Una modelo israelí apareció por primera vez en la tapa de una revista de moda árabe

La producción de fotos se hizo en el lujoso hotel «Peninsula» en Nueva York
L’Officiel Arabia

Con 19 años y siendo soldado de la Fuerza Aérea israelí, Yael Shelbia participó de una producción conjunta entre una revista de moda de Emiratos Árabes y una de Israel que en simultáneo publicaron la misma portada.

Yael Shelbia mantiene sus pies sobre la tierra. Vive una vida sencilla a pesar del éxito y la publicidad. No pierde contacto con la realidad, ni olvida que hace apenas tres años se tomaba el autobús para participar de audiciones. Incluso ahora, que ganó el título a la mujer más bella del mundo otorgado por la Organización de Críticos Independientes TC Candler se tomó su tiempo para compartirlo en Instagram.

Portadas en simultáneo de una revista israelí y una de Emiratos Árabes Unidos con una modelo israelí.

De no haber sido por su novio, que le insistió en compartir con el mundo la noticia, tal vez no lo habría hecho. «Estaba con Brandon en Los Ángeles, justo la noche antes de viajar de vuelta a Israel. Me llega un mensaje de texto del comité. Me dicen: ‘Felicitaciones, Yael, esperamos que sea una buena manera de terminar 2020’. Hice clic sobre el link y busqué mi nombre. No tenía idea de que había ganado el primer puesto. Me quedé en shock. No sabía cómo reaccionar”, relata la joven modelo.

Su segundo gran logro por estos días es ser la primera modelo israelí en aparecer en la portada de una revista de moda árabe. La producción se hizo en colaboración con una revista israelí y la misma fotografía salió publicada en simultáneo en ambas portadas.

Yael Shalbia: «Estoy muy emocionada, no es un trabajo más, es la sensación de estar frente a algo histórico.

«Estoy muy emocionada con esa tapa. No es un trabajo más. Es una sensación de estar frente a algo histórico el hecho de estar en portada en una revista emiratí. Siento como que se cruzó una cierta línea. No es algo que la Yael de 16 años hubiera pensado que le iba a suceder. Cuando se me acercaron desde la revista les conté que soy soldado, que soy religiosa. Y eso no hizo más que convencerlos. Podrían haber elegido a cualquier modelo famosa, pero creyeron que justamente yo era una buena representación de lo que significa para ellos Israel”, cuenta Yael.

“La producción de fotos se hizo en un hotel impresionante de Nueva York que lo abrieron solo para nosotros y todos los que estábamos en el set nos sentíamos emocionados, estábamos haciendo algo fabuloso”, añade.

En 2020 Yael Shalbia ganó el premio a la mujer más linda del mundo de la Organización de Críticos Independientes TC Candler.

– Supongo que estos logros se valoran aún más en un año de pandemia.

– Hacía casi un año que no viajaba al exterior. Muchas cosas se cancelaron y otras quedaron en suspendo. Los proyectos están trabados. Se recortaron muchos presupuestos. Recién ahora el mundo de la moda se está recuperando de a poco, pero todavía hay muchas dificultades. Ya sea porque Europa tiene las fronteras cerradas, porque el envío de elementos es más lento y los productos no llegan a tiempo para las producciones. Siempre está el temor además de que una sola persona con coronavirus en el set sea suficiente para que todo el equipo tenga que aislarse y testearse. Son cosas que pueden generar grandes pérdidas.

Yael Shalbia tiene 19 años y forma parte de la Fuerza Aérea de Israel.

Shelbia sirve a la Fuerza Aérea de Israel y, a pesar del mucho trabajo que le significa, todavía tiene tiempo para participar de campañas: es representante de Adidas, marcas de ropa y perfume israelíes e incluso participa de una serie televisiva local.

– ¿Hay objetivos por cumplir cuando ya lograste tantas cosas a tu edad?

– Sí, esto solo me da ganas de ir por más. Descubrí el juego y me gusta. Al principio, el modelaje fue algo que simplemente sucedió, salió así. Ahora ya lo quiero. Maduré y sé lo que quiero y lo que no. Aún no hice Vogue, y también quiero ser la primera modelo en Sports Illustrated (una revista de deportes estadounidense) en no ser fotografiada desnuda o en traje de baño.

– En ese abanico que va desde lo secular hasta lo religioso, ¿dónde te colocarías?

Cada vez que me defino al respecto, llueven los comentarios en las redes. Ya no me defino. Me cuesta decir que soy religiosa. Mi estilo de vida no es el de una religiosa convencional. Me visto como quiero pero conservo el límite del decoro. No van a ver una foto mia en Instagram y a preguntarse “¿Qué le pasó?”. No voy a participar de producciones en traje de baño, ni ropa interior. Soy una persona muy creyente. Dios está conmigo en cada éxito y en cada caída. Cuido el Shabat, apago el celular, como solo comida kosher, pero no me molesta que alguien que está conmigo no lo haga.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/medio-oriente-mundo/article/rykNWVNg00