La paz entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel es más que un acuerdo. Es un modo de vida.

Los Acuerdos de Abraham representan un futuro que creemos debe volverse más común: uno en el que las diferencias se dejan de lado en favor del diálogo

Por Abdullah Bin Zayed al Nahyan y Yair Lapid


El ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, saluda al ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, el Jeque Abdullah bin Zayed al-Nahyan, en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, el martes 29 de junio de 2021 (Shlomi Amsalem / Oficina de Prensa del Gobierno a través de AP).

El mundo esperaba que nuestras diferencias nos definieran. Uno de nosotros es judío, el otro musulmán. Uno de nosotros es israelí, el otro árabe. Estas características no solo nos han moldeado como seres humanos, sino que también han planteado una pregunta permanente: ¿el pasado determina el futuro o está nuestro destino en nuestras propias manos?

La semana pasada, con la primera visita oficial de un ministro israelí a los Emiratos Árabes Unidos y la apertura de una embajada y un consulado israelí en el país, tenemos la oportunidad de reflexionar sobre la respuesta.

Fundamentalmente, los Emiratos Árabes Unidos e Israel decidieron hacer las cosas de manera diferente con la firma de los históricos Acuerdos de Abraham en 2020. Con el establecimiento de relaciones diplomáticas entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, nuestros dos países se propusieron determinar un nuevo paradigma para nuestra región: uno definido por la búsqueda conjunta de la paz, la estabilidad, la seguridad, la prosperidad y la convivencia de nuestros pueblos. Nuestra determinación de hacer realidad los Acuerdos se deriva de nuestro reconocimiento de que compartimos muchos de los mismos objetivos, particularmente en nuestro compromiso de promover un futuro mejor para las generaciones venideras. Si tenemos la oportunidad de crear un mundo de paz para ellos, no debemos dejar pasar esta oportunidad.

Ciertamente, los desafíos que tenemos ante nosotros son importantes. La paz que han elegido nuestros países se produce en el contexto de estallidos de violencia y extremismo en la región, donde existen serios intereses económicos y dinámicas diplomáticas complejas. Nuestro enfoque, que prioriza el intercambio abierto y el compromiso entre personas, deberá superar las fuerzas que intentarán socavarlo. Sin embargo, estamos convencidos del poder de una toma de decisiones audaz que antepone el bienestar de nuestros pueblos y esperamos seguir inspirando a otros en la región a elegir el camino hacia la paz.

Los beneficios de forjar una paz duradera son claros. Desde el establecimiento de relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, han florecido el crecimiento económico, el intercambio cultural y la cooperación política entre nuestros países.

Hemos sido testigos de delegaciones comerciales de alto nivel que exploran oportunidades prometedoras para el comercio y la inversión, incluidos los sectores de la salud, la aviación, la agricultura, la educación, las telecomunicaciones, la energía, la tecnología y el turismo.

Hemos visto a nuestros países colaborar estrechamente en la investigación y el desarrollo de vacunas a medida que los Emiratos Árabes Unidos e Israel se han convertido en líderes mundiales en la lucha contra la pandemia del COVID-19. Ahora, estando entre los principales países con las tasas más altas de administración de vacunas, los Emiratos Árabes Unidos e Israel están comprometidos a compartir conocimientos y experiencia con otros países en sus esfuerzos por fortalecer la cooperación internacional en la lucha contra el COVID-19.

Además, nuestros dos países están dispuestos a compartir recursos entre sí en campos como la transformación digital, las ciudades inteligentes, la seguridad cibernética y la inteligencia artificial. Los jóvenes se beneficiarán del crecimiento de estas industrias, que mejorarán el bienestar social, aumentarán la competitividad económica y garantizarán que nuestros países estén preparados para el futuro.

Como parte de los Acuerdos, los Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos e Israel también anunciaron el Fondo Abraham. A través de este fondo, la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo de EE. UU., los Emiratos Árabes Unidos e Israel movilizarán más de $ 3 mil millones en iniciativas de inversión y desarrollo lideradas por el sector privado para promover la cooperación económica regional y la prosperidad en el Medio Oriente y más allá. A su vez, la iniciativa generará oportunidades sin precedentes para los pueblos de la región.

Ahora, dos de las sociedades más dinámicas y avanzadas del mundo han comenzado a crear un motor vinculado y poderoso de progreso y oportunidad, no solo para los Emiratos Árabes Unidos e Israel, sino también para toda la región.

Esta visión es una que compartimos y apreciamos. Los pueblos de los Emiratos Árabes Unidos e Israel buscan vivir en un mundo donde abunda la paz. Para lograr esta visión, debemos trabajar arduamente para crear oportunidades de participación y alentar a otros a unirse a estos esfuerzos. Esta búsqueda solo puede ser reforzada por la cooperación multilateral entre países igualmente comprometidos en optar por la colaboración en lugar de la confrontación.

Si bien los Acuerdos de Abraham fueron los primeros de su tipo en nuestra región, representan un futuro que creemos debe volverse más común: uno en el que las diferencias se dejan de lado en favor del diálogo. A medida que crece el impulso, se nos recuerda que a veces las decisiones más impactantes son aquellas que se consideran difíciles, si no imposibles.

Ambos queremos vivir en un mundo donde la paz sea posible. Necesitamos trabajar duro con nuestros pueblos y entre nosotros. Para lograr soluciones duraderas y sostenibles a los problemas que enfrenta nuestra región, continuaremos defendiendo el espíritu de paz en todos los esfuerzos por dar forma a un mundo mejor para nuestros niños. La paz no es un acuerdo que firmas – es una forma de vida. Las ceremonias que celebramos la semana pasada no son el final del camino. Son solo el comienzo.

Al hacerlo – al decidir de otra manera – elegimos la paz.

El jeque Abdullah bin Zayed Al Nahyan es el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de los Emiratos Árabes Unidos.

Yair Lapid es el Ministro de Relaciones Exteriores de Israel.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil.
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/uae-israel-peace-is-more-than-an-agreement-its-a-way-of-life/