Con la mano extendida, una embajadora lleva a Israel de regreso a Egipto

Al regresar a El Cairo como la principal diplomática de Jerusalén allí, Amira Oron dice que hay muchas oportunidades para ampliar los lazos y ve que los egipcios finalmente se están acercando al estado judío.

La tarde del 7 de junio, estaba sentado para una reunión en la embajada de Egipto en Tel Aviv cuando mi teléfono empezó a sonar y un mensaje apareció en la pantalla.

«18 meses después de la aprobación del comité, Amira Oron finalmente fue aprobada por el gobierno como embajadora de Israel en Egipto», decía.

“Tienen una nueva embajadora hoy”, le dije al diplomático egipcio con el que había estado charlando.

Mi anfitrión mostró una gran sonrisa. “Todo el mundo en Egipto conoce a Amira”, dijo. «Estamos encantados de que venga. Hemos estado esperando esto durante mucho tiempo «.

Oron también. En 1991, como cadete en el cuerpo diplomático de Israel, Oron le dijo a su amiga Ditza Froim que sería la primera embajadora de Israel en El Cairo. Tomó 29 años, incluida una gran demora después de su nominación inicial, mientras que el primer ministro Benjamin Netanyahu reflexionaba sobre la posibilidad de colocar al legislador del Likud Ayoub Kara en el cargo, pero en 2020 la predicción se hizo realidad.

Casi medio año después de asumir una de las posiciones diplomáticas más sensibles de Israel en septiembre, Oron le dijo al Times of Israel que las relaciones con Egipto están mejorando, que el sentimiento antiisraelí en el país se está desvaneciendo y que los informes de un viaje de Netanyahu a El Cairo son prematuros, aunque Israel está trabajando para que suceda.

Oron, de 54 años de edad, que es veterana en el cuerpo diplomático y habla árabe con fluidez, se ha desempeñado anteriormente como diplomática subalterna en Egipto, portavoz adjunta del Ministerio de Relaciones Exteriores y estuvo en Ankara como encargada de negocios de Israel tras la redada de la flotilla de Gaza, cuando los lazos entre Turquía e Israel fueron degradados, convirtiéndola en la diplomática israelí de más alto nivel ahí.

Amira Oron con El Cairo como telón de fondo en una foto sin fecha. (Cortesía: Amira Oron)

La llegada de Oron se produjo más de un año después de que el anterior embajador de Israel, David Govrin, dejara el cargo. Govrin fue oficialmente embajador en funciones hasta que ella llegó en septiembre de 2020, pero la falta de un embajador de pleno derecho a cargo de las cosas había dificultado la actividad diplomática.

“Hasta ahora ha sido fascinante, interesante e incluso emocionante. Estoy trabajando para reforzar nuestras actividades en Egipto, y expandirlas y diversificarlas. Cuando llegué aquí, la embajada no estaba funcionando tan bien como debería. Conozco bien el lugar y espero volver a encarrilarlo lo antes posible”.

El puesto de Govrin en Egipto fue interrumpido por un período de ocho meses durante el cual él y su personal trabajaron desde Israel debido a amenazas de seguridad no especificadas, un recordatorio de la atmósfera tensa en la que trabajan los diplomáticos israelíes en El Cairo.

Manifestantes egipcios demuelen un muro de hormigón que protege la embajada de Israel en El Cairo, el 9 de septiembre de 2011. (AP / Amr Nabil)

En 2011, manifestantes egipcios atacaron un muro exterior de la embajada israelí en el distrito de Guiza en la capital, lo que obligó a la evacuación del personal diplomático. En 2015, Israel reabrió su misión en una nueva ubicación en el frondoso barrio de Maadi en El Cairo. Oron, que se muestra reacia a hablar sobre las preocupaciones de seguridad, dice que la embajada podría ser trasladada nuevamente en tres o cuatro años.

El entonces director general del Ministerio de Relaciones Exteriores, Dore Gold, asiste a una ceremonia que marca la reapertura de la embajada de Israel en El Cairo, Egipto, el miércoles 9 de septiembre de 2015 (Ministerio de Relaciones Exteriores)

“El presidente [Abdel-Fatah] el-Sissi y su gobierno están construyendo una nueva capital administrativa, a unos 60 kilómetros (37 millas) al este del centro de El Cairo. Todos los ministerios del gobierno se trasladarán allí, así como el parlamento, la oficina del presidente y demás. También está previsto un barrio diplomático y estimo que también iremos”, dice.

