Una inscripción árabe encontrada debajo de la Torre de David reescribe el pasado de la antigua fortaleza

Una inscripción recién descubierta ha obligado a los arqueólogos a reconsiderar la datación de un muro de fortificación, y análisis de alta tecnología está construyendo una imagen del sitio más clara que nunca antes.

Por Amanda Borschel-Dan

Amit Re’em, arqueólogo del distrito de Jerusalén de la Autoridad de Antigüedades de Israel, dirige a los arqueólogos en el Museo Torre de David. (AAI)

Excavaciones en el Museo de la Torre de David de Jerusalén, noviembre de 2020 (Riki Rachtman)

Excavaciones en el Museo de la Torre de David de Jerusalén, noviembre de 2020 (Riki Rachtman)

Trabajadores excavan en un sitio arqueológico en el Museo Torre de David en el antiguo reducto de Jerusalén cerca de la entrada de la Puerta de Jaffa a la Ciudad Vieja de Jerusalén el 28 de octubre de 2020 (MENAHEM KAHANA / AFP)

La historia se está reescribiendo en el Museo Torre de David de Jerusalén. El reciente descubrimiento de una inscripción que data del siglo XIII EC ha adelantado el reloj para la construcción de al menos una parte de los muros exteriores de la fortaleza de la Ciudad Vieja.

Parado a la sombra de la fortaleza cruzada que se cierne cerca de la Puerta de Jaffa en un soleado día de noviembre, el director de la excavación Amit Re’em describió a The Times of Israel la oportunidad única en la vida de ahondar en los misterios enterrados dentro y bajo la fortaleza.

Como parte del reinicio físico masivo, la entrada del museo se está moviendo de su lugar tradicional a una nueva ubicación fuera de la fortaleza que está más cerca de las murallas de la Ciudad Vieja. Re’em, el jefe del distrito de Jerusalén de la Autoridad de Antigüedades de Israel, observó cómo los trabajadores tomaban medidas con láser de alta tecnología para retirar una plataforma de cañones de la era otomana que se construyó sobre un foso rellenado de la era de los cruzados. «Es como una nave espacial», bromeó.

Este nexo inusual de cuando la historia se encuentra con los dispositivos futuristas es exactamente lo que nos llevó allí ese día.

Con la icónica torre redonda de la fortaleza sobresaliendo hacia el cielo detrás de nosotros, Re’em relató un emocionante descubrimiento de una inscripción fechada ubicada en uso secundario, lo que significa que había sido reciclada de un uso anterior, en los cimientos de un muro occidental exterior.

(La inscripción aún no se ha publicado científicamente y no se le permitió a The Times of Israel publicar una foto).

“Todos pensamos que esto era de la época de los cruzados, el siglo XII. ¡Aparece en los libros! Pero ahora, cuando realizamos esta excavación, tenemos un gran signo de interrogación. Porque aquí mismo descubrimos una inscripción árabe en uso secundario que perteneció a uno de los grandes gobernantes ayyubíes de Jerusalén, su nombre es El-Melek El-Muatem Isa”, dijo Re’em.

Jerusalén fue conquistada por los cruzados en 1099 y reconquistada por una dinastía musulmana, los ayyubíes, en 1187. En 1212, la ciudad estaba gobernada por el sobrino de Saladino, El-Melek El-Muatem Isa, también conocido comúnmente en inglés como Al- Mu’azzam Isa.

Según Re’em, Al-Mu’azzam Isa erigió las fortificaciones de Jerusalén aproximadamente en 1212, “y en cada torre puso un gran cartel en árabe, ‘Soy el gran gobernante El-Melek El-Muatem Isa’.” Junto a su nombre en esta piedra estaba el año 1212.

Amit Re’em, arqueólogo del distrito de Jerusalén, Autoridad de Antigüedades de Israel, en el Museo Torre de David. (AAI)

Rara vez los arqueólogos se llevan el premio gordo de una inscripción con fecha segura. Esta, explicó Re’em, también da información sobre la mentalidad del gobernante musulmán cuando se enfrentó a las fuerzas de los cruzados invasores, que se movieron hacia la ciudad en 1217.

Re’em dijo que mientras los cruzados se dirigían a Tierra Santa, el sultán no tenía un ejército permanente disponible en Jerusalén, por lo que decidió derribar las fortificaciones de la ciudad, pensando que sería más fácil retomarla de ese modo después de que los cruzados presumiblemente entraran en la ciudad.

«Así que demolió todos sus muros y esas inscripciones», dijo Re’em, «pero los cruzados nunca llegaron a Jerusalén».

Posteriormente, se reconstruyeron los muros y la piedra con su nombre y fecha se utilizó en la base de los muros de la fortificación occidental de la fortaleza. Allí permanecería durante siglos hasta que Re’em y su equipo la encontraran, lo que ayudó a reescribir lo que sabemos sobre la fortaleza.

“Entonces, si tenemos una fecha en la inscripción – 1212 – y la encontramos en los cimientos de la fortificación, significa que la fortificación es del siglo XIII, y no del siglo XII. Así que estamos cambiando la historia”, dijo Re’em.

