Hace 2.700 años, una pequeña pieza de arcilla selló el trato para el rey Jeroboam II de la Biblia

Comprado por una miseria en un mercado en 1980, la inscripción paleo-hebrea del siglo VIII AEC es la escritura más antigua encontrada en una impresión de sello de arcilla en la Tierra de Israel, según un estudio.

Por Amanda Borschel-Dan

Sellado de arcilla de 2.700 años de antigüedad de un sello del rey israelita Jeroboam II en el siglo VIII AEC (Dani Machlis / Universidad Ben Gurion)

Lo que podría decirse que es la impresión de sello de arcilla con inscripciones más antigua de la Tierra de Israel, utilizada en la corte del rey israelita Jeroboam II, ha sido autenticada después de años de estrictas pruebas de laboratorio bajo la supervisión del profesor Yuval Goren de la Universidad Ben-Gurion. La arcilla con la inscripción, conocida como bulla, se compró sin procedencia a un comerciante de antigüedades beduinas en la década de 1980 y ahora se cree que es del reinado de Jeroboam II del siglo VIII AEC.

«Esta bulla es una de las más antiguas, si no la más antigua, bulla inscrita en la Tierra de Israel», dijo Goren a The Times of Israel antes de la publicación de un estudio científico en hebreo en una edición especial de la revista Eretz Yisrael dedicada a la epigrafista Ada Yardeni. Posteriormente aparecerá en inglés en el Israel Exploration Journal.

La bulla ovalada es casi idéntica a un sello de piedra de jaspe mucho más grande, raro – y ahora perdido – que fue encontrado en 1904 por una excavación arqueológica en Tel Megido dirigida por Gottlieb Schumacher. Tanto el notable sello perdido como la impresión del sello recién autenticada están adornados por un león rugiente parado con la cola levantada, sobre la cual hay una inscripción paleo hebrea, «l’Shema eved Yerov’am» (Perteneciente a Shemá el sirviente / ministro de Jeroboam). Históricamente se entiende que Jeroboam II gobernó desde 788 AEC hasta 748 AEC.

La bulla tiene solo una impresión parcial de la inscripción, pero Goren dijo que es claramente la misma que estaba grabada en el sello de jaspe. El hecho de que el sello real viniera en varios tamaños es llamativo y novedoso para este estudio, según un comunicado de prensa de la Universidad Ben-Gurion.

Goren le dijo a The Times of Israel que se dio cuenta de la impresión del sello hace más de 10 años. Yigal Ronen, un ex profesor de ingeniería nuclear y coleccionista certificado de antigüedades, lo había comprado en un mercado beduino cerca de Beersheba, por tan solo 10 shekels israelíes en la década de 1980, lo que equivale a unos pocos centavos. Debido a las circunstancias extremadamente extrañas y al precio tan bajo, Ronen inicialmente descartó la posibilidad de que la pequeña bulla de 23,4 milímetros (1 pulgada) por 19,3 mm (0,75 pulgadas) pudiera ser auténtica, y pensó que era una ingeniosa falsificación o réplica, dijo Goren.

Prof. Yuval Goren de la Universidad Ben-Gurion (Dani Machlis/BGU)

Hace unos cinco años, comenzó la examinación secreta en profundidad de la impresión del sello, dijo Goren. Siguió un protocolo que había forjado durante la última década, que incluye una serie de pruebas superpuestas de diversas disciplinas científicas.

Usando este protocolo de prueba, Goren ha brindado testimonio experto en casos de alto perfil de supuesta falsificación, como el juicio del Osario de James. Ha analizado numerosos sellos para la Policía de Israel y la Autoridad de Antigüedades de Israel, dijo.

El ímpetu para examinar la nueva bulla se produjo después de que el amigo y vecino de Ronen, el arqueólogo y profesor emérito de la Universidad Ben-Gurion Eliezar Oren, visitara repetidamente la colección de Ronen. Oren, fundador del programa de arqueología de la Universidad Ben-Gurion, sospechaba que el sellado era de la Edad del Hierro e instó a la familia Ronen a dar permiso para realizar pruebas de alta tecnología.

Goren dijo que acordó supervisar los procedimientos completados por su laboratorio y los de un equipo interdisciplinario de científicos – con la condición de que el artefacto se entregue a la Autoridad de Antigüedades de Israel si fuere autenticado. (Dato extra: la bulla pronto llegará a la AAI).

Se necesita una aldea académica

Goren no trabaja en el vacío y enfatizó repetidamente que la larga serie de pruebas analíticas se formó después de trabajar con un equipo de investigadores. “Nosotros estudiamos – no el nosotros de la realeza; tuve socios – muchas impresiones de sellos y traté de entender las técnicas para hacerlas y traté de entender qué tipo de documentos sellaron, o si sellaron documentos”, dijo.

