Marruecos-Israel-Argelia: ¿Quién traicionó a quién? – opinión

Cabe señalar que el camino emprendido por los israelíes y los marroquíes desde la década de 1960 acerca a estas dos naciones, para finalmente haber restablecido relaciones bajo los Acuerdos de Abraham.

Por Hakim Arif

El primer ministro Benjamin Netanyahu y el gabinete del gobierno formalizan el acuerdo de normalización con Marruecos. (Foto: CHAIM TZACH / GPO)

La historia nos cuenta que el sultán Moulay Abderrahmane, que reinó de 1822 a 1859, denunció la intervención militar francesa contra este territorio magrebí, luego llamado Argelia. Sin embargo, Francia había hecho una oferta muy ventajosa al rey Mohammed V: renunciar a su apoyo a la resistencia argelina contra las negociaciones sobre los territorios marroquíes saqueados. Una oferta rechazada por el soberano, que siguió apoyando la revolución.

Un siglo más tarde, el rey Mohammed V se había opuesto al régimen francés de Vichy, representante de la Alemania nazi, en su intento de someter a los judíos marroquíes al mismo destino reservado para los que vivían en Europa. Por lo tanto, hasta 250.000 judíos marroquíes escaparon del Holocausto. “Desapruebo totalmente la nueva legislación antijudía y me niego a asociarme con una medida que no apruebo. Deseo informarles que, como en el pasado, los israelitas permanecen bajo mi protección y me niego a que se haga una distinción entre mis súbditos”, afirmó el soberano alauí durante el discurso del trono de 1941. En un desafío inimaginable, el difunto rey se había preocupado previamente de invitar a notables judíos a la ceremonia, colocándolos junto a funcionarios franceses y miembros de la comisión de armisticio alemana.

Y aquí está el resto de la historia. Los judíos nunca han olvidado la actitud del rey Mohammed V. Décadas más tarde, su retrato ocupa un lugar destacado en las salas de estar de los israelíes originarios de Marruecos. En cuanto a los judíos estadounidenses, le otorgaron un premio. Para los israelíes, Marruecos es un país para entablar amistad.

En el otro extremo de la historia, las autoridades argelinas muestran una animosidad malévola hacia Marruecos. Y esto ha estado sucediendo desde los años sesenta. Su proyecto que apunta a dividir Marruecos en dos capta toda su atención. Si no tienen idea de cómo desarrollar su país y sacarlo de la depresión, al menos podrían intentar detener el desarrollo de sus países vecinos.

Cabe señalar que el camino emprendido por israelíes y marroquíes desde la década de 1960 acerca a estas dos naciones. Por lo tanto, es obvio que finalmente terminaron restableciendo sus relaciones bajo los Acuerdos de Abraham. Mientras las aerolíneas reanudaron sus vuelos entre Marruecos e Israel, la frontera terrestre entre Marruecos y Argelia permanece cerrada y no se sabe cuándo volverá a abrir.

Israel tiene la intención de aprovechar la fuerte influencia de Marruecos en África. Mientras tanto, Argelia está dedicando un esfuerzo considerable a romper esta influencia, pero en vano, deberían admitirlo. Todo en un momento en que el pueblo argelino exige un cambio de régimen, expresando su enfado contra el ejército, que lo mantiene como rehén.

Argelia ha encontrado un respaldo para apoyar su plan de destrucción: Sudáfrica. ¡Oiga! ¿no fue Marruecos el que ayudó a Nelson Mandela en su lucha contra el apartheid? Sin embargo, el líder sudafricano ha afirmado y reafirmado esta declaración en varias ocasiones.

Bueno, la moraleja de la historia es que hay dos tipos de países: los que hacen historia y los que intentan torcerla. La primera categoría ha avanzado mucho en diferentes áreas, mientras que la segunda ha desaparecido por completo (la URSS, por ejemplo) o ha continuado sobreviviendo el curso de la civilización.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post
https://www.jpost.com/opinion/morocco-israel-algeria-who-betrayed-whom-opinion-658053