Con las minas terrestres despejadas, iglesia en el río Jordán celebra la primera misa en 54 años

Bautismo del Señor el 10 de enero celebrado con 50 sacerdotes, invitados y soldados, en la Capilla Franciscana de San Juan Bautista

Por Amanda Borschel-Dan

El Padre Francesco Patton, Custodio de Tierra Santa, dirige la misa en la fiesta del Bautismo del Señor, en la Capilla de San Juan Bautista a orillas del río Jordán, el 10 de enero de 2021 (Oficina del Portavoz de COGAT)

Pila bautismal en la Capilla de San Juan Bautista a orillas del río Jordán, 10 de enero de 2021 (Amanda Borschel-Dan / Times of Israel)

QASR Al-YAHUD – Con la finalización de una intensiva misión internacional de varios años para eliminar miles de mortales minas terrestres, un grupo selecto de sacerdotes católicos celebró la fiesta del Bautismo del Señor el 10 de enero en la Capilla Franciscana de San Juan Bautista. por primera vez en 54 años.

Debido a las restricciones del COVID, solo 50 sacerdotes, invitados, soldados y periodistas pudieron asistir a la misa dominical dirigida por el padre Francesco Patton, el Custodio de Tierra Santa, y a la que asistió el embajador del Vaticano en Israel, el arzobispo Leopoldo Girelli, en las orillas. del río Jordán, a 10 kilómetros (seis millas) al este de Jericó.

“Para nosotros hoy es la fiesta del bautismo de Jesús. Conmemoramos cuando Juan el Bautista bautizó a Jesús en el río Jordán”, dijo Patton a The Times of Israel antes de la ceremonia. “Pero hoy es una fiesta especial porque después de 54 años y tres días, tenemos la oportunidad por primera vez de celebrar nuestra liturgia, la santa misa, dentro de nuestro sitio y este para nosotros es un día muy importante”.

La capilla se encuentra junto al sitio bautismal del Parque Nacional Qasr al-Yahud. Cerca de una antigua carretera que conectaba Jordania, Jericó y Jerusalén, el lugar se convirtió en uno de peregrinación en el siglo XIX con la afluencia del turismo de Tierra Santa. Finalmente, en el sitio se construyeron ocho monasterios y más iglesias y capillas de todas las principales comunidades del cristianismo.

Oficiales de las FDI, incluido el Subjefe de la Administración Civil, el coronel Shai Karmona (tercero desde la izquierda) escoltan al padre Francesco Patton, el Custodio de Tierra Santa (centro) y al embajador del Vaticano en Israel, el arzobispo Leopoldo Girelli (a su derecha) a la Capilla San Juan Bautista a orillas del río Jordán, 10 de enero de 2021 (Amanda Borschel-Dan / Times of Israel)

Eso llegó a su fin con la arremetida de las Guerras de los Seis Días de 1967 y de Yom Kippur de 1973. La iglesia multi-confesional y el complejo de la capilla sirvieron como campo de batalla y la capilla fue rodeada por unas 6.500 minas terrestres que han sido cuidadosamente removidas desde 2018.

Patton le dijo a The Times of Israel que los monjes franciscanos han tenido presencia en el Levante desde 1217 y han trabajado como Custodios de Tierra Santa como cuidadores de lugares santos católicos en Israel, Jordania, Líbano y Siria desde 1333. El Papa Clemente VI nombró oficialmente a la orden como custodios de Tierra Santa en 1342, dijo Patton.

El trabajo de los franciscanos que custodiaban la Capilla de San Juan Bautista se interrumpió en la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando se hizo la penúltima introducción de datos en su registro diario. La orden recuperó las llaves del sitio recién en octubre de 2020. La misa de ayer cerró con una firma ceremonial del mismo libro de registro.

Capilla Franciscana de San Juan Bautista, a orillas del río Jordán, 10 de enero de 2021. (Amanda Borschel-Dan / Times of Israel)

Sacerdotes en desfile

Para dar inicio a las festividades, los hombres religiosos cantaron y se dirigieron hacia la Capilla de San Juan Bautista, escoltados por oficiales de las FDI y jóvenes soldados. Los soldados y sus comandantes fueron calificados como socios en la realización de un largo sueño durante la misa al aire libre a continuación.

La capilla está ubicada en la zona de la Ribera Occidental del Valle del Jordán, que está bajo los auspicios de la Unidad de Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT por sus siglas en inglés) de las FDI y está custodiada por las FDI y la Policía de Israel. (Este reportero fue revisado y luego vuelto a revisar en dos barricadas antes de permitirle la entrada al sitio).

Escoltados por sus compañeros armados, los monjes llegaron a las puertas del recinto. Patton abrió ceremoniosamente las puertas después de que otro monje lo vistiera con atuendo sacerdotal. Aunque hoy está polvoriento y desolado, es fácil imaginar un jardín exuberante que pronto brotará dentro de las puertas de hierro fundido.

Hecha de piedra de Jerusalén, la capilla de dos pisos aún llena de huecos de balazos recuerda a un barco de Bauhaus. Su “cubierta” superior abierta servía como escenario principal para el grupo de sacerdotes que presidía, mientras que los fieles se sentaban debajo – a dos metros (seis pies) de distancia en dos grupos. En la escasa sombra se sentaba una «banda de chicos» de monjes cantantes dirigida por un organista septuagenario infatigable que tocaba los favoritos del público, incluido «O Come All Ye Faithful (Oh Venid Todos los Fieles)».

