El colapso del Estado libanés y la toma del poder por parte de Hezbolá en Beirut

El jefe del bloque parlamentario de Hezbolá, Mohammad Raad, y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov Foto: Ministerio de Exteriores de Rusia/Handout vía REUTERS

Una delegación oficial de Hezbolá, encabezada por el diputado libanés Mohammad Ra’ad, llegó a Moscú para una visita de tres días por invitación del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. Los representantes de Hezbolá se reunieron con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, su adjunto, Mikhail Bogdanov, representante del presidente Putin en el Medio Oriente, el asesor de seguridad nacional y miembros de la Duma, el parlamento de Rusia.

Rusia busca encontrar una solución a la crisis política del Líbano, que impide la formación de un gobierno permanente en Beirut. Amenaza con la desintegración de los controles y equilibrios subyacentes al sistema de gobierno sectario del Líbano que existe desde 1943.

En el fondo, la economía libanesa está colapsando. El Banco Central, que ha perdido su capacidad para estabilizar el tipo de cambio de la moneda local, ya ha cruzado la tasa de 15.000 liras libanesas por dólar estadounidense, perdiendo el 90 por ciento de su valor desde octubre de 2019. Las devastadoras condiciones de vida en el Líbano ya han provocado manifestaciones ira en Beirut que amenazan la estabilidad del Estado libanés.

Al mismo tiempo, Hezbolá opera un sistema de gobierno alternativo separado del gobierno central en Beirut. Incluye un sistema económico independiente, incluidos los bancos de Hezbolá con cajeros automáticos; un sistema de salud que brinda una solución parcial a la incapacidad del Estado para hacer frente a la pandemia de coronavirus; un sistema educativo independiente, que incluye jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias; una plataforma de boy-scouts; y un sistema de 32 hawzat (seminarios de estudios religiosos) e instituciones de asistencia social en todo el Líbano. La financiación de este sistema integral se estima en mil millones de dólares al año, y los fondos siguen llegando de Irán a pesar de las sanciones económicas impuestas. En palabras del propio secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah: «mientras Irán tenga dinero, nosotros tenemos dinero … Así como recibimos los cohetes que usamos para amenazar a Israel, estamos recibiendo nuestro dinero».1

El mantenimiento por Irán de Hezbolá en el Líbano no proviene de ningún objetivo altruista de apoyar a la comunidad chiíta. Gran parte de la comunidad es fiel al principio teológico de Velâyat-e Faqih, que ve al líder supremo iraní Ali Khamenei como su guardián político y religioso y a Hassan Nasrallah como su representante en el Líbano.

Expansión de la huella de Irán en el Líbano

Desde el estallido del levantamiento en Siria hace una década, Irán ha aumentado su participación en los asuntos de Hezbolá. Hassan Nasrallah se vio obligado a cumplir con las órdenes del comandante iraní de la Fuerza al-Quds, general Qassem Soleimani, y a enviar más de 8.000 combatientes para luchar contra los rebeldes en Siria. Más de 2.000 combatientes de Hezbolá regresaron en ataúdes y el doble de ellos resultaron heridos en los combates.

Funeral de un combatiente de Hezbollah muerto en el Líbano Foto: REUTERS/Ali Hashisho

Cuando el comandante de las fuerzas de Hezbolá en Siria, Mustafa Badreddine, expresó sus reservas sobre la continua participación de Hezbolá en la guerra en Siria, fue eliminado por Qassem Soleimani con el consentimiento de Hassan Nasrallah. La imagen de Mustafa Badreddine, uno de los comandantes más importantes de Hezbolá, no aparece junto a las imágenes de los comandantes militares de Hezbolá en los mítines del «Día de los Comandantes Martirizados» junto a Ragheb Harb, Abbas al-Musawi e Imad Mughniyeh.

Captura de pantalla, Nasrallah de luto por Harb, Musawi y Mughniyeh

Hassan Nasrallah es consciente del peso de la responsabilidad que Irán pone sobre sus hombros. El colapso del gobierno central en Beirut, junto con la disfunción del gobierno y los sistemas económicos, transformó al Líbano de un estado fallido a un estado de Hezbolá, donde el sistema alternativo de Hezbolá está totalmente respaldado por Irán.

Hezbolá se abstiene de asumir formalmente la estructura de gobierno, y Hassan Nasrallah comprende la importancia trascendental de tomar el poder en el palacio presidencial del Líbano en Baabda. En esta etapa, Irán tiene objetivos geoestratégicos que le impiden culminar la visión de convertir al Líbano en una república islámica como ordenó el ayatolá Khomeini. El objetivo inmediato de Irán es aprovechar la ventana de oportunidad abierta por el gobierno de Biden y volver al acuerdo nuclear en los términos de Teherán.

Sin embargo, los procesos internos en el Líbano parecen avanzar a un ritmo más rápido de lo que les gustaría a Irán y Hezbolá. En esta situación, puede surgir un escenario extremo en el que el Estado libanés caiga como una fruta madura en manos de Hezbolá e Irán haga realidad su visión de apoderarse del Líbano. Los escenarios presentan las siguientes opciones estratégicas:

  • Irán llevará buques de guerra al puerto de Beirut y se hará cargo de él. Aprovechará el control de Hezbolá sobre el aeropuerto internacional de Beirut y lo utilizará como aeródromo militar para sus propios fines. Al mismo tiempo, establecerá un aeródromo militar en Baalbek.
  • Irán enviará la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria desde Irán y Siria a las regiones libanesas de Baalbek y Baqaa, que servirán de paraguas para las milicias chiítas afganas, paquistaníes, iraquíes y yemeníes, que entrarán desde Siria. Nasrallah invitó previamente a estas fuerzas a participar en la próxima guerra contra Israel.
  • Hezbolá amenazará con que cualquier ataque contra las fuerzas iraníes y chiitas en el Líbano resultará en una respuesta en el interior de Israel con ejercito de misiles.
  • Hezbolá, con el apoyo de Irán, aumentará la producción de ojivas de precisión para misiles de largo y medio alcance.

El escenario es extremo. Sin embargo, dado el continuo deterioro de la situación en el Líbano, puede hacerse realidad, cambiar el equilibrio regional de poder y amenazar directamente a Israel.

Notas

1 https://english.alarabiya.net/features/2016/06/25/In-first-Hezbolá-s-Nasrallah-confirms-all-financial-support-comes-from-Iran

Fuente: Jerusalém Center for Public Affairs

El Gen.-Brig. (retirado) Dr. Shimon Shapira es investigador principal del Jerusalem Center for Public Affairs. Se desempeñó como secretario militar del Primer Ministro y como jefe de Gabinete del Ministro de Relaciones Exteriores. Editó el libro electrónico del Jerusalem Center Irán: del desafío regional a la amenaza global. Es el autor de Hezbolá: Between Iran and Lebanon, Dayan Center, Tel Aviv University, 2000, con cuatro ediciones.

 

Fuente: Aurora Digital
https://www.aurora-israel.co.il/el-colapso-del-estado-libanes-y-la-toma-del-poder-por-parte-de-hezbola-en-beirut