Más de un año después del accidente, Israel se prepara para enviar 3 naves espaciales a la Luna

Por Viva Sarah Press

La última foto de la luna tomada por Beresheet antes de estrellarse, el 11 de abril de 2019. Foto vía SpaceIL e IAI

La comunidad científica y tecnológica de Israel tiene los ojos puestos nuevamente en la luna.

SpaceIL, en cooperación con Industrias Aeroespaciales de Israel y la Agencia Espacial Israelí del Ministerio de Ciencia y Tecnología, inició recientemente el proyecto Beresheet 2, una misión espacial para continuar la misión lunar 2019 de la primera nave espacial de Israel.

El más reciente proyecto espera poner un orbitador y dos módulos de aterrizaje en la superficie lunar en 2024.

Beresheet 2 está diseñado como un sistema que en realidad consta de tres naves espaciales: una nave espacial en órbita, a la que están conectadas dos naves espaciales. Una vez capturada por la luna, la nave espacial en órbita liberará las dos naves espaciales destinadas a aterrizar en la luna, en diferentes momentos y en diferentes lugares de aterrizaje. Cuando cada una de ellas realiza una tarea científica diferente”, le dice a NoCamels Kfir Damari, cofundador de SpaceIL.

«Estamos apuntando alto con Beresheet», dijo el director ejecutivo de SpaceIL, Shimon Sarid, en la ceremonia de lanzamiento en la Residencia del Presidente la semana pasada. “No solo al espacio exterior, sino al futuro a largo plazo del Estado de Israel. Lo haremos aumentando la curiosidad y la esperanza, la capacidad de soñar y realizar y mediante el fortalecimiento de la educación tecnológica, la investigación, la ciencia y la ingeniería para los estudiantes israelíes.

 El presidente israelí Reuven Rivlin presenta los planes para un módulo de aterrizaje lunar de SpaceIL e IAI el 9 de diciembre de 2020. Foto: Haim Zach / GPO

«Al hacerlo, aseguraremos la movilidad tecnológica de Israel para los estudiantes de hoy que son los científicos e ingenieros del mañana», dijo.

Aunque el Beresheet original – la palabra hebrea para «Génesis» – se estrelló contra la superficie lunar luego de fallas en el motor en 2019, logró su misión de encender una nueva generación de ingenieros, innovadores y soñadores para mirar hacia el espacio exterior.

“Space IL está diseñado para crear una inspiración educativa y científica para toda una generación de estudiantes israelíes, a través de proyectos desafiantes y emocionantes en el espacio exterior. El proyecto Bereshit realizó esta misión de una manera extraordinaria, que ciertamente puede definirse como el efecto Apolo Israelí”, dice Damari. «Basándonos en estos logros, decidimos continuar ampliando el efecto Bereshit a través de un programa nuevo, desafiante y emocionante».

«Hace apenas un año y medio, estábamos aquí juntos, cuando Israel contuvo la respiración y miró hacia las estrellas», dijo el presidente israelí Reuven (Ruvi) Rivlin en la ceremonia, que incluyó la participación en línea de escolares, estudiantes y voluntarios de los seis centros espaciales de todo el país.

“Observamos ansiosamente la nave espacial Beresheet en su histórico viaje a la luna. Vimos su largo viaje, quedamos maravillados con los investigadores y nos enorgullecemos del atrevimiento y la habilidad israelíes que florecieron aquí y en el trabajo pionero de Space IL. Nos decepcionó y nos dimos cuenta de que teníamos que empezar de nuevo desde el principio. Hoy, emprendemos un nuevo camino, familiar pero diferente, al final del cual esperamos aterrizar tres naves espaciales de manera segura en la Luna”, dijo Rivlin.

La misión original fue notable porque casi todo lo relacionado con la nave espacial no tripulada iba en contra de las convenciones.

Comenzó como un sueño de tres jóvenes ingenieros – Damari entre ellos – y no como un programa del gobierno, lo que la convirtió en la primera sonda espacial financiada con fondos privados en tratar de llegar a la luna. Su planificación y desarrollo costó solo $ 100 millones, mientras que otras misiones espaciales en el pasado han costado miles de millones de dólares. La construcción de la nave espacial a partir del desarrollo a gran escala tomó solo cuatro años.

Entonces, tiene sentido que la misión más nueva, Beresheet 2, tenga la intención de crear un nuevo estándar y se esfuerce por colocar tres dispositivos en la Luna en solo cuatro años a partir de ahora.

Mientras que las superpotencias China, Rusia y Estados Unidos solían tener las llaves del espacio, las recientes misiones más pequeñas como las de Israel, India y las exploraciones espaciales comerciales están abriendo nuevas fronteras.

“Estamos iniciando un nuevo camino, familiar pero diferente, al final del cual esperamos aterrizar tres naves espaciales de manera segura en la luna. Este proyecto ampliará los límites del conocimiento humano con experimentos científicos innovadores, ayudándonos a comprender mejor el universo en el que vivimos”, dijo Rivlin.

