«Nuestra historia»: el Museo del Pueblo Judío de Tel Aviv reabre después de una renovación de $100 millones de dólares

Renombrado como ANU, el museo tiene como objetivo resaltar la diversidad y los logros judíos durante 3.000 años: «Esta es nuestra historia y debes sentirte parte de ella».

Por Ilan Ben Zion

Los visitantes recorren el Museo del Pueblo Judío en Tel Aviv el 9 de marzo de 2021 (AP Photo / Sebastian Scheiner)

AP – Desde la reina Salomé hasta la difunta RBG (Ruth Bader Ginsburg), desde Moisés hasta Sandy Koufax, el recientemente renovado Museo del Pueblo Judío de Tel Aviv intenta la ambiciosa empresa de aglutinar casi 3.000 años de historia y tradición judía bajo un mismo techo.

El museo – anteriormente conocido como Beit Hatfutsot y recientemente denominado ANU, «Nosotros» en hebreo – reabrió sus puertas a los visitantes esta semana después de más de una década de renovaciones que costaron $ 100 millones.

Su espacio de exhibición se ha triplicado, convirtiéndolo en el museo judío más grande del mundo, dicen las autoridades. Sus antiguas galerías con dioramas y maquetas de cuando abrió por primera vez en 1978 han dado paso a exhibiciones de vanguardia con pantallas táctiles interactivas y obras de arte originales.

Cerca de un tercio de la renovación fue financiada por la Fundación Nadav del ruso-israelí Leonid Nevzlin, un ex magnate del petróleo. Otros $ 52 millones provinieron de otros filántropos y fundaciones con sede en Estados Unidos, y $ 18 millones del gobierno israelí. La hija de Nevzlin, Irina, esposa del ministro de Salud, Yuli Edelstein, es presidenta de la junta directiva del museo.

Los visitantes recorren el Museo del Pueblo Judío en Tel Aviv el 9 de marzo de 2021 (AP Photo / Sebastian Scheiner)

El museo reformado adopta un nuevo enfoque para contar la historia del pueblo judío, dijo la curadora en jefe Orit Shaham-Gover. Se centra en la diversidad de la cultura judía y los logros del pueblo judío, no solo en sus tragedias, dijo.

«Todos los que entran aquí deben verse a sí mismos sin importar el género, la denominación o el origen étnico», dijo Dan Tadmor, director ejecutivo del museo. «Esta es nuestra historia y debes sentirte parte de ella».

Dispersos a lo largo de 72,000 pies cuadrados (6,690 metros cuadrados) de galerías hay artefactos y recuerdos históricos: un jawza – un tipo de instrumento de cuerda – que pertenece a músicos iraquíes del siglo XX conocidos como los hermanos Al-Kuwaity, uno de los collares característicos de la fallecida jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg, un rollo del Libro de Ester de la España anterior a la Inquisición y una piedra tallada monumental de una sinagoga del siglo I EC a orillas del Mar de Galilea.

Un atractivo importante es la obra de arte original que destaca a figuras históricas menos conocidas como la filántropa judía otomana Dona Gracia Mendes Nasi y la legendaria reina guerrera etíope Yodit. Los visitantes pueden usar una pulsera digital para capturar elementos memorables – desde citas literarias hasta recetas y árboles genealógicos – y llevárselos a casa por correo electrónico.

Shaham-Gover, el curador, dijo que la galería de espacios abiertos de judíos contemporáneos es «una celebración de la vida, la cultura, las luces y los colores».

“El museo no es un templo silencioso”, dijo. «Se trata de la vida. Entonces vienes aquí, tienes sonidos, tienes luz y colores. Es parte de ti».

 Los visitantes recorren el Museo del Pueblo Judío en Tel Aviv el 9 de marzo de 2021 (AP Photo / Sebastian Scheiner)

Su gran inauguración se produce cuando la cuestión fundamental de quién es judío ha resurgido en la política israelí antes de la cuarta elección parlamentaria – de este mes – en dos años.

La Corte Suprema dictaminó recientemente que las personas que se habían sometido a conversiones reformistas y conservadoras al judaísmo en Israel calificarían como judíos al solicitar la ciudadanía bajo la Ley de Retorno de Israel. La decisión ha indignado al poderoso establecimiento religioso ultra ortodoxo de Israel, que durante mucho tiempo ha tenido el monopolio de las conversiones, junto con los miembros del partido gobernante Likud.

Al entrar en la galería principal, los visitantes se encuentran con proyecciones de tamaño real de judíos de un caleidoscopio de diferentes afiliaciones y estilos de vida – desde reforma hasta ultra ortodoxos y todo lo que hay en el medio – explicando cómo definen su identidad judía.

Los visitantes recorren el Museo del Pueblo Judío en Tel Aviv el 9 de marzo de 2021 (AP Photo / Sebastian Scheiner)

Anat Lieberman, de la ciudad de Ramat Gan y visitante del museo, dijo que la presentación de personas de «todos los colores del arco iris» fue conmovedora y muestra que es un museo «para todo el pueblo judío».

Tadmor evitó abordar la política del tema e insistió en que la institución no toma una postura sobre la cuestión de quién es judío.

«No somos políticos. No favorecemos ninguna denominación. Flotamos 20.000 metros por encima de todo eso», insistió. «Solo queremos asegurarnos de que todos estén representados y no salgas sintiéndote como ‘Soy transparente'».

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/tel-avivs-museum-of-the-jewish-people-reopens-after-100-million-revamp/