Tela antigua con el tinte púrpura de la Biblia encontrada en Israel, data de la época del rey David

3 fragmentos del año 1000 AEC, los hallazgos más antiguos de este tipo en la región, apuntan al reino edomita descrito en la Biblia; tinte «real» vibrante y duradero, estampa de la élite, proviene de los caracoles marinos murex

Por Amanda Borschel-Dan

Pintura de David ungido rey por Samuel, vestido de púrpura real, de la sinagoga Dura Europos, Siria, siglo III EC. (dominio público)

Hongo y medio, resultado de la erosión eólica, en el Parque Timna (CC a través de Wiki Commons)

Investigadores israelíes han encontrado tres restos textiles cerca del extremo sur de Israel coloreados con el tinte púrpura real “argaman” descrito bíblicamente, y los datan alrededor del año 1000 AEC – la era del Rey David.  Los más antiguos hallazgos de este tipo en esta región, los tejidos vibrantes agregan un peso tangible, en particular, al relato bíblico de un reino edomita en el área en ese momento.

Coloreados con el tinte más precioso del mundo antiguo, los restos textiles fueron excavados en el valle de Timna, cerca de Eilat, y ofrecen una nueva y sorprendente perspectiva de una antigua clase de élite. Las diminutas piezas de tela de la Edad del Hierro de colores vibrantes son la evidencia más antigua de este precioso tinte en todo el Levante del sur y arrojan nueva luz sobre el reino edomita temprano y los reinos israelitas hace 3.000 años – un período en el que la Biblia detalla la conquista de los edomitas por Rey David.

También llamado «verdadero» o «púrpura de Tiro», el color vibrante que dura milenios es producido por glándulas colorantes recolectadas de tres especies de caracoles marinos murex vivos en las orillas del mar Mediterráneo. Para llegar a las famosas Minas de Cobre Rey Salomón en Timna, cerca de la costa del Mar Rojo, la tela habría viajado cientos de kilómetros, lo que solo aumentó su prestigio y valor.

«Es un período muy temprano para encontrar ‘púrpura verdadero’ en uso y es un lugar muy extraño», dijo el jueves el profesor de la Universidad de Tel Aviv, Erez Ben-Yosef, a The Times of Israel. «Está en lo profundo del desierto, donde no pensamos [tradicionalmente] que estos materiales prestigiosos estuvieran en uso».

El descubrimiento, dijo Ben-Yosef, ofrece «evidencia adicional de nuestra nueva comprensión de los nómadas en ese período de tiempo, en el momento del surgimiento de estos antiguos reinos de Israel, Edom, Moab, Amon, los reinos locales de la época bíblica». Ben-Yosef ha excavado en Timna desde 2013.

El verdadero tinte púrpura «argaman» y su variante azul asociada «techelet» (creada mediante el procesamiento de variantes del tinte de los caracoles) se mencionan decenas de veces en la Biblia hebrea y en el Cilindro de Senaquerib de alrededor del 690 AEC, entre otros textos. El púrpura verdadero está asociado con la realeza y el sacerdocio, así como con los textiles utilizados en el Tabernáculo y el Templo judío.

La tela y los propios caracoles murex fueron objeto de un estudio práctico y en profundidad en el nuevo artículo de investigación interdisciplinario y colaborativo publicado esta semana por la prestigiosa revista científica PLOS One. La investigación condujo a los investigadores de las excavaciones de campo de Timna a los laboratorios universitarios israelíes – a los mercados de pescado de Milán y Palermo, Sicilia.

Fragmento de la rara tela púrpura del año 1000 AEC excavada en el valle de Timna. (Dafna Gazit, Autoridad de Antigüedades de Israel)

Hasta ahora, la evidencia textil más antigua del tinte púrpura real se remonta a al menos 1.000 años más tarde en el período romano, cuando era muy valorado.

El documento, «Evidencia temprana de textiles teñidos de púrpura real del valle de Timna (Israel)», fue escrito en coautoría por la Dra. Naama Sukenik de la Autoridad de Antigüedades de Israel y Ben-Yosef, en colaboración con el Prof. Zohar Amar, el Dr. David Iluz y el Dr. Alexander Varvak de la Universidad Bar-Ilan y el Dr. Orit Shamir de la AAI.

Ben-Yosef explicó que Timna es principalmente conocida por su cobre, que fue extraído por los habitantes de la antigua Tierra de Israel ya en el quinto milenio AEC, hasta el período islámico temprano hace unos 1.400 años. Incluso recientemente, dijo, el naciente estado de Israel tenía una pequeña fábrica que producía cobre allí.

Las condiciones climáticas secas en Timna, en las profundidades del desierto de Aravá, permiten la inusualmente buena conservación de materiales orgánicos, similar a los hallazgos de textiles y cuero de la época romana mucho más tardíos descubiertos en las cuevas de Judea y en Masada.

