Gracias Ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid, finalmente dijo las palabras

Hasta ahora, Israel no les decía a los aliados de Europa del Este la pura verdad: están distorsionando la historia del Holocausto y deben reconocer su complicidad en el asesinato de judíos.

Dr. Efraim Zuroff

El canciller Yair Lapid llegando a la reunión semanal del gabinete en la Oficina del Primer Ministro en Jerusalén, el 20 de junio de 2021
(Emmanuel Dunand / Pool / AFP).

Estimado ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid,

Fue con una mezcla de alegría y profundo alivio que leí los informes de los medios de comunicación sobre su enérgica respuesta a la inminente aprobación de un proyecto de ley polaco que negaría la compensación a los sobrevivientes cuyas reclamaciones, hasta ahora, no se hubieran resuelto durante los últimos 30 años. La declaración extremadamente dura del primer ministro polaco Mateusz Morawiecki de que “Polonia seguramente no pagará por los crímenes alemanes. Ni un zloty [polaco], ni un euro ni un dólar”, transmitía un mensaje muy peligroso que iba mucho más allá de los aspectos financieros del proyecto de ley de restitución que se está considerando actualmente en el Sejm, el parlamento de Polonia.

En términos prácticos, significa que Polonia no ofrecería ninguna compensación económica por la propiedad robada si, por cualquier motivo, la propiedad en cuestión no pueda ser devuelta a sus propietarios judíos o sus herederos. A los ojos de los líderes del partido gobernante del país, Ley y Justicia, ni Polonia ni los polacos tienen ninguna culpa por los crímenes del Holocausto y, por lo tanto, no hay justificación para las demandas judías de restitución por parte de Polonia. Esta narrativa altamente distorsionada de la Shoah, que prácticamente absuelve a Polonia de cualquier culpa a pesar de la complicidad generalizada de polacos individuales en los crímenes del Holocausto, es típica de las narrativas falsas de la historia del Holocausto que se han extendido por toda la Europa oriental poscomunista desde 1990 luego de la caída de la Unión Soviética.

El proyecto de ley merecía una reproche muy firme por parte de Israel, que hasta ahora se había negado a pronunciarse, y su afirmación de que “preservar la memoria del Holocausto, cuidar los derechos de los sobrevivientes y, entre ellos, la devolución de la propiedad judía robada durante la Shoah, son elementos centrales de la identidad del Estado de Israel”, fue una bocanada de aire fresco proveniente de Jerusalén. Israel prácticamente ha ignorado la distorsión del Holocausto en Europa del Este durante las últimas tres décadas, por lo que su apoyo hacia la obligación de Israel de defender la memoria del Holocausto en sus «valores morales e históricos» fue una respuesta adecuada y bien recibida.

Los pasos de Europa oriental para distorsionar la historia han adoptado muchas formas diferentes, la más grave de las cuales es la escandalosa reescritura de la narrativa del Holocausto para lograr una serie de objetivos. Estos incluyen el intento de ocultar, o al menos minimizar groseramente, el papel de los colaboradores locales en los crímenes del Holocausto, considerando que sabemos que la colaboración de Europa del Este con los nazis incluyó especialmente la participación en el asesinato masivo sistemático de judíos.


En esta foto del 5 de febrero de 2018, grupos de extrema derecha realizan una manifestación frente al palacio presidencial para pedir al presidente Andrzej Duda que firme un proyecto de ley que limitaría algunas formas de discurso sobre el Holocausto en Varsovia, Polonia.
(Foto AP / Czarek Sokolowski)

Además, los países de Europa del Este están intentando promover el engaño de la equivalencia entre comunismo y nazismo e insistir en que el primero llevó a cabo un genocidio contra los pueblos de Europa del Este. Este tema es particularmente importante dada la participación de judíos (individuales) en el liderazgo comunista. Si judíos ayudaron a cometer genocidio, ¿cómo pueden criticarnos a nosotros, los antiguos estados soviéticos, por ayudar a los nazis a cometer actos contra los judíos de Europa?

