La toxicidad biológica es una nueva amenaza para los fumadores.

Créditos de las imagenes: Yoann Boyer.

La toxicidad biológica es una nueva y grave amenaza para la salud de los fumadores, según un nuevo estudio.

El humo del cigarrillo puede interferir con la comunicación entre las células bacterianas y, en la era de la pandemia, cualquier interferencia respiratoria significa un mayor riesgo

Un nuevo estudio publicado en la revista Talanta, examinó el efecto biológico del humo del cigarrillo, con y sin filtros. Utilizaron un modelo bacteriano llamado panel bacteriano para medir los mecanismos de toxicidad biológica por primera vez.

Descubrieron que el humo del cigarrillo afecta la comunicación entre bacterias, lo que puede afectar la población de microorganismos en el cuerpo.

El impacto en la comunicación entre bacterias tiene graves consecuencias, por ejemplo, en la formación de una condición llamada ‘biopelícula’, que protege las colonias de bacterias pulmonares.

Este hallazgo es particularmente relevante durante este período de la pandemia de COVID-19.

También puede contribuir a comprender el efecto del tabaquismo en diversas afecciones médicas, lo que explica por qué los fumadores tienen un mayor riesgo de contraer infecciones pulmonares.

Si bien los filtros reducen esa interferencia en la comunicación, aún hubo una interrupción notable por el humo filtrado.

Además, el tipo de filtro afectó el nivel de daño: los filtros más costosos hicieron un mejor trabajo.

“Cuanto más caro es el cigarrillo con filtro, menores son los niveles de toxicidad observada”, explica el profesor Robert Marks.

“El experimento demostró que el filtro es un elemento crucial para reducir el daño del tabaquismo y, por lo tanto, es necesario desarrollar mejores filtros para reducir la toxicidad”.

Además del Prof. Marks, el estudio fue dirigido por su estudiante de doctorado Tim Axelrod y la estudiante Merav Lerman.

El laboratorio del profesor Robert Marks es uno de los líderes en el uso de paneles de bacterias modificadas genéticamente para encontrar mecanismos específicos de las toxinas en una variedad de materiales y su impacto en el medio ambiente.

El humo del cigarrillo es una mezcla compleja con miles de compuestos diferentes, considerado un factor de riesgo para varias enfermedades crónicas graves, incluida la muerte prematura. Pero parece que se sabe poco desde el punto de vista de la investigación sobre la toxicidad de sus componentes en el cuerpo humano.

El estudio examinó 12 tipos distintos de cigarrillos comerciales de diferentes precios comprados en tiendas israelíes locales. Al mismo tiempo, se produjo un panel de bacterias compuesto por cuatro cepas diferentes de bacterias modificadas genéticamente de E. coli, que producen luz después de la exposición a diversas toxinas (incluida la citotoxicidad, la oxidación y la genotoxicidad).

La respuesta a la luz mostró el mecanismo de toxicidad biológica del humo del cigarrillo filtrado y sin filtrar.

Según los hallazgos del estudio, las compañías de cigarrillos, las organizaciones de investigación y los académicos pueden usar el panel bacteriano y su sistema adjunto para monitorear de manera rentable la toxicidad general de varios cigarrillos comerciales y probar su efectividad de filtro.

El Dr. Harpaz agrega: “El panel bacteriano demostró un vínculo de toxicidad entre los edulcorantes artificiales y los suplementos deportivos que los contienen, en un estudio que publicamos hace tres años en la revista Molecules“.

 

Fuente: Latam Israel
https://latamisrael.com/la-toxicidad-biologica-es-una-nueva-amenaza-para-los-fumadores/