El niño que sobrevivió al accidente del teleférico en Italia fue informado de la muerte de sus padres


Equipos de rescate en el lugar de la caída del teleférico
.
(EPA)

Los medios italianos reportaron que Eitan Biran, de cinco años, único sobreviviente de la tragedia en la que murieron 14 personas, evoluciona de manera favorable y de a poco está recibiendo la información de lo sucedido de parte de familiares y psicólogos.

Dos semanas y media después de la tragedia del teleférico en Italia, Eitan Biran, de 5 años, permanece hospitalizado en Turín y ya fue informado de que sus padres fallecieron en el accidente. Los medios italianos informaron hoy (miércoles) que el niño recibió la información de que sus padres, Amit y Tal, no sobrevivieron al accidente. Además de ellos, también fallecieron en el hecho su hermano menor y sus bisabuelos, junto al resto de los 15 ocupantes del teleférico.


La familia Biran y las secuelas del accidente.
(Facebook/AFP)

“A Eitan se le está explicando lo sucedido de la forma acordada por los médicos, especialistas y familiares»

Abogada de la familia

«Eitan está recibiendo de a poco la información de lo que sucedió, a través de su familia y psicólogos cercanos a él», informó el sitio web Corriere della Sera. La abogada de la familia aclaró que “se le está explicando lo sucedido de la forma acordada por los médicos, especialistas y familiares. Es un proceso muy largo y delicado».

Según el informe, la condición de Eitan continúa mejorando, pero aún no está claro cuándo podrá dejar el hospital. Mientras tanto, su tía Aya, la hermana de su padre, fue nombrada su tutora.


Amit y Tal Biran y sus dos hijos, Tom y Eitan
(Facebook)

En un principio, los investigadores de la tragedia pensaron que podría haberse tratado de un error humano que provocó que el sistema de frenos del teleférico no funcionara. Sin embargo, una investigación posterior reveló que personal del lugar, que ya fue detenido, había instalado intencionalmente un mecanismo conocido en lenguaje profesional como «horquilla», que evita que el freno accione el sistema de emergencia en caso de que el cable se rompa.

El cable, según los detalles de la investigación, se rompió justo antes de que la cabina llegara a la última parada en la montaña, a una altitud de unos 1.400 metros. La cabina alcanzó una velocidad de unos 100 km/h sin que nada la detenga, hasta que se desprendió del cable y cayó al vacío desde una altura de más de 50 metros contra la ladera de la montaña y desde allí rodó hasta detenerse contra unos árboles.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/actualidad/sociedad-informacion-general/article/S1c22N0q00