El plan para Beresheet 2, además de enviar tres naves espaciales a la Luna, es dejar un dispositivo en la Luna para recopilar datos y realizar experimentos científicos.

«La nave espacial en órbita continuará su viaje alrededor de la luna durante varios años y se utilizará para realizar misiones científicas y educativas, mientras realiza trabajos interactivos, entre los estudiantes y la nave espacial», explica Damari. «Este programa se basará en las tecnologías desarrolladas en el programa Bereshit y en un proceso completo de aprendizaje de lecciones».

El plan para Beresheet 2 es aterrizar sus tres partes – un orbitador y dos módulos de aterrizaje lunares – en diferentes partes de la luna. La idea es dejar un dispositivo en la luna para recopilar datos y realizar experimentos científicos.

La primera misión de Beresheet cautivó al mundo con su innovación y experiencia tecnológica y de ingeniería.

“El sistema de control de navegación y el simulador se desarrollaron desde cero y son muy sofisticados”, dijo a NoCamels Opher Doron, gerente general de la División Espacial del IAI, el año pasado.

La misión más reciente, que acaba de ser lanzada, también planea incluir nuevas tecnologías asombrosas.

«La tecnología innovadora y revolucionaria, que despierta la imaginación y enfrenta los desafíos tecnológicos, es una parte integral de la experiencia del IAI», dijo Boaz Levy, director ejecutivo del IAI.

“IAI incorporó a Israel al pequeño club de naciones espaciales, y vemos la continuación de nuestra asociación con SpaceIL como algo natural. Las capacidades tecnológicas avanzadas del IAI llevaron a Israel a su misión histórica a la luna, y estamos felices de unirnos a nuestros socios SpaceIL en la próxima misión – Beresheet 2″, agregó.

El IAI continuará liderando la industria espacial de Israel para desarrollar nuevas tecnologías basadas en su ingeniería y conocimiento, sus capacidades y capital humano, que son los mejores en Israel”, dijo Levy.

“El Ministerio de Ciencia y Tecnología y la Agencia Espacial Israelí se enorgullecen de ser socios en el segundo capítulo de la misión Beresheet. Esta es una iniciativa innovadora e inspiradora, con innovadores decididos que son un ejemplo para todos aquellos que miran hacia el futuro”, dijo el Ministro de Ciencia y Tecnología Yizhar Shai.

«A través del aumento de la curiosidad y la esperanza, la capacidad de soñar y realizar, y mediante el fortalecimiento de la educación tecnológica, la investigación, la ciencia y la ingeniería entre los estudiantes israelíes», dice Damari, Israel puede «preservar su liderazgo tecnológico, que obtiene su poder de los estudiantes de hoy – los científicos e ingenieros del mañana».

La cooperación internacional también jugará un papel en la nueva misión Beresheet, con al menos siete países expresando interés en participar en el nuevo lanzamiento. Shai indicó que el tema también se ha planteado en conversaciones con funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos.

«No tengo ninguna duda de que Beresheet una vez más despertará nuestra imaginación, redefiniendo los límites de lo posible y asegurando el estatus de Israel como una potencia de innovación», dijo Shai.

Damari dice que el plan es “colaborar con otros países, liderados por Israel, de una manera que amplíe los círculos de educación e inspiración, en países que buscan el espacio, buscando un punto de apoyo en el espacio exterior. Se hará hincapié en los países donde este tipo de cooperación ayudará a promover y fortalecer la paz regional y los procesos de normalización”.

Estas últimas semanas han visto numerosos titulares relacionados con el espacio de todo el mundo. Este mes, la NASA nombró a 18 astronautas para entrenar para su primera misión de alunizaje desde 1972. El mes pasado, Israel anunció que enviaría un segundo astronauta al espacio exterior como parte de una misión internacional.

“Lanzar Beresheet en este momento, cuando el mundo está lidiando con una crisis de salud como nunca se ha visto, no debe darse por sentado”, dijo Rivlin. “A la sombra del virus, nos queda claro cómo grandes conceptos como la ciencia, la medicina y la investigación pueden sacudir fundamentalmente los cimientos sobre los que vivimos. Nos queda claro cuánto tenemos que aprender, no solo en planetas distantes y en galaxias ilimitadas, sino aquí en nuestro planeta”.

El presidente también habló sobre una oportunidad para una nueva perspectiva del mundo durante este tiempo, cuando se crea una “nueva normalidad” todos los días.

“Creo que el lanzamiento de Beresheet 2, más allá de ser un evento histórico y conmovedor en la historia del Estado de Israel, también es una oportunidad para dar una nueva mirada. Es una oportunidad para recordarnos nuestra responsabilidad con el planeta Tierra. La responsabilidad que tenemos de garantizar la salud del planeta en el que vivimos y la salud de todos los que viven en él”, dijo Rivlin. «Nuestra responsabilidad de garantizar que lo que hacemos hoy permitirá una vida buena y sostenible para las generaciones futuras».

«¿Regresaremos a la luna?» Damari pregunta retóricamente. «La respuesta es sí»

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: NoCamels
https://nocamels.com/2020/12/israel-land-3-spacecraft-moon-spaceil/