Israel no permitirá que el Irán nazi se nuclearice

Por Gilad Erdan, representante de Israel ante la ONU

Israel no permitirá que el Irán nazi se convierta en un estado nuclearizado. La similitud entre el régimen nazi y el régimen de los ayatolás debería preocupar al mundo.

El hecho de que no podamos predecir el futuro no debe impedirnos aprender las lecciones del pasado. Setenta y seis años después de que se abrieran las puertas del infierno de Auschwitz, tenemos que mirar atrás y prepararnos para lo que está por venir.

Hoy, como hace 76 años, asistimos a la complacencia, esta vez por parte del Consejo de Seguridad de la ONU, ante los intentos de Teherán de conseguir capacidad armamentística nuclear. Al igual que entonces, las luces de alarma están encendidas, pero el Consejo de Seguridad de la ONU permanece callado y no hace nada, el mundo aparta la vista y espera. ¿Durante cuánto tiempo?

Aparentemente, hasta que sea demasiado tarde. ¡Ya no! Israel no permitirá que el Irán nazi se convierta en un estado nuclearizado. La similitud entre el régimen nazi y el régimen de los ayatolás debería preocupar al mundo. Irán está gobernado por la combinación de una ideología radical y un “partido” totalitario que ejecuta a los disidentes, bloquea el acceso a Internet y los canales de información a su antojo, y controla todos los aspectos de la vida de sus ciudadanos.

El líder supremo Alí Jamenei y su régimen niegan el Holocausto, están infectados de antisemitismo y trabajan abiertamente para promover su objetivo de acabar con el Estado judío. Sus declaraciones están respaldadas por acciones: el parlamento iraní está incluso promoviendo legislación para destruir a Israel para finales de 2041, y sigue violando el acuerdo nuclear de 2015, amenazando a Israel y al mundo entero.

Cuando decimos “Nunca más” en el contexto de la conmemoración del Holocausto, esto es lo que queremos decir: Israel debe impedir ahora que el régimen más peligroso del mundo tenga en sus manos el arma más peligrosa del mundo.

La ventaja obtenida sobre Irán a través de las duras sanciones estadounidenses debe utilizarse para alcanzar un acuerdo nuclear que realmente impida a Irán alcanzar la capacidad de fabricar armas nucleares. Sería un error volver a adoptar el antiguo acuerdo, y el error de 2015 no debe repetirse. Irán sólo acudirá a la mesa cuando se vea obligado a enfrentarse tanto a sanciones paralizantes como a una amenaza militar. Esto se demostró en el pasado, antes de que se firmara el acuerdo nuclear después de que Irán entrara en negociaciones que tristemente terminaron con un mal acuerdo que no frenó sus ambiciones nucleares.

El acuerdo de 2015 no sólo no detuvo el programa nuclear de Irán, sino que canalizó miles de millones de dólares a las arcas de Irán que fueron a parar a varias organizaciones terroristas que nos rodean. Eliminar las sanciones solo convencerá a Irán de rechazar cualquier otra negociación y esperar unos años más hasta que las restricciones del acuerdo lleguen a su fin.

En 1945, 12 años después de que Hitler subiera al poder, los aliados liberaron Auschwitz. Tres de mis abuelos estaban entre los liberados. Hoy, la comunidad internacional tiene que preguntarse si debería haber tardado 12 años. ¿Podría haberse evitado el asesinato de tantas personas? Y lo más importante, ¿podemos correr el riesgo de repetir los mismos errores? ¿Podemos quedarnos quietos mientras la historia se reescribe ante nuestros ojos? ¿Podemos negarnos a escuchar mientras una amenaza existencial se acerca cada vez más? Nunca más, significa hoy.

 

Fuente: Israel Noticias
https://israelnoticias.com/iran/israel-no-iran-nazi-se-nuclearice/