Impresionantes vistas desde la ciudad natal de Goliat muestran su antigua importancia estratégica

El ascenso rocoso a Tel Tzafit, que se cree que es la ciudad bíblica de Gat, está salpicado de follaje colorido que conduce a un mirador panorámico a lo largo y ancho de Tierra Santa.

Por Aviva y Shmuel Bar-Am

Los acantilados blancos debajo del sitio de Blanche Garde en Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Los acantilados blancos debajo del sitio de Blanche Garde en Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Un cardo mariano encontrado a lo largo del camino que conduce a Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

El inicio del sendero a Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Los acantilados blancos debajo del sitio de Blanche Garde en Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Excavaciones en Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Flores a lo largo del camino hasta la cima de Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

En un artículo de 2008, el New York Times informó sobre un descubrimiento arqueológico inusualmente interesante: el entierro de 10 burros en un complejo funerario de 3.000 años de antigüedad al sur de El Cairo.

«Cuando se considera el hecho de que los burros eran venerados en el mundo antiguo, no es realmente tan sorprendente», señala el Dr. Aren Maeir, director de excavaciones en Tel Tzafit, que muchos consideran la ciudad filistea de Gat de la Biblia.

De hecho, agrega Maeir, los restos de burros traídos a la tierra de Israel desde Egipto también se encontraron en las excavaciones de Tel Tzafit. Las bestias de carga pueden ser tan adorables como los perros, y los huesos de burro en Tel Tzafit fueron descubiertos enterrados con reverencia debajo de casas que datan de miles de años atrás.

Se supone que filisteos navegaron a la Tierra de Israel en el siglo XIII AEC y se mezclaron con los nativos. Junto con su propio tipo específico de alfarería, los filisteos tenían hábitos alimenticios que diferían de los de los lugareños con quienes compartían sus asentamientos. Por ejemplo, los filisteos aparentemente disfrutaban del jamón y el cerdo, porque importaban cerdos a la Tierra de Israel. También cocinaban con plantas cuyos méritos nutricionales aún no habían sido descubiertos por los otros habitantes del país.

La vista desde lo alto de Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

En la Biblia se mencionan cinco ciudades habitadas principalmente por filisteos: Ascalón, Gaza y Asdod en la costa; Ecrón y Gat en el interior. De todas ellas, Gat es la más famosa, ya que fue el hogar de Goliat, el gigante que fue derribado por la honda de un joven David en el valle de Ela. También, por supuesto, porque David se mudó a Gat cuando huía de la ira del rey Saúl.

Un letrero en la parte superior de Tel Tzafit señala todas las ciudades antiguas de importancia estratégica: Gaza, Ascalón, Asdod y Ecrón. (Shmuel Bar-Am)

Aunque el nombre de Gat aparece en docenas de pasajes bíblicos, de repente desaparece de las páginas del libro. Eso se debe a que Gat fue aniquilada por el rey Hazael de Damasco en el siglo VIII AEC (2 Reyes 12:17).

Sin embargo, en su apogeo, Gat fue la ciudad más grande de la Tierra de Israel. También es uno de los sitios arqueológicos más grandes del país. Las excavaciones dirigidas por Maeir en Tel Tzafit se llevaban a cabo durante casi 25 años cuando se produjo la pandemia de COVID-19 y se detuvieron las excavaciones.

El sitio de excavación en Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Hoy Tel Tzafit, entre Ascalón y Beersheba, es un parque nacional, con un sendero circular bordeado de vegetación natural y una variedad de flores silvestres, animales y aves.

Si bien tanto el ascenso como el descenso son rocosos y pueden ser difíciles incluso con bastones de senderismo, vale la pena el esfuerzo si puedes manejar la caminata. Desde la cima de la colina hay una vista única e impresionante de Israel desde Ramala en el norte hasta Gaza en el sur, al este hasta las colinas centrales, pasando por Hebrón en el sureste y todo el camino hacia el oeste hasta Tel Aviv y el mar Mediterráneo.

Conquistando la rocosa subida a Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Esta asombrosa vista explica la importancia estratégica que cada una de las ciudades mencionadas tenía para este lugar, ya que sus ocupantes dominaban la mayor parte de la llanura costera, las colinas de Judea y los importantes cruces de caminos de norte a sur y de este a oeste.

Además, la tierra aquí es rica y fértil, con abundante agua parcialmente suministrada por el río Ela. La vida en Gat era buena, ya que la ciudad natal de Goliat era una grande y próspera, un importante centro comercial que producía aceite y vino junto con tejidos textiles.

Descansando de la subida después de llegar a la cima de Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Aunque había personas que vivían aquí durante el período Calcolítico, hace unos 6.000 años, Gat se mencionó por primera vez en fuentes escritas durante la Edad del Bronce tardía (siglo XIV AEC). En ese momento, las ciudades-estado estaban gobernadas por el faraón egipcio, quien recibía cartas de queja cada vez que había una disputa o pelea entre ellas. Entre ellas se encontraban misivas de Gat.

