Cómo Irán atrajo a un disidente de Francia a su ejecución

Ruhollah Zam, ahorcado el año pasado por «sembrar corrupción» y presuntamente espiar para Francia e Israel, fue engañado para que viajara a Irak y detenido por la Guardia Revolucionaria.

Por Stuart Williams y Cecile Feuillatre

El periodista Ruhollah Zam habla durante su juicio en el Tribunal Revolucionario, en Teherán, Irán, el 2 de junio de 2020 (Ali Shirband / Agencia de Noticias Mizan vía AP).

PARÍS (AFP) – En octubre de 2019, el disidente iraní Ruhollah Zam dirigía un sitio de noticias ampliamente seguido con sede en Francia, acompañado por su familia y beneficiándose del estatus de refugiado y de seguridad en su país de exilio.

Pero poco más de un año después, el 12 de diciembre de 2020, Zam fue ahorcado en Irán, una ejecución que provocó la condena internacional.

¿Cómo había pasado Zam de la relativa comodidad de su vida en Francia a encontrarse con su muerte a los 42 años a manos del verdugo en su país de origen, a cuyos líderes había atacado en su trabajo?

Su padre, Mohammad Ali Zam, es un clérigo que todavía vive en Irán y fue, en un momento, una figura importante en las instituciones culturales iraníes.

Tan ferviente fue su apoyo a la Revolución Islámica de 1979 que derrocó al Sha que nombró a su hijo en honor a su fundador, Ruhollah Khomeini.

Los colegas y amigos de Ruhollah Zam en Francia dijeron a la AFP que había cometido el error de haber sido atraído a un viaje a Irak en octubre de 2019, desafiando sus advertencias de peligro y cayendo en una trampa para explotar su propio carácter.

«Participó en un juego peligroso al ir a Irak y perdió», dijo Mahtab Ghorbani, un escritor iraní radicado en París y refugiado que trabajó con Zam.

«Fue arrastrado a un sucio juego psicológico diseñado por este régimen».

«Sin línea roja»

Residente en Francia durante casi media década, Ruhollah Zam había atraído hasta dos millones de seguidores a su canal de Telegram Amadnews, alentando a la gente a participar en protestas durante el invierno de 2017-2018 y también publicando acusaciones a veces sensacionalistas sobre el liderazgo iraní.

En esta fotografía de archivo del 30 de diciembre de 2017 tomada por una persona no empleada por Associated Press y obtenida por AP fuera de Irán, estudiantes universitarios asisten a una protesta dentro de la Universidad de Teherán mientras la policía iraní antidisturbios les impide unirse a otros manifestantes en Teherán, Irán. El martes 30 de junio de 2020, el portavoz judicial Gholamhossein Esmaili dijo que Irán condenó a muerte al periodista Ruhollah Zam. Zam, cuyo trabajo en línea ayudó a inspirar las protestas económicas de 2017, había dirigido un sitio web llamado AmadNews que publicó videos vergonzosos e información sobre funcionarios iraníes (Foto AP, Archivo)

Como hijo privilegiado de un padre influyente, Zam disfrutó de buenos contactos en Teherán, los que mantuvo incluso después de abandonar el país tras las protestas de 2009 por las disputadas elecciones.

Primero fue a Malasia y Turquía, y luego a Francia.

“Cuando hubo guerras territoriales entre personas en el poder, recurrieron a Zam”, dijo Maziyar, un amigo y compañero refugiado iraní, que trabajó en Amadnews y pidió que no se publicara su nombre completo.

“Entregó información sin límites, no tenía línea roja, no respetaba ni al presidente, ni al líder supremo, a nadie. Incluso se rio de su propio padre «.

Pero el éxito de Amadnews y el creciente radicalismo de Zam fueron su ruina cuando Telegram suspendió la cuenta por incitar a sus seguidores a usar cócteles Molotov contra la policía.

La influencia de Zam parecía estar menguando. Incluso sus amigos comenzaron a cuestionar si estaba presionando demasiado para derrocar al régimen iraní.

«Solo y aislado»

“Ruhollah se hizo muy conocido. Abogó por el derrocamiento del régimen y tal vez comenzó a pensar en sí mismo como un líder”, dijo Hassan Fereshtyan, un abogado con sede en París que ayudó a Zam.

“Poco a poco, perdió a sus amigos”, dijo.

«Estaba solo y aislado, y parte de la oposición iraní en el exilio no confiaba en él», agregó Ghorbani.

