Marruecos aspira en convertirse en punto de atracción turística para los israelíes

La ministra del área, Nadia Fettah Alaoui, ve como un desafío el aumento del turismo israelí mientras la comunidad judía local se prepara para recibirlo y expande las opciones kosher.

 La ministra de Turismo de Marruecos tiene un desafío en sus manos. «He oído que muchos israelíes han viajado a Dubai desde que se firmaron los acuerdos de paz», dice Nadia Fettah Alaoui. La ministra estima que al menos 50.000 israelíes ya visitaron el reino antes de que las relaciones diplomáticas entre las naciones se descongelaran a fines del 2020.

 Nadia Fettah Alaoui, ministra de Turismo de Marruecos.

Muchos israelíes de ascendencia marroquí visitan a familiares que aún viven allí o que han fallecido y están enterrados en cementerios locales. «Queremos que ese número aumente a 200.000 por año», dijo la funcionaria.

«Se están llevando a cabo conversaciones para formalizar acuerdos de viajes aéreos. Los aviones de pasajeros –tanto en Israel como en Marruecos– ya están esperando. Planeamos asegurarnos de que el proceso de visado sea rápido y sencillo para que los turistas reciban sus visas de entrada electrónicamente a su llegada», agregó Alaoui.

«Creo que las grandes ciudades serán los destinos más populares, pero sugiero nuestras playas y el desierto. También ofrecemos turismo ecológico que creo que experimentará un auge cuando termine la pandemia de coronavirus», dice.

La comunidad judía marroquí ya está preparada para recibir a los turistas israelíes y está ampliando su capacidad para ofrecer comida kosher y tener la infraestructura necesaria para albergar a los israelíes cerca de los sitios del patrimonio judío.

 El mercado de alimentos en Marrakech.

El rey Mohammad VI ha dado su apoyo a un proyecto de renovación de 119 cementerios judíos. Algunos son el lugar de descanso de los sabios espirituales y muchos israelíes de ascendencia marroquí vienen a rezar allí. El rey también está apoyando la construcción de un centro cultural judío en la ciudad de Fez.

«Garantizamos la seguridad de todos los turistas que visiten nuestro país y los israelíes podrán sentirse seguros», señaló el ministro.

Marruecos se ha visto muy afectado por el coronavirus y es considerado un estado rojo, con ciudadanos obligados a llevar máscaras en público. Su economía se vio afectada, y la industria del turismo, la segunda fuente de ingresos más grande del condado, ha sufrido mucho.

Alaoui dijo que hay apoyo gubernamental disponible para mantener a flote la industria, y se espera que las vacunas estén disponibles a principios de 2021.

 Camellos. Una de las atracciones para los turistas que vistan el desierto de Marruecos.

Nacida y crecida en Rabat, se educó en Francia. Antes de ingresar al gobierno, Alaoui ocupó varios puestos de responsabilidad en las industrias de finanzas y seguros.

«Llegué a la política a una edad avanzada», dijo, «estaba buscando el próximo desafío y pensé que podía contribuir a mi país», añadió.

Su nombramiento para el puesto de gabinete fue hecho por el rey. «Nunca he considerado mis logros profesionales a través del alcance del género», dice. «No hay muchas mujeres en la mesa, pues sienten que no tienen ningún derecho. Nunca sentí eso y siempre he dado a conocer mis puntos de vista», señaló, admitiendo que el mundo musulmán todavía tiene trabajo por hacer en cuanto al lugar que ocupan las mujeres en la sociedad.

Mujeres marroquíes exigiendo igualdad de derechos durante una protesta de 2015.

«Espero que dentro de una década la cuestión de las mujeres que ocupan puestos de alto rango ni siquiera se plantee porque las mujeres estarán en todas partes», expresó.

Alaoui dijo que su trabajo es luchar por la mejor experiencia posible para los turistas. «Tengo que demostrar que un turista que viene a Marruecos puede tener una experiencia africana, de Oriente Medio o árabe», agregó.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/medio-oriente-mundo/article/S1kb47Apv