Las relaciones entre Israel y Egipto nunca han sido cálidas, pero Oron insiste en que existen oportunidades para ampliar los lazos reforzando el comercio y el desarrollo bilaterales.

“Queremos traer de vuelta a la mesa temas que fueron relevantes entre Israel y Egipto en el pasado, como el agua y la agricultura. Sobre la desalinización, a medida que Egipto crece, necesitará más agua de calidad».

Israel, líder mundial en desalinización, ha estado ofreciendo a Egipto acuerdos sobre agua durante 20 años, pero El Cairo nunca ha mostrado mucho interés. Oron dice que la construcción de Etiopía de la controvertida presa del Nilo, que podría cortar el flujo de agua a Egipto, podría obligarlos a repensar.

«No estoy diciendo que estén golpeando nuestra puerta, están examinando el tema, pero Egipto ciertamente necesitará grandes cantidades de agua», dice Oron. “Israel tiene capacidades, conocimientos y los israelíes viven en un clima igualmente árido. Estamos físicamente cerca y sabemos cómo vender tecnologías. Como embajadora, estaré encantada de detallar esto a los funcionarios gubernamentales egipcios relevantes, así como a las preocupaciones comerciales egipcias».

La Gran Presa Renacentista de Etiopía en el río Nilo Azul en la región de Benishangul-Gumuz de Etiopía, el 12 de julio de 2020 (Maxar Technologies vía AP)

Para Oron, la diplomacia se trata de identificar necesidades y asegurarse de estar «jugando en la cancha correcta con cada país».

“Podría haber hablado del sector de alta tecnología de Israel, pero un análisis de las necesidades de Egipto y los temas que el público egipcio está tratando [muestra] que las necesidades son agua, agricultura, producción nacional de alimentos de calidad, para que no sea necesario depender de las importaciones de alimentos. Así que todas las empresas israelíes que se ocupan de la tecnología alimentaria, el agua, la nutrición, los ahorros en el sector del agua, son cosas que estamos tratando de promover”.

Otra área importante de cooperación potencial entre los países es la energía. Ambos países son parte del Foro de Gas EastMed (EMGF por sus siglas en inglés), que también incluye a Grecia, Chipre, Jordania y la Autoridad Palestina.

El EMGF encarna, más que nada, el cambio geopolítico de la región. Con la excepción de Italia, Egipto es el único país de la cuenca mediterránea con dos instalaciones de gas natural licuado (GNL). Hasta hace poco, las plantas funcionaban a baja capacidad, alrededor del 30 por ciento, pero ese número ha aumentado desde 2018, casi al mismo tiempo que Israel firmó un acuerdo de exportación de gas con Egipto. Egipto exporta el gas a Europa, que se ha convertido en una importante fuente de ingresos para ellos.

Amira Oron, izquierda, y el ministro de energía egipcio Tarek el-Molla

“A nivel bilateral, esta área genera mucha actividad para nosotros”, dice Oron. “Existe una excelente conexión personal entre nuestro ministro de Energía, Yuval Steinitz, y el ministro de Energía de Egipto, Tarek el-Molla. Egipto ve a Israel como un factor importante en la región y también está observando de cerca las conversaciones con el Líbano sobre la zona económica exclusiva marítima”.

El tiempo de Oron en Turquía, durante el cual supervisó la diplomacia israelí en un período especialmente complejo de vínculos degradados hasta 2016, le da una visión única de la región, especialmente con respecto a las reservas de gas submarinas, que han sido una fuente de tensiones recientes entre Ankara y El Cairo.

Cuando se le preguntó sobre cómo la exclusión de Turquía del EMGF afecta los lazos de Jerusalén con Ankara, ella dice que la relación es importante, aunque es un desafío por las «provocaciones» del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, habla con una imagen de fondo del barco de perforación turco Fatih, en Estambul, el 21 de agosto de 2020 (Presidencia turca a través de AP, Pool).

Recientemente, sin embargo, Erdogan parece haber cambiado de opinión y dijo públicamente a fines del mes pasado que quería mejorar los lazos con Israel.

Para Oron, el cambio radical es una señal de la angustia turca por el aislamiento político. Ella señala que la situación es una repetición de 2015, cuando Turquía derribó accidentalmente un avión ruso y trató de arreglar las cosas mejorando las negociaciones con Israel sobre un gasoducto, un proyecto que, según Oron, ha sido retirado de la mesa.

