¿Serán los nuevos Rollos del Mar Muerto solo el comienzo?

Unas 600 cuevas del desierto de Judea inspeccionadas hasta ahora, dijo al ‘Post’ Eitan Klein de la Autoridad de Antigüedades de Israel un día después de la revelación del descubrimiento de los primeros fragmentos en unos 60 años.

Por Rossella Tercatin

 El sitio de los Rollos de Qumrán, conocidos como los Rollos del Mar Muerto (Foto: HADAR YAHAV)

Cientos de cuevas en el desierto de Judea aún quedan por explorar, lo que ofrece una posibilidad concreta de que surjan nuevos textos bíblicos, dijeron los investigadores de la Autoridad de Antigüedades de Israel un día después de que se dio a conocer el primer descubrimiento de este tipo en más de 60 años.

“La operación de rescate continúa”, dijo el Dr. Eitan Klein, subdirector de la Unidad para la Prevención del Saqueo de Antigüedades de la AAI. “Hasta ahora hemos cubierto alrededor del 60% o 70% del área relevante, lo que significa que todavía tenemos unos 40 km. del desierto por investigar. Creo que hay trabajo para otros dos o tres años”.

Realizada por la AAI en cooperación con el Departamento de Arqueología de la Administración Civil, la iniciativa lanzada en 2017 emplea drones y equipos de escalada para llegar a cavidades remotas e inaccesibles.

Ya se han examinado unas 600 cuevas y hay cientos más esperando, explicó Klein.

Cuando se le preguntó si cree que se encontrarán más pergaminos, dijo que realmente lo esperaba.

“Uno nunca se sabe, pero eso espero, espero que tengamos suerte”, dijo.

Klein explicó que algunas cuevas tienen claramente más potencial que otras, dependiendo de su tamaño y condiciones.

“A veces encontramos artefactos antiguos en el suelo, a veces simplemente los sentimos”, reveló el erudito.

De todas las cuevas investigadas, los arqueólogos han procedido a excavar unas 12 hasta ahora, y Klein cree que probablemente se excavarán otras 15-20 cuevas prometedoras en el futuro.

Una de las razones detrás de la iniciativa es proteger las antigüedades de los saqueadores. Los arqueólogos a menudo han encontrado sus rastros, incluidos los agujeros que cavaron y restos de basura y comida.

“Me convertí en arqueólogo porque esta profesión me conecta con mi país y mi nación”, dijo Klein. “Entrar en una cueva para encontrar trozos de pergaminos bíblicos – pensar que hace 2.000 años otros judíos los llevaron allí – me conmueve profundamente”.

El martes marcó un día histórico para la arqueología en Israel y el mundo, ya que los investigadores presentaron al público los primeros frutos de una operación de rescate para inspeccionar las cuevas del desierto de Judea donde se encontraron los famosos Rollos del Mar Muerto, principalmente en las décadas de 1940 y 1950.

Los reporteros de los principales medios de comunicación internacionales se tomaron un descanso de cubrir el desarrollo de la pandemia en Israel y la campaña electoral para reunirse en los laboratorios de la AAI en Jerusalén.

Allí pudieron admirar artefactos que datan de hace 10,000 años, incluida una canasta perfectamente conservada, objetos cotidianos del período romano y monedas que atestiguan la última vez que el pueblo judío ejerció la soberanía en la tierra antes del establecimiento del Estado de Israel. Y, por supuesto, se enteraron de nuevos fragmentos de manuscritos que contenían texto de los libros bíblicos de Zacarías y Nahúm, quizás la joya de la corona de todos los artículos descubiertos.

Los descubrimientos recientes también provocaron emoción a la Unidad de Rollos del Mar Muerto de la AAI, donde los investigadores también están ansiosos por ver si aparecen nuevos artefactos.

“Sería genial tener algunas piezas más del rompecabezas”, dijo el Dr. Oren Ableman. «Ese es obviamente el mayor sueño de los académicos en mi campo».

Según Ableman, las posibilidades de encontrar nuevos fragmentos en una cueva no son altas, pero tampoco insignificantes. Añadió que los conservadores ahora saben cómo manejar los pergaminos mejor que en el pasado y cómo conservarlos para la posteridad.

Al mismo tiempo, podría surgir material nuevo no del desierto, sino de los avances tecnológicos que han permitido a los estudiosos identificar y descifrar textos en pergaminos extremadamente deteriorados, que antes se consideraban irrecuperables.

“Esto ha representado una gran revolución en el campo”, explicó Ableman. “En el pasado, las fotografías que tenían los estudiosos no siempre eran tan buenas, y había varias partes en las que leer los textos era muy difícil. Y, de repente, gracias a las imágenes multi-espectrales, se ha hecho posible [leer] en algunos casos, incluso textos que antes se consideraban irrecuperables».

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/archaeology/dead-sea-scrolls-many-caves-left-more-biblical-texts-may-emerge-662327