El ejército libanés, al borde del colapso económico


Joseph Aoun, jefe del ejército del Líbano.
(AP)

La grave crisis del país se refleja en la necesidad de alimentos y medicinas para los soldados. Pedidos de ayuda internacional y un conflicto político sin soluciones a la vista.

Joseph Aoun, comandante del ejército del Líbano, se pronunció este jueves sobre la crisis sin precedentes que afronta el país desde hace varios meses, y el dramático impacto que genera esto en las fuerzas de seguridad: faltante de alimentos, atención médica y salarios destruidos.

“Estamos haciendo lo imposible para aliviar el sufrimiento y la angustia de nuestros soldados”, admitió Aoun en una conferencia para buscar asistencia, auspiciada por Francia y apoyada por la ONU, en la que participaron representantes de 20 países. “Recurrimos a nuestros aliados para que llegue la ayuda, estoy listo para ir hasta el fin del mundo para que nuestros militares se mantengan de pie”, agregó.


La cruda realidad del ejército del Líbano.
(AFP)

A diferencia de conferencias anteriores, en las que Líbano pidió asistencia para obtener armas y equipamiento militar, esta vez el objetivo del encuentro fue informar sobre la devastadora situación de las fuerzas. Una fuente del ejército francés le reveló a la AFP que Líbano busca harina, leche, combustible, medicinas y repuestos para sus fuerzas.

Aoun advirtió que “el deterioro de la economía del Líbano conducirá al colapso de sus instituciones” y que si esta desgracia se refleja en el ámbito militar el país quedará expuesto en términos de seguridad. “El ejército es la última institución que sobrevive y es la garantía de estabilidad en Líbano y la región”, dijo.

A diferencia de conferencias anteriores, en las que Líbano pidió asistencia para obtener armas y equipamiento militar, esta vez el objetivo del encuentro fue informar sobre la devastadora situación de las fuerzas.

El líder militar elogió “la determinación, perseverancia, disciplina y fe” de los soldados libaneses que sufrieron una caída dramática de sus salarios debido a la devaluación de la libra libanesa, una moneda que durante la crisis perdió el 90% de su valor. El salario básico de un soldado libanés es de 1,2 millones de libras mensuales, equivalente a unos 80 dólares en el mercado negro. La devaluación también afectó seriamente a la provisión de alimentos, atención médica y misiones operativas del ejército.

Durante la conferencia Zeina Akar, ministra de Defensa del Líbano, se sumó a las advertencias de Aoun y señaló a los participantes la importancia de la tarea del ejército contra el terrorismo en el país y la cooperación con las fuerzas de la ONU en la frontera con Israel.


Protestas en el Líbano debido a la grave crisis política y económica.
(AP)

El jueves, en simultáneo a la conferencia, el Banco Mundial advirtió que el ejército libanés afronta dificultades económicas sin precedentes, y que el país se enfrenta a una de las peores crisis que se ha visto en el mundo en los últimos 150 años. Además de la caída del valor de la libra libanesa respecto al dólar, los precios de los alimentos en los supermercados no paran de crecer y las largas filas en las gasolineras generan tensión entre los ciudadanos.

Esta semana sindicatos libaneses se declararon en huelga y protestaron en las calles por la difícil situación económica, acompañada de una crisis política en la que los partidos que componen el parlamento no logran acuerdos para formar un gobierno de emergencia, luego de la explosión en el puerto de Beirut que generó la renuncia del entonces primer ministro Hassan Diab.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/medio-oriente-mundo/article/HkW11oMqi00