En ese momento, «el entonces vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, presionó para que se entablaran conversaciones entre Israel y Turquía», dice. “Avancemos rápido cinco años, los turcos están nuevamente aislados. Tienen muchos conflictos y discusiones con muchos países de la cuenca mediterránea”.

«Repensar cómo se relacionan con Israel»

Diplomática de principio a fin, Oron navega la conversación con cuidado, haciendo un uso juicioso de una jerga inofensiva, pero aún se pueden leer entre líneas sus críticas a Turquía y su afecto abierto hacia Egipto. Ese afecto es más profundo que la diplomacia y, de hecho, forma parte de su historia familiar.

“La historia de mi familia tiene sus raíces en Egipto. Realmente aprecio este país y los egipcios lo saben”, dice.

El abuelo de Oron, de Jerusalén y llamado Benjamin, era hijo único y su madre lo envió a Argentina a principios del siglo XX para evitar ser reclutado por un ejército extranjero.

A su regreso a la región, que estaba entonces bajo el dominio británico, Benjamin se detuvo en Alejandría, Egipto, y terminó quedándose allí durante varios años con una tía.

 

La foto muestra la playa de Stanley en Alejandría, Egipto, en el mismo sitio de una fotografía de 1933, primer plano, 10 de agosto de 2019 (Maya Alleruzzo / AP).

Fue en la ciudad portuaria de Egipto donde conoció a la abuela de Oron, Levana, una mujer judía que había llegado a la ciudad para escapar del antisemitismo en su Sarajevo natal.

Formaron una familia, tuvieron hijas y vivieron allí durante 6 o 7 años hasta que emigraron a Israel.

“Egipto es una civilización milenaria con una rica historia. Nosotros, los judíos, participamos en la historia de Egipto. Salimos de Egipto, volvimos. Mi familia iba y venía de allí a Jerusalén», dice, refiriéndose a ello como el «propio éxodo de Egipto» de su familia.

La embajadora Amira Oron en la sinagoga Maimónides en El Cairo, Egipto. (Cortesía: Amira Oron)

Habla con entusiasmo de Alejandría, la segunda ciudad más grande de Egipto, y dice que sus tías solían hablar de lo cosmopolita que era, de lo agradable que era estar allí.

“Fue un refugio para mi abuelo y mi abuela. Cada uno de ellos escapó de otro lugar”, dice.

Pero también dice que la historia es la razón por la que los egipcios se han sentido incómodos durante mucho tiempo con la idea de tener lazos cálidos con Israel como los que se ven en los Emiratos Árabes Unidos.

“Son conscientes de las guerras entre los países, del pasado. Dado que se considera que Egipto es el líder del mundo árabe, la cuestión palestina es una parte importante de la política exterior del país. Egipto no puede desvincularse de su compromiso sobre esta cuestión. Ha existido con ellos, no desde 1977 sino desde el momento en que se estableció la OLP en 1965”.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas (C), es recibido a su llegada a la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, El Cairo, para discutir los últimos acontecimientos en los territorios palestinos el 21 de abril de 2019 (MOHAMED EL-SHAHED / AFP).

«Con el debido respeto a los estados árabes, pero Egipto es el líder del mundo árabe y, como tal, interpreta su compromiso con los palestinos como diferente», añade.

Oron dice que incluso si Egipto no fomenta las relaciones cálidas con los israelíes, como lo han hecho los Emiratos Árabes Unidos y Marruecos, si apoyan ambos acuerdos de normalización, aunque debe equilibrarse con un respaldo a los palestinos.

“Los egipcios acogieron con satisfacción el desarrollo, pero al mismo tiempo enviaron al ministro de Relaciones Exteriores, Sameh Shoukry, a visitar Ramala y Sissi invitó a Mahmoud Abbas a El Cairo y le dijo que estaba comprometido con la cuestión palestina”, dice. “Egipto está adyacente a Gaza. Los palestinos están en su frontera. Las delegaciones de inteligencia egipcias van y vienen, tratando de apaciguar a Hamas, evitar una escalada. Así como Jordania no puede desprenderse del problema palestino, Egipto tampoco puede hacerlo”.

El país ha tenido un sentimiento anti-normalización arraigado, sostiene Oron, señalando que los sindicatos en el país todavía se adhieren a la decisión de 1977 de no tener ninguna normalización cultural con Israel.

Un manifestante egipcio sostiene un letrero (Odiamos a Israel) anti-Israel cerca de la embajada israelí en El Cairo, Egipto, el domingo 21 de agosto de 2011 (AP Photo / Amr Nabil).