También estaba recibiendo un número creciente de amenazas, lo que llevó a la policía francesa a brindarle protección.

Sus amigos dijeron que este fue un momento oscuro para Zam, un hombre enormemente ambicioso que temía que la presencia en los medios que había acumulado tan rápido ahora estuviera perdiendo influencia rápidamente.

El gran clérigo chiita Gran Ayatolá Ali al-Sistani en la ciudad de Najaf, en el sur de Irak, el 13 de marzo de 2019 (Oficina del Gran Ayatolá Ali al-Sistani, vía AP)

«Estaba en una posición en la que podía tomar malas decisiones y caer en la trampa», dijo Maziyar.

A mediados de octubre de 2019, apareció en la oficina de Fereshtyan en París y le dijo al asombrado abogado que iba a viajar a Irak para realizar una entrevista con el ayatolá Ali Sistani, una de las figuras más influyentes del islam chiita.

‘Es el final’

Se suponía que esta entrevista lanzaría un nuevo canal de televisión sugerido por un individuo que afirmaba ser un empresario iraní.

Sus asociados sintieron de inmediato el peligro, dada la influencia de seguridad que tiene Irán en Irak, un país de mayoría chiita, tras la invasión estadounidense de 2003.

«Grité, le dije: ‘¡Si te vas, es el final, nunca volverás a Francia!'», dijo Fereshtyan.

Y aunque Zam no dio ninguna indicación de cuándo planeaba ir, tomó el avión a Ammán y luego a Bagdad al día siguiente.

“Todos le aconsejaron que no se fuera, incluso su guardaespaldas, pero él simplemente respondió que estaba cansado de esperar”, agregó Maziyar.

“Y se fue. Tristemente.»

Zam telefoneó a su esposa desde el aeropuerto de Ammán, pero parece que lo detuvieron tan pronto como llegó a Bagdad.

Más tarde le vendaron los ojos, lo metieron en un automóvil y lo llevaron a la frontera iraní en imágenes que luego se vieron en la televisión estatal iraní.

Captura de pantalla del video del activista de oposición iraní Ruhollah Zam después de su arresto por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. (Youtube)

Su detención dentro de Irán lo vio en julio de 2020 dar una entrevista a la televisión estatal, un método utilizado con los prisioneros en Irán que los activistas consideran una confesión forzada obtenida mediante tortura.

Sentado en un sillón, en el programa «Sin Cumplidos” lo entrevistó Ali Rezvani, oficialmente periodista de la emisora estatal IRIB, pero que, según los activistas, es en realidad un interrogador de la Guardia Revolucionaria.

«Sembrar pánico»

Zam fue declarado culpable de cargos que incluían «sembrar corrupción» y espiar para la inteligencia extranjera, incluidos Francia e Israel, acusaciones que él y sus partidarios negaron con vehemencia.

Su ejecución el 12 de diciembre se produjo apenas cuatro días después de que se anunciara la confirmación del veredicto de la Corte Suprema, una prisa inusual.

Su padre escribió en su cuenta de Instagram que se le permitió reunirse con su hijo un día antes de la ejecución, sobre lo cual dijo que Ruhollah no sabía nada.

Su hija Niaz escribió en las redes sociales que su padre había llamado por WhatsApp -inexplicablemente desde un número +44 del Reino Unido – horas antes de su ejecución.

«¡Sabía que todo acababa, y lo más difícil fue que lo sabía y no podía hacer nada al respecto!» ella escribió.

Aún con dolor, la familia declinó las solicitudes de entrevistas de AFP a través de su abogado.

Estados Unidos y Europa expresaron su indignación por la ejecución, mientras que la jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, dijo que había «serias preocupaciones» de que la captura de Zam fuera de Irán «pudiera equivaler a un secuestro».

Pero el presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo que no creía que el asesinato dañara las relaciones entre Irán y Europa, y señaló que la pena capital es parte de la ley iraní.

Y para los disidentes radicados en Francia, la ejecución fue una advertencia de que no se puede garantizar su seguridad ni siquiera mientras se encuentran fuera del país.

“Con esta ejecución, querían enviar un mensaje a los leales al régimen para que no tomaran otro camino”, dijo Ghorbani. «Y también para mostrarles a los oponentes fuera de Irán su poder y sembrar el pánico entre ellos».

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/how-iran-lured-a-dissident-from-france-to-his-execution/