La Autoridad Palestina comenzó a aplicar las vacunas entregadas por Israel

Pruebas de coronavirus en Cisjordania.
EPA

Las autoridades palestinas emitieron un comunicado anunciando el inicio de la campaña de vacunación, aunque sin mencionar que Israel proporcionó las dosis. La ministra de Salud y varios trabajadores de los centros médicos recibieron las primeras inyecciones.

La Autoridad Palestina administró las primeras vacunas contra el coronavirus el martes después de recibir miles de dosis de Israel, que ya ha inoculado a más de un tercio de su población.

El Ministerio de Salud palestino anunció el inicio de la campaña en un comunicado, afirmando que la ministra de Salud, Mai al-Kaila, recibió la primera dosis junto con varios trabajadores médicos de primera línea. En la declaración no se mencionó que Israel proporcionó las vacunas.

Las autoridades palestinas comenzaron a vacunar a su población con las dosis proporcionada por Israel.

Israel, que lanzó su propia campaña de vacunación en diciembre, comenzó a transferir 5.000 dosis de la farmacéutica Moderna a los palestinos esta semana, y las primeras inyecciones se aplicarán a los trabajadores médicos. Los palestinos esperan adquirir decenas de miles de dosis más en las próximas semanas a través de un programa de la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, incluso si esas entregas se materializan, podría llevar varios meses administrar suficientes vacunas para controlar la pandemia en Cisjordania y la Franja de Gaza, que albergan a más de 4,5 millones de palestinos. Israel, por su parte, está en camino de vacunar a toda su población adulta a fines de marzo.

La OMS ha expresado su preocupación por la inequidad entre Israel, que lidera una de las campañas de vacunación más exitosas del mundo, y los territorios palestinos. Israel capturó Jerusalem Oriental, Cisjordania y Gaza de manos de Jordania y Egipto en la Guerra de los Seis Días de 1967, territorios que los palestinos buscan para un Estado futuro.

Palestinos miran en Hebrón la transmisión de televisión en vivo de la ministra de Salud, Mai al-Kaila, anunciando el lanzamiento de la campaña de vacunación contra el COVID-19.

Los grupos de derechos humanos afirman que Israel tiene la obligación como “potencia ocupante” de vacunar a los palestinos. Sin embargo, el Estado judío niega tener tal responsabilidad y manifiesta que su prioridad son sus propios ciudadanos. Cabe señalar que Israel está proporcionando activamente vacunas a sus ciudadanos árabes y a los palestinos que viven en Jerusalem Oriental.

Israel obtuvo millones de dosis a través de acuerdos con las farmacéuticas Moderna y Pfizer, y ha administrado la primera de dos dosis a más de 3 millones de personas de su población de más de 9 millones. Sin embargo, se encuentra bajo un cierre general debido a que el virus continúa propagándose a un ritmo elevado.

Los palestinos no han solicitado públicamente vacunas a Israel y señalan que están asegurando sus propios suministros a través de la OMS y contratos con compañías farmacéuticas. La Autoridad Palestina acusó recibo de 2,000 dosis el lunes, el primer lote de vacunas enviado por Israel, pero no indicó desde dónde llegaron.

Según los acuerdos de Oslo firmados en la década de 1990, la Autoridad Palestina es responsable de brindar atención médica en los territorios que administra. Pero los acuerdos de paz provisionales señalan que ambas partes deben cooperar para combatir epidemias.

Algunas dosis de la vacuna de Moderna enviadas esta semana por Israel a la Autoridad Palestina.

La OMS manifestó el lunes que la Autoridad Palestina recibiría 37.440 dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech a partir de mediados de febrero «sujeto a las aprobaciones de los acuerdos de suministro con los fabricantes». Y agregó que la Autoridad Palestina recibirá, además, entre 240.000 y 405.600 dosis de la vacuna de AstraZeneca desde mediados hasta fines de febrero, sujeto a la aprobación de uso de emergencia de la OMS.

La Autoridad Palestina afirma que también comprará miles de dosis de la vacuna Sputnik V de Rusia, que un nuevo estudio muestra que es segura y efectiva.

Las vacunas Pfizer-BioNTech y AstraZeneca se están proporcionando a través de COVAX, un programa de la OMS diseñado para ayudar a los países pobres a adquirir vacunas.

Incluso si los palestinos recibieran el límite superior de esas entregas, sólo podrían vacunar hasta el 5% de la población de Cisjordania y Gaza.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/salud/article/B1kYVgOxO