Y señala la reacción violenta que sufrió el cantante egipcio Mohamed Ramadan, quien fue duramente denunciado y amenazado con un boicot luego de ser fotografiado en los Emiratos Árabes Unidos con la estrella del pop israelí Omer Adam.

Pero también ve cambios en marcha.

“El mundo árabe está cambiando su enfoque hacia Israel y se dan cuenta de que Turquía e Irán son los que desafían al mundo árabe”, dice. “En Egipto también, están reconsiderando cómo se relacionan con Israel. Veo este cambio en las redes sociales y no solo del régimen”.

Ella sostiene que la incitación antiisraelí en la televisión y otras formas de medios, aunque dura, es cosa del pasado.

“Veo más declaraciones sobre la historia judía y gratitud por el hecho de que los judíos fueron parte del tejido histórico y cultural de Egipto. El presidente egipcio Sissi resolvió reparar el milenario cementerio judío en el barrio de Bassatine”, dijo sobre un proyecto financiado por Estados Unidos para restaurar el antiguo cementerio judío en El Cairo, que ha estado en mal estado durante décadas. “Hace un año, vimos la renovación de la sinagoga Eliyahu Hanavi en Alejandría, con una inversión financiera del gobierno egipcio. Estas son cosas dignas de gratitud y aprecio».

Invitados visitan la sinagoga Eliyahu Hanavi recientemente renovada en la ciudad de Alejandría, en el noroeste de Egipto, el 10 de enero de 2020, el día de su inauguración. (Khaled DESOUKI / AFP)

Pero cuando se le preguntó sobre el odio continuo hacia Israel en las redes sociales y en la conciencia popular, admite que los esfuerzos para mejorar la forma en que se ve a Israel siguen siendo un trabajo en progreso.

“Hay declaraciones antiisraelíes, hay sospechas, lamentablemente. Por otro lado, en las redes sociales, también vemos el deseo de reconocer que el judaísmo era parte de Egipto. Opinamos que debemos ser transparentes, mostrar los lados de Israel que se pueden mostrar, enviar un mensaje de buena vecindad, transmitirles nuestro deseo de ayudar, prevenir peligros para Israel y Egipto. Trabajar por la cooperación en el frente de seguridad, militar”.

En el otro lado de la ecuación, los israelíes han estado más que felices de abrazar a Egipto, al menos como turistas. Según Oron, 300.000 israelíes visitaron Egipto en 2019, la mayoría de ellos amantes del sol que visitaron las playas de arena de la península del Sinaí. Otros fueron a El Cairo en grupos de turistas.

Israelíes disfrutan de unas vacaciones en la playa de Paradise Sweir, un complejo en el desierto ubicado en la costa del Mar Rojo, en el sur de Sinaí, Egipto, durante la festividad judía de Sucot, el 15 de octubre de 2016 (Johanna Geron / Flash90).

“Esto llegó al final de una década muy difícil para Egipto, de la que hoy se han salido. La década fue testigo de cambios políticos, inestabilidad, inseguridad y 2019 simbolizó el regreso de los turistas a los niveles de 2010. Pero luego el COVID-19 detuvo todo”, dice.

“En Israel, estamos viendo qué se puede hacer, ya que hay una alerta permanente de viaje al Sinaí debido a los temores sobre los grupos terroristas identificados con el Estado Islámico, pero como se mencionó, después de un período difícil, Egipto ya no está en el punto donde estuvo durante los últimos 10 años”, agrega. «Las agencias de seguridad han estabilizado el país y no se ven ataques terroristas, y también esperan que haya una mayor demanda de turismo».

En esta fotografía de archivo del 7 de noviembre de 2015, una turista nada en el Mar Rojo, en Sharm el-Sheikh, Egipto. (Foto AP / Thomas Hartwell, archivo)

Ella señala que antes de la pandemia de coronavirus, Israel había estado tratando de impulsar vuelos directos a Sharm al-Sheikh, que ella describe como una «hermosa ciudad turística … con infraestructura británica, seguridad y fuerzas de defensa aérea presentes», debido al derribo en 2015 de un avión ruso que había despegado de la ciudad.

“Tuvimos conversaciones en el pasado sobre la comercialización de paquetes turísticos que combinen Egipto, Jordania e Israel, con arqueología, civilizaciones antiguas y complejos turísticos. Con los nuevos aires que soplan en la región, tal vez sea el momento de volver al tema».

