Sigue los pasos de Jesús a lo largo del Camino de Emaús

Un nuevo sendero panorámico conduce desde Abu Ghosh al parque Ayalon Canadá siguiendo una ruta descrita en el Evangelio de Lucas.

Senderistas por el Camino de Emaús. Foto: Saxum Ltd (CC)/Gabriela Kustner

Según el Evangelio de Lucas, tras su resurrección Jesús se encontró con dos discípulos en el camino que iba desde Jerusalén al pueblo de Emaús Nicopolis ubicado unos 30 kilómetros al oeste donde hoy se halla el parque Ayalon Canadá.

Supuestamente, al principio, los discípulos no habrían reconocido a Jesús y cuando llegaron a Emaús lo invitaron a pasar la noche. Fue cuando se sentaron a comer juntos que comprendieron con quién habían estado caminando.

El nuevo Camino de Emaús es una nueva ruta de senderismo recientemente inaugurada que les permite a los excursionistas seguir los pasos de esa historia bíblica.

El sendero empieza en el punto medio entre Jerusalén y Emaús, cerca del pueblo de Abu Ghosh, lo que acorta la distancia total a unos 18 kilómetros.

Hoy, esta alternativa es una de las rutas más lindas y menos transitadas de las colinas de Judea y es ideal para viajeros que buscan una excursión algo fuera de lo común y al margen de su interés por el hecho histórico.

Centro de visitantes de Saxum

El camino comienza justo después de la entrada al Centro de visitantes de Saxum en el extremo norte de Abu Ghosh.

El Foro Internacional Saxum, una ONG sin fines de lucro con sede en Roma, dirige el centro y también alberga un museo de última generación dedicado a la vida de Jesús. Se trata de un recorrido multimedia con mapas y modelos, pantallas táctiles interactivas y proyecciones 4D con descripciones de sitios sagrados en distintos períodos de tiempo.

También hay una capilla y una sala de conferencias con capacidad para 80 personas.

El centro abrió a fines de 2019 y debido a la pandemia aún no ha recibido a peregrinos cristianos.

Según el Ministerio de Turismo, más de la mitad de los 4,5 millones de turistas que visitan Israel cada año, son peregrinos cristianos,

Un sendero de cuatro brazos

El Camino de Emaús tiene cuatro tramos.

Para empezar de la mejor forma, conviene descender por el sendero negro hacia el arroyo Nahal Yitla, una corriente rodeada de increíbles y altas colinas altas a ambas márgenes (a la derecha se ve el monte Har HaRuach, Molino de Viento, en español).

Luego, seguir derecho cinco kilómetros y luego hacer un brusco giro en U para ascender hacia una pequeña área para picnic al oeste de Nevé Ilan.

El ascenso es realizado por un camino pavimentado, que no será muy pintoresco pero es el más breve. En general, el paisaje está repleto de olivos y almendros y muchas flores silvestres.

Un marcador en el bosque de los Países Bajos. Foto: Brian Blum

Los siguientes cinco kilómetros siguen por el sendero rojo hacia el oeste acompañado de increíbles vistas de Nahal Ilan. En pocos metros se ingresa al bosque de los Países Bajos. Los letreros allí están en hebreo, inglés y holandés.

Vale la pena hacer una parada en Horvat Matzad, una estación usada durante los períodos romano y bizantino. Desde allí es posible ver todo el camino a Tel Aviv en ambas direcciones y el famoso restaurante “Elvis” de Israel, un santuario local para el rey del rock con una enorme estatua en el estacionamiento de la estación de servicio adyacente.

Vista de Tel Aviv desde el Camino de Emaús. Foto: Brian Blum

Tras una corta caminata, será el momento de llegar a una sección de altas losas cilíndricas altas que pueden traer a la mente al Stonehenge británico.
En la antigüedad, una “milla” romana correspondía a mil pasos dobles, unos 1.500 metros.

La carretera, construida y usada originalmente por los romanos, conectaba Jerusalén con el puerto marítimo de Yafo.

Este es el momento de girar a la izquierda en el sendero azul para llegar al automóvil que habíamos aparcado en la estación de servicio Sha’ar Hagay Paz, lo que reduce unos siete kilómetros del total.

