Israel lidera el ránking mundial de donantes vivos de riñón

Eitan Mor, médico del hospital Sheba de Ramat Gan.
Yariv Katz

La donación de órganos de parte de personas vivas creció un 30% durante la pandemia de COVID-19. Religiosos y ortodoxos, a la cabeza de las estadísticas.

El 4 de abril, poco después de Pésaj, se realizará el Israel el trasplante número mil auspiciado por “Matanat Jaim” (El Regalo de la Vida), una organización israelí que promueve las donaciones altruistas de riñón.

Este tipo de donaciones altruistas, en las cuales el donante está vivo y no sabe a quién dona su órgano al menos hasta que la operación se completa, es una práctica difundida especialmente en sectores religiosos nacionalistas y ultraortodoxos de Israel. Susya, un asentamiento judío cerca de Hebrón, al sur de Cisjordania, es una localidad con récord de donantes: “Allí debes disculparte por no haber donado un riñón”, bromean desde la organización fundada por el rabino Yeshayahu Haber, fallecido el año pasado tras infectarse de coronavirus.

Donante y trasplantado, días después de una operación en Israel.
(Ynet)

Benny Kashani, psicólogo, donó un riñón en julio de 2018 y contó su experiencia. “Hace unos años leí una historia en Ynet sobre un donante altruista y me conmovió mucho. También la decisión puede estar relacionada con el hecho de que hace años me convertí en un activista vegano, y en ese activismo también existe una sensación de hacer algo realmente bueno e importante”, expresó.

El donante promedio israelí es un hombre judío de 25 a 40 años y que ejerce una profesión relacionada con la educación. Las mujeres también contribuyen, aunque en su mayoría lo hacen una vez finalizada su etapa de fertilidad. Y la motivación de estos donantes es predominantemente religiosa. “El 98% de los donantes israelíes son religiosos u ortodoxos, muchos de ellos viven en asentamientos, y persiguen el precepto máximo del judaísmo que es salvar vidas”, explica Eitan Mor, director de la unidad de trasplantes del hospital Sheba de Ramat Gan. “En el mundo también hay un alto porcentaje de donantes cristianos evangélicos”, agrega sobre el vínculo directo entre la religión y las donaciones de órganos en vida.

El rabino Haber, fundador de Matanat Jaim, falleció el año pasado por coronavirus.
(Ynet)

Según el sitio web JODT, que publica regularmente estadísticas sobre donaciones de riñón en todo el mundo, Israel es uno de los cinco países con mayor cantidad de donantes vivos y ocupa el primer lugar en donaciones de riñón. “Solamente en 2020, durante el coronavirus, se registró un 30% de aumento respecto al año anterior”, señaló Judy Singer, vicedirectora de “Matanat Jaim”. “Este año hubo una semana que tuvimos nueve trasplantes y para la próxima semana están programados otros cinco”, agregó.

Según el profesor Mor, “las cifras en todo el mundo ni se acercan a las de Israel” y un ejemplo claro para comparar es Gran Bretaña: “Con una población de 60 millones de habitantes registró 130 trasplantes altruistas en ocho años. En el mismo lapso, con una población de 9 millones, aquí ya hubo más de 500 trasplantes”

Trasplante de riñón en un hospital israelí.
(Ynet)

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/actualidad/sociedad-informacion-general/article/ByD00FnPV00