Jóvenes de todas partes de Medio Oriente confluyen en un programa tecnológico

Marruecos le dio un nuevo impulso al legado judío en su cultura.
Shutterstock

El proyecto Iniciando Juntos, lanzado por el Centro Peres por la Paz y la Fundación Edmond de Rothschild, reúne emprendedores de Israel, Egipto, Irak, Marruecos, la Autoridad Palestina y Siria. «Estamos compartiendo nuestra experiencia de vivir en la misma región», cuenta uno de los participantes del programa.

El Centro Peres para la Paz y la Innovación y la Fundación Edmond de Rothschild han lanzado un programa llamado Iniciando Juntos, en colaboración con el Centro de Desarrollo de eBay en Israel y el Centro de Ciudades Inteligentes de la Universidad Bar Ilan. El programa, de tres meses de duración, consiste en una reunión semanal de Zoom e incluye participantes de Egipto, Irak, Marruecos, la Autoridad Palestina, Siria e Israel. Tiene como objetivo ayudar a emprendedores a obtener las habilidades necesarias para convertir sus sueños en realidad.

“La pandemia cerró muchas puertas, pero también abrió otras tantas”, explicó Danielle Aviran, gerente del Centro Peres. Y añadió: «El hecho de que podamos colaborar y trabajar juntos de forma remota es realmente emocionante».

Amira (Jerusalem Este), Mahmoud (Ramallah) y Shai (Tel Aviv) hablaron con CTech.

Durante el curso, que se lleva a cabo en línea debido al COVID-19 pero también debido a restricciones políticas entre las regiones, se le ofrece a los jóvenes un espacio para aprender sobre el ecosistema tecnológico y crear su propia aplicación, producto o servicio relacionado con temas sociales como educación o representación LGBT. Si bien el programa Iniciando Juntos se ejecuta desde hace tiempo, este fue el primer año que se abrió a participantes fuera de Israel y Cisjordania.

Durante 15 semanas, los participantes observan una conferencia pregrabada de 10 a 20 minutos sobre determinado concepto o idea. Luego, mantienen una discusión en vivo con expertos en la industria de la tecnología, como Eyal Feder-Levy, CEO y cofundador de Zencity; Leora Golomb, directora de comunicación interna y marca empresarial de eBay; y representantes del Centro Peres y la Fundación Edmond de Rothschild.

La foto de portada de Facebook de Starting Up Together.

La Fundación Edmond de Rothschild, que financia el programa, cree en la creación de un ecosistema empresarial diverso al proporcionar accesibilidad a herramientas empresariales para poblaciones subrepresentadas a nivel local y mundial. “Al examinar estratégicamente los ecosistemas regionales surge una clara necesidad: construir una iniciativa regional multidisciplinaria, intersectorial, diseñada para crear un embudo empresarial representativo mientras se genera innovación sostenible con impacto social y ambiental medible”, afirmó la fundación mediante un comunicado.

Los jóvenes que participan del programa parecen dejar de lado los distintos conflictos o logros diplomáticos, como la normalización de los lazos entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Marruecos. “Cuando Jerusalem anunció el acuerdo con Rabat, con los participantes del programa debatimos de la mejor manera al respecto”, contó Shai Shalgi, uno de los directores del proyecto.

Si bien los miembros de Starting Up Together comenzaron a reunirse en línea este año, las videollamadas entre personas de diferentes regiones se ha fortalecido durante 10 años a través de un programa anterior, YaLa, destinado a conectar a israelíes, sirios, argelinos y más. “Tenemos participantes de diferentes orígenes, lo que lo hace único”, explicó Souad, uno de los participantes del programa.

Las banderas de Marruecos, Israel y Estados Unidos flamean en la cabina de un avión de El Al que aterrizó en la capital de Marruecos, Rabat.

Con sede en Marrakech, YaLa intenta ayudar a los jóvenes a inspirarse en la educación y el trabajo. “Me considero un principiante en el mundo del emprendimiento, pero tuve la oportunidad de conocer a otras personas que tenían mucha experiencia en el campo y pude aprender de ellas e inspirarme”, agregó

Otro participante del programa, Ahmad, de 26 años y nacido en Egipto, está trabajando en una startup que tiene como objetivo mejorar los anchos de banda de internet en los países árabes mediante la creación de centros en pequeñas aldeas para reuniones virtuales y físicas. «Estamos compartiendo nuestra experiencia de vivir en la misma región», afirmó para CTech cuando se le preguntó sobre su experiencia en el programa. «Es virtual, pero sientes que estás viviendo la experiencia en otros países árabes, así que me abrió los ojos», añadió.

Starting Up Together comenzó en diciembre y continuará con sus reuniones semanales hasta marzo, donde los participantes aprenderán cómo establecer contactos, promover sus ideas e ingresar a un ecosistema que actualmente está predominantemente lleno de personas del mismo país, origen o religión.

Shimon Peres, expresidente de Israel.

“Nuestra visión es dar la oportunidad y opción para que todos en el mundo se expresen y hagan oír su voz”, dijo Aviran de Peres. “Buscamos darles las herramientas para que lo hagan de la mejor manera. Trabajé para algunos años con organizaciones palestinas y organizaciones jordanas, pero nunca hablé con un chico de Siria o Irak. El hecho de que sea factible es alucinante”, añadió.

El Centro Peres fue establecido en 1996 por el expresidente de Israel Shimon Peres para ayudar a desarrollar programas que promuevan la paz en Medio Oriente. La Fundación Edmond de Rothschild (Israel) trabaja para promover la excelencia, la diversidad y el liderazgo a través de la educación superior. Ayuda con una variedad de proyectos innovadores en todo el país destinados a reducir las brechas sociales en la sociedad y fomentar el liderazgo joven.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/ciencia-y-tecnologia/article/SyZl009SWO