Buscan encubrir los crímenes del Holocausto de sus héroes, aquellos que lideraron la lucha posterior a la Segunda Guerra Mundial contra los soviéticos. Desafortunadamente, algunos de estos «héroes» participaron activamente en la persecución y / o el asesinato en masa de sus conciudadanos judíos, lo que debería haberlos descalificado automáticamente para ser glorificados. En toda Europa del Este, esos perpetradores del Holocausto son honrados de muchas maneras, un insulto indignante para sus víctimas.

Y, finalmente, tienen como objetivo promover el establecimiento de un día conmemorativo conjunto para todas las víctimas de los regímenes totalitarios, es decir, el nazismo y el comunismo, lo que haría que el Día Internacional de la Conmemoración del Holocausto fuera totalmente superfluo.

Uno habría esperado que el Estado de Israel liderara los esfuerzos para combatir este problema desde sus inicios. En cambio, nuestro gobierno se ha abstenido de criticar esta escandalosa distorsión de la historia del Holocausto, con la excepción de un esfuerzo por descarrilar el proyecto de ley polaco aprobado en 2018 que tipificaba como delito la atribución de cualquier crimen del Holocausto al estado polaco. E incluso en ese caso, Israel firmó un acuerdo que básicamente reconocía la falsa narrativa polaca que creaba una falsa simetría entre la complicidad polaca en los crímenes del Holocausto y los esfuerzos de los polacos para salvar a los judíos. Obviamente, había motivos políticos detrás de la negativa de Israel a protestar contra estas mentiras, pero había formas de involucrar a estos países en estos temas sin sacrificar la narrativa judía de la Shoah.

Los pésimos resultados hablan por sí mismos. La complicidad masiva de los colaboradores nazis locales en el asesinato en masa de judíos de Europa del Este ha sido borrada en gran medida. Los monumentos a los asesinos abundan en países como Lituania (donde incluso se han privatizado los sitios de asesinatos en masa), Ucrania (donde se realizan anualmente marchas en honor a los perpetradores del Holocausto, sin mencionar estatuas y otros reconocimientos), Letonia, Croacia, Estonia y otros honores se otorgan a colaboradores en Albania, Macedonia, Hungría y Rumania.

A nuestros embajadores en toda Europa del Este no se les permitió responder a estas acciones y nuestro silencio solo alentó insultos adicionales. Ha llegado el momento de afrontar estos problemas. En primer lugar, expresando nuestra crítica a las narrativas distorsionadas y ofreciendo iniciar un diálogo entre historiadores para restaurar la versión precisa de los eventos de la Segunda Guerra Mundial y la Shoah. Tenemos que dejar en claro a nuestros nuevos aliados en Europa del Este que agradecemos su amistad y apoyo, pero no podemos traicionar a nuestras víctimas, y cuanto antes estos países enfrenten la verdad, saldrán de la sombra de sus mentiras, y esto allanará el camino para una mayor sensibilidad y consideración por su sufrimiento bajo el comunismo, un tema de suma importancia para todos ellos.

Ministro Lapid, soy plenamente consciente de los muchos desafíos difíciles que enfrenta como ministro de Relaciones Exteriores durante estos duros tiempos, pero espero que tome las medidas necesarias para cambiar la política errónea que siguieron los anteriores gobiernos de Europa del Este, que solo los alentó a promover una narrativa totalmente falsa de la aniquilación de judíos durante el Holocausto.

Sinceramente,

Dr. Efraim Zuroff

Director, Oficina de Israel y Asuntos de Europa del Este del Centro Simon Wiesenthal

Coordinador, de Investigación de Crímenes de Guerra del Centro Simon Wiesenthal

SOBRE EL AUTOR

El Dr. Efraim Zuroff es el principal cazador de nazis del Centro Simon Wiesenthal y el director de la Oficina de Israel y Asuntos de Europa del Este del Centro.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://blogs.timesofisrael.com/thank-you-foreign-minister-yair-lapid-you-finally-said-the-words/