Un centro de visitantes hundido se colocará en lugar de estas excavaciones al pie del Museo de la Torre de David de Jerusalén, noviembre de 2020 (Ricky Rachman)

Tecnología de vanguardia para desenterrar la tierra de la fortaleza

El hallazgo de la inscripción es solo una de las anécdotas que dan un color vibrante a la estructura de piedra gris que durante los últimos 30 años ha servido como museo dedicado a los miles de años de historia de Jerusalén – un proyecto imaginado por el alcalde de muchos años de Jerusalén, Teddy Kollek.

El proyecto de renovación de $ 40 millones permitirá al museo, ubicado en un sitio arqueológico de 2.5 acres, modernizar sus instalaciones. Trabajando en cooperación con conservadores y arqueólogos, se instalarán dos ascensores, haciendo que la fortaleza de varios pisos sea accesible para todos los visitantes por primera vez. Antes de la crisis del coronavirus, el museo recibía anualmente a más de 500.000 visitantes de todo el mundo. Con la renovación, espera duplicar ese número.

Representación artística de un nuevo ascensor en el Museo Torre de David de Jerusalén. (cortesía de Kimmel Eshkolot Architects)

Durante las excavaciones arqueológicas a gran escala que se llevan a cabo actualmente como parte de una renovación masiva de la fortaleza, los arqueólogos están utilizando antiguos métodos para cavar, así como una metodología de vanguardia para descubrir nueva evidencia para fechar cada uno de sus muros – un mosaico histórico que abarca desde el reinado del rey Ezequías en el siglo VIII AEC hasta el período otomano.

Si bien lo más visible a simple vista son las adiciones medievales posteriores al fuerte – tanto por los ejércitos cruzados como musulmanes – las capas del sitio se remontan a la era bíblica, pasando por cada época importante de la vida de Jerusalén a lo largo del camino. En el patio interior, un montículo intacto de balística de piedra redonda apunta a la presencia de los hasmoneos. Los restos del palacio del gran constructor del mundo antiguo, el rey Herodes, se conservarán en una nueva ala herodiana, que alberga el sitio arqueológico excavado «Kishle».

Amit Re’em, arqueólogo del distrito de Jerusalén, Autoridad de Antigüedades de Israel (extremo izquierdo), dirige a los arqueólogos en el Museo Torre de David. (AAI)

El sitio fue arrasado en gran parte después de que los monjes del período bizantino desocuparon sus celdas y lao reconstruyeron durante el período musulmán temprano como fortaleza. Los cruzados agregaron varias características a ese fuerte – incluido un foso seco, un lado del cual ahora se está excavando – y luego los mamelucos agregaron sus propios pasajes y fortificaciones escondidos. Los otomanos, que gobernaron Jerusalén desde el siglo XVI hasta el período del Mandato Británico con la llegada de Lord Allenby a las puertas de la fortaleza en 1917, continuaron la construcción de la misma – incluido el relleno del foso que ahora se está descubriendo.

Re’em está aprovechando al máximo la oportunidad de probar nuevos métodos arqueológicos de alta tecnología para resolver acertijos que se avecinan, incluida la documentación intensiva de la fortaleza a través de la fotogrametría. Después de que los arqueólogos realizan una serie de mediciones y fotografías, la fotogrametría permite mapas topográficos precisos – y representaciones perfectas en 3-D de objetos y arquitectura.

El arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Noam Zilberberg, muestra algunos artefactos encontrados durante excavaciones recientes en el Museo Torre de David de Jerusalén, noviembre de 2020 (Ricky Rachman).

La datación de varias partes de la estructura también se está resolviendo mediante otra nueva técnica: la datación por carbono del relleno de yeso entre los inmensos bloques de construcción. El método de vanguardia se utilizó recientemente para fechar la construcción del arco de Wilson, pero nunca se ha utilizado de manera tan generalizada, dijo Re’em.

Re’em tiene como objetivo analizar eventualmente todos los muros de la fortaleza a través de la datación por carbono del mortero.

“Estamos apenas comenzando a trabajar junto con la distinguida Institución Weizmann”, dijo.

«Estamos utilizando la ciencia precisa», dijo. “Cada mortero tiene su propia identificación, una cierta identificación. Cada período de tiempo tiene una identificación diferente».

Al analizar el carbono dentro del mortero y compararlo con su propia identificación, «estamos creando una nueva tecnología para los arqueólogos para la datación», dijo. «Nunca se hizo en el edificio medieval en Jerusalén … Aquí en la fortaleza tenemos una oportunidad y este es un proyecto pionero».

En largas conversaciones con The Times of Israel, Re’em, cuya experiencia es la arqueología medieval de Jerusalén, emite la sensación de un hombre cuyo «bebé» finalmente está recibiendo reconocimiento.

Renovación y conservación en el Museo Torre de David de Jerusalén, noviembre de 2020 (Ricky Rachman)

En el pasado, la arqueología bíblica era más un atractivo, dijo. Recién en la última década la Autoridad de Antigüedades de Israel y otros arqueólogos en Jerusalén han comenzado a profundizar en la historia medieval de Jerusalén.

“En cierto modo, se descuidó el período medieval de Jerusalén”, dijo. «Pero no más. Y la exploración de la fortaleza será el punto alto de la exploración de la Jerusalén medieval – con herramientas tecnológicas avanzadas.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente:
The Times of Israel

https://www.timesofisrael.com/as-tower-of-david-looks-to-future-excavations-rewrite-ancient-citadels-past/