Investigador de la ONU apunta contra Ebrahim Raisi por ejecuciones de presos politicos

El nuevo jefe de Estado de la República Islámica, sometido a sanciones de Estados Unidos, está acusado de participar del asesinato de disidentes políticos en 1988.

Javaid Rehman, investigador de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos humanos en Irán, pidió en las últimas horas una estudio independiente sobre Ebrahim Raisi, presidente electo de Irán. Al nuevo jefe de Estado de la República Islámica, sometido a sanciones de Estados Unidos, se lo acusa de participar de ejecuciones de presos políticos en 1988.

Rehman, en una entrevista con Reuters, aseguró que a lo largo de los años su oficina reunió testimonios y pruebas y que está dispuesto a compartirlos si el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas u otro organismo establece una investigación imparcial. En ese sentido, aseguró que le preocupaban los informes de que «fosas comunes» están siendo destruidas como parte de un encubrimiento continuo de Irán.


Civiles iraníes durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en 1988.
(Twitter)

«Creo que ha llegado el momento y es muy importante, ahora que el Sr. Raisi es el presidente (electo), que se empiece a investigar lo que ocurrió en 1988 y el papel de los individuos»

Javaid Rehman, investigador de la ONU

«Creo que ha llegado el momento y es muy importante, ahora que el Sr. Raisi es el presidente (electo), que se empiece a investigar lo que ocurrió en 1988 y el papel de los individuos», expresó Rehman desde Londres, donde enseña derecho islámico e internacional.

Una investigación redundaría en interés de Irán y podría dar un cierre a las familias, dijo, y añadió: «De lo contrario, tendremos serias dudas sobre este presidente y el supuesto papel que ha desempeñado históricamente en esas ejecuciones».

Raisi, un juez de línea dura, está sometido a sanciones por un pasado que incluye lo que Estados Unidos y activistas dicen que fue su participación como uno de los cuatro jueces que supervisaron los asesinatos de 1988. Amnistía Internacional cifró el número de ejecutados en unos 5.000, afirmando en un informe de 2018 que «la cifra real podría ser mayor».


El presidente electo de Irán, Ebrahim Raisi.
(AP)

El mandatario iraní, al ser consultado por las acusaciones, comentó: «Si un juez, un fiscal, ha defendido la seguridad del pueblo, debe ser alabado… Estoy orgulloso de haber defendido los derechos humanos en todos los puestos que he ocupado hasta ahora». Irán nunca reconoció que se produjeran ejecuciones masivas bajo el mandato del ayatolá Ruhollah Jomeini, el líder revolucionario fallecido en 1989.

«La escala de las ejecuciones que escuchamos implica que era parte de una política que se estaba llevando a cabo…», denunció Rehman sobre el asunto. También dijo que nunca hubo «una investigación adecuada» sobre la matanza de manifestantes en noviembre de 2019, cuándo sucedieron los disturbios políticos más sangrientos desde la revolución islámica de 1979.


Una ceremonia en conmemoración de los iraníes ejecutados en 1988.
(AFP)

Irán nunca reconoció que se produjeran ejecuciones masivas bajo el mandato del ayatolá Ruhollah Jomeini, el líder revolucionario fallecido en 1989.

 

​Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/medio-oriente-mundo/article/r13b1COn00