«Construyendo la paz, centímetro a centímetro»

Oron se niega a confirmar un informe reciente en Israel Hayom sobre los planes para una próxima reunión entre Netanyahu y Sissi. Pero ella dice que Jerusalén está trabajando para asegurar una posible visita de Netanyahu a El Cairo pronto para tal reunión.

«Netanyahu y Sissi se reunieron en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2018 y se les describió riendo juntos», dice. «En cuanto a una reunión, está por verse».

El primer ministro Benjamin Netanyahu se reúne con el presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sissi al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York el 27 de septiembre de 2018 (Avi Ohayon / PMO).

¿Están los egipcios interesados ​​en la situación política interna de Israel?

“Hay algunos informes sobre el caos político en Israel, pero nada que se destaque. El diario Al-Dostor tiene una sección semanal llamada «Mahatat Tel-Aviv», que significa «Estación de Tel-Aviv». Cubren temas y política israelíes. Toda la construcción de coaliciones en Israel les es ajena, no la conocen y no la entienden. En general, desde que Sissi llegó al poder, ha existido una gran confianza entre Netanyahu y él. También la hubo con [Hosni] Mubarak. Hay coordinación y estabilidad entre Netanyahu y Sissi, y eso es beneficioso para toda la región».

“Para ser honesta, la prensa en Egipto está mucho más ocupada con Turquía e Irán y [descifrando] cuál será la relación con Biden, porque lo que pasó en Egipto con [Barack] Obama dejó un mal sabor de boca. Les preocupa, ya que hubo una ruptura cuando Obama le dijo a Mubarak, en el apogeo de las protestas [de 2011] en Egipto, que «se fuera a casa». Y luego Obama no les entregó ayuda militar. Recuerdan esto y se preocupan por ello. Por ahora, están transmitiendo que los lazos entre Washington y El Cairo serán buenos y estables».

Niños ondean banderas nacionales egipcias mientras se asoman por la ventana de un automóvil en la plaza Tahrir, que fue el punto focal del levantamiento egipcio del 25 de enero de 2011 que derrocó al autócrata Hosni Mubarak, en El Cairo, Egipto, el 28 de marzo de 2018 (AP Photo / Amr Nabil)

¿Todavía empieza el día abriendo el periódico, en árabe? ¿O se ha cambiado a leer noticias en línea?

“Si no tengo los periódicos impresos egipcios sobre la mesa por la mañana, no puedo empezar el día. Prefiero no decir qué diarios leo, para no ofender a los demás, pero leo todos los importantes, todos los días. Absolutamente, todavía lo necesito impreso, todavía quiero pasar las páginas. Tengo un oficial de comunicaciones en la embajada, que revisa los sitios de noticias más importantes y prepara resúmenes para mí. La prensa egipcia es muy dinámica, cualquiera que quiera servir en El Cairo necesita leer e interesarse por una variedad de noticias.»

No obstante, el libro “El edificio Yacoubian” del escritor egipcio Alaa Al-Aswany, que fue traducido al hebreo en contra de sus deseos, fue un gran éxito en Israel. Dado que los israelíes no pueden visitar El Cairo debido a las restricciones del coronavirus, ¿tiene alguna otra recomendación de grandes autores egipcios?

Un guía de camellos usa una mascarilla quirúrgica mientras hala su camello en las pirámides de Guiza en Guiza, Egipto, el 1 de julio de 2020 (Hamada Elrasam / AP).

“En primer lugar, cualquier libro del premio Nobel de Literatura Naguib Mahfouz. Es famoso en Israel. También recomiendo al escritor contemporáneo Youssef Ziedan, cuyo libro «Azazeel» ha sido traducido al hebreo [e inglés]. Es la historia de un monje copto que en el siglo V huye de Egipto a Siria y sus vivencias. Un gran libro. Por cierto, hay un investigador egipcio en el Centro Académico Israelí en El Cairo que traduce libros de no ficción del hebreo al árabe. Por ejemplo, tradujo ‘Noche Árabes.Com’ de Jacky Hugi del hebreo al árabe».

Hace años me dijo que servir como embajadora en Egipto era el objetivo de su vida. ¿Cuánto tiempo ha soñado con esto?

«Es verdad. Los roles de los embajadores en el mundo son importantes y sin ofender a los demás, pero hay dos – el embajador en Egipto y el embajador en Jordania – que se levantan cada mañana y construyen la paz día a día, centímetro a centímetro. Esta es una misión bendecida, la paz”.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/with-an-outstretched-hand-an-ambassador-brings-israel-back-into-egypt/