Al hablar con The Times of Israel y luego en sus comentarios generales, Patton reconoció al presidente Reuven Rivlin como el visionario que presionó a las autoridades israelíes para completar la limpieza de las minas terrestres y rehabilitar el sitio para el culto cristiano. Las FDI trabajaron en cooperación con el Fondo HALO del Reino Unido, un grupo de desminado con sede en el Reino Unido que opera en 27 países y territorios de todo el mundo.

“Agradecemos particularmente al presidente [Reuven] Rivlin – él fue quien presionó para realizar este tipo de restitución de lugares sagrados a las iglesias y desarrollar el área para los peregrinos”, dijo Patton.

“Por supuesto, este año, por el coronavirus es imposible celebrar con los cristianos locales y los peregrinos, pero saben que este es un sitio con millones de visitantes cada año y por eso para nosotros es el inicio de una nueva temporada. Y por eso agradecemos al presidente y a todos los que nos ayudaron a poder pasar página para comenzar esta nueva temporada. Y hoy vamos a celebrar la eucaristía en un número reducido por la pandemia, pero para nosotros lo importante es empezar”, dijo Patton.

La historia de la capilla tiene sus raíces hace muchos siglos, pero su encarnación actual tiene menos de 100 años.

El padre franciscano Ibrahim Faltas, canciller de la Custodia Franciscana de Tierra Santa, dijo en un comunicado: “Los frailes franciscanos comenzaron a llegar a este lugar en 1641 organizando una peregrinación al río Jordán, el lugar sagrado donde Jesús fue bautizado.

“A principios de 1920 comenzaron a comprar terrenos y a hacer planes para construir iglesias. En 1933 construyeron una capilla que ahora está prácticamente sobre el río, mientras que esta iglesia fue construida en 1935. Inicialmente esta fue su iglesia. Los frailes renovaron la capilla en 1956, mientras que los trabajos de restauración en la iglesia comenzaron después del terremoto que sacudió esta región el 18 de diciembre de 1956, que destruyó la gran iglesia”, dijo Faltas, quien asistió a la misa del día de la fiesta del domingo y tradujo porciones de los comentarios de Patton al árabe.

Un grupo de sacerdotes, incluido el padre Francesco Patton, el Custodio de Tierra Santa (extremo izquierdo) y el embajador del Vaticano en Israel, el arzobispo Leopoldo Girelli (segundo desde la izquierda), avanzan a la Capilla de San Juan Bautista a las orillas del río Jordán, enero 10, 2021. (Amanda Borschel-Dan / Times of Israel)

Planes para una isla de paz

Después de la misa y otra procesión ceremonial desde la capilla hasta el parque nacional ribereño, Patton sumergió los dedos de los pies en el río. Si bien el agua está relativamente alta, es fangosa y poco acogedora, tal vez especialmente para un grupo de sacerdotes vestidos de blanco festivamente.

Después de otra foto grupal, de pie hombro con hombro con los oficiales de las FDI, un sacerdote gritó en italiano: «¡Mangiamo!» («¡Comamos!») – lo que fue recibido con un fuerte apoyo.

Después de las festividades, el subdirector de la Administración Civil, el coronel Shai Karmona, dijo a The Times of Israel que la misa ceremonial del domingo fue el resultado de años de planificación y cooperación. Hizo hincapié en que además de la remoción de las minas por parte de Israel, se alentó a que las iglesias sean renovadas y reabiertas. Los franciscanos, dijo, fueron los primeros en aceptar el desafío.

 

El padre Francesco Patton, Custodio de Tierra Santa, sumerge los dedos de los pies en el río Jordán y luego se unió al embajador del Vaticano en Israel, el arzobispo Leopoldo Girelli, el 10 de enero de 2021 (Amanda Borschel-Dan / Times of Israel).

“Es muy emocionante para nosotros estar en la generación que podemos ver con nuestros propios ojos esta ceremonia”, dijo Karmona. «Es realmente conmovedor ser parte de esto».

Con suerte, para el 2021, dijo Karmona, Israel terminará de mejorar las carreteras y en otros tres años, dijo, “podemos actualizar todo el sitio como lo llamó el presidente, la Isla de la Paz, y tal vez podamos conectar el lado israelí con el lado jordano, y cada peregrino, cada cristiano del mundo que quiera venir y visitar ambos lados del río pueda hacerlo”.

Si bien las señales de advertencia contra las minas todavía cuelgan de las cercas de alambre de púas, Karmona dijo que son para alejar a los turistas de ciertas áreas y que caminen por senderos claramente marcados. “Hemos limpiado todas las minas”, enfatizó Karmona y en abril el Fondo HALO emitió una carta formal en la que indicaba que toda el área está limpia.

Sacerdotes caminan desde la Capilla de San Juan Bautista hasta las orillas del río Jordán, 10 de enero de 2021. (Amanda Borschel-Dan / Times of Israel)

Las minas se habían extendido por más de 25 dunams, dijo Karmona, y fueron trasladadas de un lugar a otro por los caprichos del clima en las impredecibles orillas del río y el desierto del Valle del Jordán, incluidas las inundaciones repentinas.

Pero el clima del domingo, el cielo soleado y una temperatura máxima de 26 ° C (80 ° F) fue inmejorable para un día festivo de «época de frío» de enero.

“Creo que Dios está aquí, las 24 horas, incluido el día de hoy”, rió Karmona.

Con contribuciones de Melanie Lidman.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/with-landmines-cleared-church-on-jordan-river-holds-1st-mass-in-54-years/