Lo que es digno de mención en Timna, dijo Ben-Yosef, es que la “gran historia” está relacionada con la Edad del Hierro temprana. «Estamos hablando de los siglos XI al IX AEC, y es un período muy debatido en la historia de la tierra», el período atribuido al surgimiento de los reinos bíblicos de Judá e Israel.

El Dr. Erez Ben-Yosef y la Dra. Naama Sukenik examinan fragmentos de textiles de colores recuperados en Timna. (Yolli Schwartz, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel)

Junto con los restos de textiles y otros indicios de condiciones relativamente lujosas, el cuadro pintado después de las continuas excavaciones está cambiando la visión del nómada edomita, dijo Ben-Yosef. “Lo vemos como el reino edomita temprano”, versus un mero campamento tribal.

Con el árido desierto de Timna, «encontramos cosas que normalmente no se encuentran en las excavaciones habituales, como textiles, cuerdas, cuero, cosas que normalmente se deterioran y no se conservan», dijo Ben-Yosef. “Así que tenemos una ventana única a la gente de la región en ese período tan temprano a través de estos materiales orgánicos increíbles y únicos. Tenemos decenas y decenas de fragmentos de tejidos y cuerdas, cordelería, cestería, cosas que normalmente no se encuentran».

Sukenik, el curador de hallazgos orgánicos de la AAI, dijo a The Times of Israel que todos los años el grupo de investigación colaborativa realiza un viaje al sitio de Timna para acceder – y maravillarse con – los hallazgos antiguos extremadamente raros.

Sitio 34 en la excavación del valle de Timna, anteriormente llamado «Colina de los Esclavos». Los nuevos hallazgos indican que los trabajadores metalúrgicos que operan en el sitio disfrutaban de un alto estatus social (Erez Ben-Yosef, Universidad de Tel Aviv)

Los nuevos hallazgos se ubicaron en la Colina de los Esclavos, posiblemente el campamento de fundición de cobre más grande del valle, que el equipo ha excavado durante los últimos seis años. Mientras excavaban, los arqueólogos distinguieron pequeños trozos de textiles de muchos tipos que emergían del suelo. Algunas se obtuvieron de las toscas cubiertas de las carpas, otras de los sacos, y algunas de las piezas eran de colores brillantes.

Sukenik dijo que el equipo notó el púrpura brillante asomándose en tres de los muchos restos de textiles excavados ese año.

“Vimos algunas piezas en las que el tono era realmente especial. Realmente queríamos que fuera argaman [púrpura verdadero], el tinte más caro de la antigua industria textil”, dijo Sukenik.

Del campo al laboratorio

Las piezas textiles se llevaron al laboratorio de la Universidad de Bar Ilan, donde se confirmó que las moléculas de 6-monobromoindigotina y 6,6-dibromoindigotina – exclusivas de los caracoles de mar murex que producen el verdadero tinte púrpura – se descubrieron en los restos de tela después de análisis de Cromatografía Líquida a Alta Presión (HPLC por sus siglas en inglés), que se utiliza para identificar colorantes orgánicos.

Según el documento, “Identificar los colorantes orgánicos en los textiles arqueológicos es una tarea compleja debido a la baja concentración de moléculas en las fibras y la cantidad limitada de material disponible para análisis destructivo”.

El Dr. Erez Ben-Yosef y la Dra. Naama Sukenik examinan fragmentos de textiles de colores recuperados en Timna. (Yolli Schwartz, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel)

Conseguir este resultado fue una «tarea Sísifo», dijo Sukenik, y requirió un trabajo muy intenso.

Al enterarse de que el tinte era de hecho el antiguo y verdadero púrpura, Sukenik dijo: «Personalmente, me hizo muy feliz». Dijo que recientemente se excavó un tesoro de conchas de caracol Murex trunculus en el sitio de Tel Shikmona en el norte de Israel, que data de los siglos X-VII AEC. Al tratarse de material orgánico, una de las piezas de tela de Timna también fue enviada para pruebas de radiocarbono 14 en un laboratorio en Oxford, donde se calculó la fecha de 1000 AEC.

Durante la Edad del Hierro temprana, “ya sabíamos que había una verdadera industria de tintes textiles de color púrpura”, dijo, pero hasta ahora, no había textiles teñidos. Según el documento, la primera evidencia arqueológica del uso del tinte data del siglo XIX AEC como conchas de murex.

“Estoy tan feliz de que Erez [Ben-Yosef] nos dio la oportunidad de echar un vistazo al armario de ropa de la época de David y Salomón y ver el vestuario de la élite que vivió en la época de las minas de cobre”, dijo.

«Supongo que, si echáramos un vistazo al armario de David y Solomon, veríamos ropa similar, y tal vez incluso más púrpura», dijo Sukenik.

