No se observaron efectos secundarios en docenas de niños israelíes vacunados debido a factores de riesgo

El Ministerio de Salud permite la inoculación de jóvenes con afecciones específicas, así como de hijos de padres gravemente inmunodeprimidos, a pesar de la falta de datos clínicos firmes

Por personal del TOI

Vacunas de COVID-19 en Safed el 14 de febrero, 2021 (David Cohen/Flash90)

No se registraron efectos secundarios graves entre decenas de niños menores de 16 años que padecen factores de riesgo específicos de COVID-19 y a quienes Israel ha vacunado contra el coronavirus.

Los niños aprobados por las autoridades médicas para la vacunación tenían factores de riesgo conocidos que incluían obesidad, diabetes, enfermedades pulmonares y cardíacas graves, trastornos de inmunosupresión y cáncer, informó el jueves el sitio de noticias Ynet.

También se vacunó a un hijo de un padre con un trastorno de inmunosupresión grave.

El Ministerio de Salud ha recomendado vacunar a algunos adolescentes de 12 a 15 años contra el COVID-19 si padecen enfermedades subyacentes específicas. El informe no dijo si todos los niños vacunados en Israel tenían más de 12 años.

Ilustrativo: una sala en el Centro Médico Assuta en Asdod para personas infectadas con el coronavirus, 16 de marzo de 2020 (Flash90)

Cada caso individual recibió la aprobación del médico del niño y la organización de atención médica antes de obtener la aprobación final del comité de vacunas del Ministerio de Salud.

El fondo de salud Leumit ha vacunado a 11 niños, Clalit 31 y Meuhedet 55. El fondo de salud Maccabi no proporcionó datos a Ynet, pero el medio dijo que había vacunado a docenas de niños.

La decisión de Israel se produjo a pesar de la recomendación mundial de no vacunar a ninguna persona menor de 16 años debido a la falta de ensayos clínicos en esa población.

La infección entre los niños y la reapertura de escuelas son una preocupación central durante el brote del virus de la tercera ola de Israel. Los niños representan una mayor proporción de infecciones que a inicios de la pandemia, posiblemente debido a nuevas variantes de virus y al hecho de que un porcentaje significativo de adultos ha sido vacunado.

Ilustrativo: estudiantes llegan a una escuela secundaria en la ciudad de Asdod, en el sur de Israel, el 29 de noviembre de 2020. (Flash90)

El tema de la vacilación y el escepticismo sobre las vacunas también es una preocupación creciente, ya que la campaña de vacunación de Israel, líder en el mundo, se ha desacelerado en las últimas semanas. Una encuesta reciente mostró que el problema podría agravarse con la cuestión de la vacunación de los niños.

La vacuna Pfizer-BioNTech tiene aprobación de emergencia para su uso en personas mayores de 16 años, pero ha comenzado un ensayo clínico para niños de 12 a 15 años. Se espera que el fabricante de medicamentos pueda solicitar la autorización de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. para ese grupo de edad en la primera mitad de este año.

Moderna también ha iniciado ensayos para niños de 12 años en adelante, pero dice que es poco probable que tenga datos sobre niños más pequeños hasta 2022.

Un trabajador de la salud prepara las dosis de la vacuna COVID-19 AstraZeneca-Oxford el primer día de la campaña de vacunación, en Rabat, Marruecos, el 29 de enero de 2021 (AP Photo / Mosa’ab Elshamy)

La Universidad de Oxford ha anunciado un ensayo para probar su vacuna COVID-19 producida por AstraZeneca en niños de hasta 6 años.

Antes de que surgieran más cepas infecciosas del virus en el Reino Unido y Sudáfrica, los funcionarios médicos habían estimado que alrededor del 60-70 por ciento de la población debe volverse inmune – ya sea recuperándose de la enfermedad o vacunándose – para lograr la inmunidad colectiva, cuando el nivel de la inmunidad hará que el brote disminuya y finalmente termine.

Pero el director de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Sheba, el profesor Gili Regev-Yochay, dijo a principios de este mes que con cada paciente con virus infectando a más personas a medida que las variantes mutadas toman el control, un porcentaje más alto de la población – 80-90% – debe volverse inmune para lograr la inmunidad colectiva, lo que significa que no se puede alcanzar sin vacunar a los niños y adolescentes.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/report-no-side-effects-in-dozens-of-israeli-kids-vaccinated-due-to-risk-factors/