Cuando el estado judío, el Templo y la mayor parte de la población fueron aniquilados en la guerra final, la supervivencia del Muro Occidental pareció ser milagrosa y un presagio de que algún día el Templo sería restaurado.

Seis siglos después, el Kotel también sobrevivió cuando hordas de fanáticos musulmanes nuevamente intentaron destruir Jerusalén. La única razón por la que se salvó el Muro Occidental fue que creían que cuando Mahoma voló a Jerusalén en su corcel blanco, ahí es donde fue atado.

Y así ha sobrevivido, a pesar de la cantidad de gobernantes que entraron y salieron durante los últimos 2000 años. Es un muro enorme que abarca los sueños, oraciones y lágrimas de nuestro pueblo. Para muchos, incluido este escritor, la santidad del sitio es casi palpable, y no hay sinagoga que pueda igualar la atmósfera espiritual de proximidad a la presencia de Dios, si cree que la Shejiná aún habita allí.

 Hoy, es todo lo que nos queda de la gloria del Templo en Jerusalén, a pesar de las razones por las que fue construido, y actúa como un símbolo de esperanza y un foco de anhelo para el pueblo judío.

 El escritor es autora de 14 libros. Su novela El Colgante de Granada se convirtió en una película, La Granada Dorada. Su última novela es Buscando a Sarah.

dwaysman@gmail.com

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/judaism/why-was-jerusalems-western-wall-built-673920



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.