Esta parte de la caminata lleva poco más de tres horas. Conviene asignar de cuatro a cinco horas para la caminata completa de 18 kilómetros.

Valle de los Manantiales

De continuar por el sendero rojo (que pronto se convierte en verde luego de un breve intermedio en un sendero negro), habríamos pasado el pueblo desierto de Deir Ayyub, la “cresta de artillería” (llamada así porque había batallón estacionado allí durante la Guerra de Independencia de 1948), la antigua fortaleza de Khirbet el’Aqed, y finalmente un camino de dos kilómetros a través del Parque Ayalon Canadá.

Senderismo por el Camino de Emaús. Foto: Brian Blum

En ese último tramo, que atraviesa la principal atracción del parque Ayalon, Ayalon, Emek HaMayanot (Valle de los Manantiales), incluye la mayoría de los sitios arqueológicos a lo largo del camino.

Hay una casa de baños romana, un antiguo lagar, un depósito de agua cuadrado que data del período del Segundo Templo (probablemente una mikve o baño ritual judío), una tumba monolítica tallada en un solo bloque de piedra y sendas cuevas funerarias. La última parada del recorrido es el monasterio de Emaús Nicopolis.

En este caso es recomendable comenzar la caminata desde Abu Ghosh porque desde allí es prácticamente cuesta abajo. Pero si no sobra el tiempo, mejor estacionar en el extremo occidental del sendero en el parque Ayalon y caminar hacia adentro y hacia afuera.

El único letrero del Camino de Emaús. Foto: Brian Blum

El Camino de Emaús no está marcado de forma oficial como tal debido al último tramo entre el parque Ayalon Canadá y el monasterio de Emaús Nicopolis, que alberga una comunidad católica llamada las Bienaventuranzas.

“El Camino de Emaús es un sendero corto, por lo que puede ser parte de una a peregrinación normal”, afirmó Henri Gourinard, profesor de geografía histórica e historia del Cercano Oriente en el Instituto Polis de Jerusalén.

Su guía ilustrada de 50 páginas del Camino de Emaús describe claramente la ruta y las ruinas a lo largo del camino.

Gourinard le dijo a ISRAEL21c que, para que el Fondo Nacional Judío marque oficialmente el sendero, este debe ser seguro.

Desde el parque Ayalon Canadá hasta el monasterio, el único acceso es un corto tramo en una carretera sin márgenes.

Para el caso, Gourinard recomienda conducir en lugar de caminar los cien metros.

Judas Macabeo

Emaús fue el sitio donde Judas Macabeo (famoso en la epopeya de Janucá) derrotó al ejército seléucida sirio en 166 a. C.

Luego del declive del período hasmoneo en el 47 a. C., Emaús se convirtió en la capital regional. El nombre cambió a Nicópolis cerca del año 220 EC cuando se actualizó al estado de una ciudad griega (“polis”).

Nicópolis significa “ciudad de la victoria” pero el sitio fue abandonado en 639 EC después de la “Plaga de Emaús”.

Senderistas por el Camino de Emaús. Foto Saxum Ltd (CC)/Gabriela Kustner

La guía de Gourinard está repleta de detalles históricos. Esto es ideal ya que el experto recibió hace poco su licencia de guía turístico y hoy espera que los turistas regresen para poder guiarlos por su querido Camino de Emaús.

Para más información, incluido un mapa de senderos con zoom, visitar el sitio web del Centro de visitantes de Saxum. Y bien vale detenerse al comienzo de la caminata para conseguir una copia de la guía de Gourinard.

Para realizar más caminatas de inspiración cristiana en Tierra Santa, es ideal visitar el Camino de Jesús de 65 kilómetros desde Nazaret hasta Capernaum cerca de Tiberíades en el área de Galilea.

“La diferencia es que el Camino de Emaús puede recorrerse en medio día. Es una buena forma de terminar una peregrinación y meditar antes de regresar”, señaló Gourinard.

 

Fuente: Israel 21C
https://es.israel21c.org/sigue-los-pasos-de-jesus-a-lo-largo-del-camino-de-emaus/