Un fragmento de la rara tela morada del año 1000 AEC excavado en el valle de Timna. (Dafna Gazit, Autoridad de Antigüedades de Israel)

Ensuciarse las manos por la ciencia

Descubrir que los restos textiles de 3.000 años de antigüedad se tiñeron con púrpura real fue solo un paso del viaje emprendido por este ambicioso proyecto de investigación. En otro capítulo no registrado en el artículo de PLOS One, el profesor Zohar Amar de la Universidad Bar Ilan visitó los mercados de pescado de Italia para realizar experimentos con las tres especies de caracoles.

Las tres especies de caracoles están en peligro de extinción en Israel y Amar le dijo a The Times of Israel que no pudo obtener suficientes muestras para realizar sus experimentos. Así que se trasladó a Milán, que alberga el mercado de pescado más grande de Europa. Allí, los caracoles se comen como parte de la variada dieta italiana y dos de las especies – Murex de Tinte Púrpura (Murex brandaris) y Murex de Tinte con Bandas (Murex trunculus) – se comercializan abundantemente en el mercado.

El Prof. Zohar Amar de la Universidad de Bar Ilan reproduciendo el proceso de teñido. (Cortesía de Zohar Amar)

Amar alquiló un laboratorio y contrató personal local para realizar cientos de experimentos con miles de caracoles. La glándula de tinte de cada caracol, dijo, solo contiene una cantidad minúscula – alrededor de un gramo. Así que ordenó un suministro masivo, que llegó en refrigeradores especiales que mantenían a los caracoles frescos y vivos.

Incluso en textos antiguos, como los escritos del autor romano Plinio el Viejo y el Talmud judío, se enfatiza que las glándulas de caracol se obtienen frescas, lo que crea el mejor tinte. Amar dijo que, después de haber usado glándulas secas que fueron enviadas a Israel en algunos experimentos, ahora puede dar fe del valor de los especímenes frescos.

Las glándulas se secaban tradicionalmente al sol, pero Amar importó un horno de Israel para acelerar el proceso.

“Fue un trabajo muy duro, muy apestoso”, dijo, muy parecido a trabajar en un mercado de pescado fresco, dijo.

Los pescadores italianos que entregaron los caracoles “pensaron que estaba un poco loco. Lo que ellos comían, lo boté y lo que ellos botan, lo usé”, se rio.

Hace dos mil años, los rabinos discutieron cómo criaturas impuras como los caracoles marinos – prohibidos en una dieta judía observadora – podrían ser la fuente de un tinte utilizado en espacios sagrados como el Tabernáculo y el Templo.

Amar respondió que, a través de su experimentación con los caracoles, se dio cuenta de que no queda nada de la carne del caracol. A través del procesamiento químico de las glándulas de los caracoles a tinte, «el material se convierte en otra cosa».

Especies de murex encontradas en las costas israelíes (de derecha a izquierda): Murex de Tinte Púrpura (Murex brandaris); Murex de Tinete con Bandas (Murex trunculus) y Concha de roca de boca roja (Murex haemastoma) (Shachar Cohen, cortesía de Zohar Amar)

Mientras que dos de las especies había en abundancia, ubicar la tercera especie obligó a Amar usar la artillería pesada – su suegra italiana. Con su ayuda, la tercera especie, la concha de roca de boca roja (Murex haemastoma), la encontraron en Palermo, Sicilia. Viajó a la isla más grande del Mediterráneo, solo para sentirse decepcionado cuando las inclemencias del tiempo hicieron que el pescador regresara sin la pesca. Solo después de un viaje posterior pudo cosechar con éxito las glándulas colorantes del tercer caracol.

Aunque Amar había estudiado la teoría detrás de la preparación del verdadero color púrpura y los tintes azules asociados, “al realizar el trabajo práctico aprendí mucho sobre las fuentes históricas. Fue como un túnel del tiempo hacia el pasado”, dijo.

Realizó sus experimentos iniciales con las manos desnudas, solo para descubrir que el tinte que dura milenios en los artefactos arqueológicos rápidamente manchó sus manos de azul durante semanas. Dijo que dio una idea de un pasaje de la Guemará que siempre lo había desconcertado: la Guemará relata que cuando los sacerdotes se presentan frente a la congregación para dar la bendición sacerdotal tradicional, no pueden tener las manos descoloridas. Y si lo hacen, solo les está permitido dar la bendición si toda la congregación está igualmente teñida. Después de caminar con las manos azules durante un par de semanas, entendió lo distracción que provocaba a la gente.

“Cuando regresé a casa en el avión, tuve que esconder mis manos”, se rió Amar.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/ancient-cloths-with-royal-purple-dye-found-in-israel-dated-to-king-davids-time/