Después de la caída de la Gat filistea, los judíos se mudaron y permanecieron allí hasta que la ciudad fue tomada por Hazael a fines del siglo VIII AEC y por los babilonios en el 604 AEC. Y aunque finalmente los romanos y bizantinos se asentaron en la colina, Gat solo volvió a algo de su antigua gloria después de que los cruzados conquistaron la Tierra de Israel en 1099. Las fuerzas cristianas construyeron una fortaleza en la cima, sobre laderas salpicadas de acantilados blancos y escarpados, y la llamaron Blanche Garde (Fortaleza Blanca). Después de que Saladino conquistó la Tierra de Israel de los cruzados, surgió una aldea árabe alrededor de la fortaleza destruida. El pueblo se llamó Tel es-Safi – Cerro Puro.

Con la pérdida de su nombre antiguo, determinar la ubicación exacta del Gat bíblico se convirtió en una tarea difícil para los arqueólogos israelíes. Qiryat Gat, cerca de Ascalón, fue fundada cerca de un sitio que se presume que es la antigua Gat, pero hoy, dice Maeir, no hay disputa sobre su ubicación en Tel Tzafit.

El arqueólogo Aren Maeir (izquierda) supervisa una capa de destrucción del 830 AEC. en el Proyecto Arqueológico Tel Tzafit / Gat, julio de 2018 (Amanda Borschel-Dan / Times of Israel).

Cuando Hazael decidió tomar Gat, sitió la ciudad. Y para asegurarse de que ninguno de sus habitantes escapara, construyó una enorme trinchera, la más antigua de su tipo en el mundo. Tel Tzafit estaba aislado en el norte por el río, por lo que la trinchera de asedio se construyó en sus otros tres lados. Para dificultar aún más la huida y proteger a sus tropas, utilizó los más de 14 millones de litros (aproximadamente 50.000 pies cúbicos) de tierra y piedra caliza excavados por sus soldados para aumentar las orillas exteriores. Se agregaron torres a lo largo del foso. El destino de Gat estaba sellado.

Entre la vegetación que bordea los senderos se encuentran las ortigas (llamadas sirpad en hebreo). Si bien su veneno es útil en la preparación de ungüentos calmantes que ayudan con la artritis y otras enfermedades, tocarlas puede provocar picazón, enrojecimiento e inflamación de la piel.

Ortigas salpican el camino hasta la cima de Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Otras plantas, y las muchas flores en las laderas, son más amigables. La más inusual es el arum de la Tierra de Israel (también llamado Palestino), con una gran flor púrpura aterciopelada.

Los cardos marinos son de un púrpura brillante, mientras que el ojo de perdiz es roja brillante y se parece mucho a la gota de sangre.

El arum de Palestina se lo encuentra cerca de Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Un árbol solitario cerca del comienzo del sendero es el azufaifo o espina de Cristo –  shezaf matzui en hebreo. En la tradición árabe, el azufaifo tiene poderes mágicos y hace de casa para los fantasmas; según la tradición cristiana, la corona de espinas que los soldados romanos colocaron sobre la cabeza de Jesús estaba hecha de las ramas espinosas del azufaifo. Los nutricionistas también tienen algo que decir sobre el azufaifo: resulta que la deliciosa fruta del árbol (llamada domim en hebreo) contiene 20 veces más vitamina C que una naranja.

El azufaifo o espina de Cristo al inicio del sendero que conduce a Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

A menudo, un rebaño de ovejas pasta debajo de la colina, rodeado de garcetas blancas que hacen descansan sobre los lomos de los animales.

El rebaño probablemente pertenece a la familia el-Azi, los únicos habitantes que permanecieron en la región de Tel es-Safi después de que los otros aldeanos huyeran debido al ejército israelí durante la Guerra de Independencia en 1948. El abuelo de la familia fue de inmensa ayuda a los pioneros del cercano Kibutz Menachem cuando estaban estableciendo su comunidad en 1939. Después de la guerra, la familia recibió derechos de tierra y pastoreo en el área.

Las ovejas pastan y las garcetas disfrutan de paseos gratuitos sobre ellas en los pastos debajo de Tel Tzafit. (Shmuel Bar-Am)

Gracias al profesor Aren Maeir, director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Bar-Ilan por su orientación y ayuda con este artículo. Aquellos que deseen unirse a las excavaciones este verano del 4 al 30 de julio pueden contactarlo en arenmaeir@gmail.com.

Aviva Bar-Am es autoar de siete guías en inglés de Israel.

Shmuel Bar-Am es un guía turístico con licencia que ofrece recorridos privados y personalizados en Israel para individuos, familias y grupos pequeños.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times Israel
https://www.timesofisrael.com/stunning-views-from-goliaths-hometown-show-its-ancient-strategic-importance/