Israel se asocia con un gigante farmacéutico para terminar de producir la vacuna nacional

El Instituto Israelí de Investigación Biológica colabora con la empresa estadounidense NRx Pharmaceuticals para llevar a la escena mundial la vacuna del país, que fue sometida a los primeros ensayos clínicos.

Israel confirmó este lunes que será socio de la empresa estadounidense NRx Pharmaceuticals para completar los ensayos y comercializar la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el país, BriLife.

NRx y el Instituto de Investigación Biológica de Israel anunciaron un memorando de entendimiento que incluye los derechos de desarrollo, fabricación y comercialización a nivel mundial de la vacuna, que fue sometida a los primeros ensayos clínicos en Israel en los últimos meses.


La vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Israel, BriLife.
(Ministerio de Defensa)

BriLife es una vacuna de virus vivo que se autopropaga, lo que la diferencia de las vacunas de ARNm producidas por empresas como Pfizer.

La farmacéutica aseguró que se organizaron pruebas rápidas de fase 2b/3 en Israel, Georgia y Ucrania mientras que el Ministerio de Defensa de Israel, que supervisa el instituto de investigación biológica, comentó que los ensayos incluirán a decenas de miles de voluntarios. Las acciones de NRx subieron alrededor de un 3,4%, hasta los 11,90 dólares, en el Nasdaq tras conocerse la noticia.

BriLife es una vacuna de virus vivo que se autopropaga, lo que la diferencia de las vacunas de ARNm producidas por empresas como Pfizer, que se utilizan actualmente en la exitosa campaña de vacunación de Israel.


El ministro de Defensa, Benny Gantz, visita un laboratorio del Instituto de Investigación Biológica de Israel.
(Ministerio de Defensa)

Las acciones de NRx subieron alrededor de un 3,4%, hasta los 11,90 dólares.

En Israel se había discutido si la vacuna desarrollada localmente era necesaria después de que el país optara por importar masivamente la de Pfizer. Las autoridades afirmaron que merecía la pena mantener el proyecto en marcha para asegurarse de que, con el tiempo, se dispusiera de una alternativa de fabricación local.

«Preveo que con este acuerdo podremos completar el desarrollo de la vacuna y permitir que Israel produzca vacunas de forma independiente, porque, como hemos visto recientemente, el coronavirus no va a ninguna parte», declaró el ministro de Defensa, Benny Gantz.


El ministro de Defensa, Benny Gantz, visita un laboratorio del Instituto de Investigación Biológica de Israel.
(Ministerio de Defensa)

NRx aclaró que el instituto de investigación israelí proporcionará asistencia técnica al tiempo que recibirá pagos de regalías y de hitos por su propiedad intelectual y también dijo se comprometió a suministrar todas las dosis necesarias de la vacuna para la población de Israel.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/salud/article/hjdvhg5t00