“Debido a que la tecnología nunca se examinó antes, hubo muchas suposiciones, pero nadie había verificado, por ejemplo, la consistencia de la arcilla, cómo ensamblaban las cuerdas dentro de la bulla si se usaba para sellar documentos”, dijo Goren. Él y otros investigadores estudiaron cientos de bullas identificadas de forma segura en excavaciones legales para obtener un punto de referencia. Ahora puede, dijo, detectar más fácilmente un artefacto falso si, por ejemplo, la arcilla no era del tipo que usan habitualmente los escribas.

Una colección de bullas (sellados). (Eliyahu Yanai, Ciudad de David)

Entre los investigadores que participaron en el nuevo estudio de sellado se encontraban el epigrafista de la Universidad Ben-Gurion, el profesor Shmuel Ahituv, los geólogos Dr. Avner Ayalon y la Dra. Mira Bar-Matthews del Servicio Geológico de Israel, y la arqueóloga de la AAI Orit Shamir, que se especializa en textiles.

Goren se especializa en investigar la procedencia de los artefactos cerámicos –  incluidas las impresiones de sellos y las tabletas cuneiformes – y descubrir la tecnología utilizada para crearlos a través de la mineralogía. Para el nuevo estudio de la bulla, dijo que tuvo que sacar un pequeño fragmento de arcilla para examinar la composición mineral.

«No me temblaban las manos», bromeó, diciendo que ha realizado pruebas similares a otros sellos de procedencia invaluable de los famosos archivos de Amarna en Egipto y en otros lugares. “Siempre tomas un pequeño fragmento de un lugar escondido o roto. No perturba el sellado ni su impresión».

Otra serie de pruebas analizó la composición isotópica de la pátina de la bulla, una fina capa de deslustre, que se produce a través de la exposición al aire a lo largo del tiempo y que los falsificadores pueden falsificar – hasta cierto punto. «Puedes imitar la pátina en un laboratorio, pero esta prueba descubriría una falsificación», dijo Goren.

Bulla del rey Ezequías en exhibición en el Auditorio Armstrong en Edmond, Oklahoma, junio de 2018 (Cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Foto: Reese Zoellner / Watch Jerusalem)

La examinación, dijo, tomó varios años, no porque las pruebas en sí consuman tanto tiempo, sino debido al protocolo de lista de verificación de los exámenes.

«Cada vez que intentamos fechar la arcilla, siempre hay un conflicto entre actuar de manera no intrusiva, pero debes usar varios métodos para estar seguro del resultado», dijo. «Nunca estamos seguros», se corrigió a sí mismo, y agregó: «Es como en un tribunal – más allá de cualquier duda razonable. Así que necesitamos varias pruebas superpuestas».

¿Para qué se usaron estos sellados de arcilla?

Si bien es extremadamente raro encontrar un sello del Reino de Israel, como esta nueva bulla, hay cientos que se han descubierto en el Reino de Judá. Algunos, dijo Goren, tienen signos de estar sellados sobre papiro, a veces telas y, a veces, madera – tal vez cajas, tal vez sacos, dijo.

Sin embargo, hay indicios de que algunas de estas impresiones de sellos en realidad no sellaron nada en absoluto, dijo, citando el trabajo del arqueólogo Nachman Avigad, quien las llamó «bulla fiscal». Estas fichas, dijo, pueden haber sido creadas como una referencia de un acuerdo o transacción oficial.

Un equipo de la Universidad Estatal de Mississippi encontró esta bulla, o antiguo sello de arcilla, en un sitio de excavación en el sur de Israel el verano pasado. Ofrece evidencia de la actividad del gobierno en el siglo X AEC una época en la que muchos eruditos decían que un reino no podía existir en la región.

Curiosamente, dijo Goren, a menudo esas impresiones de sellos que muestran signos de haber estado sobre papiro o tela luego eran colocadas en fuego. Su teoría es que se atestiguaba una transacción a través de la creación de la impresión del sello húmedo, que luego se la retiraba del papel o tela que enlazaba ceremonialmente y se la ponía al fuego a una temperatura alta de alrededor de 750 grados Celsius, la temperatura a la que se calentaba la nueva bulla.

“Creemos que eran calentadas o horneadas después de retirarlas del documento y, por lo tanto, se conservaron”, dijo. Goren dijo que las excavaciones de la década de 1950 en Tel Lachish encontraron un edificio de la Edad de Hierro en el que se descubrió una pequeña jarra taponeada y llena de dichas bullas.

Una colección de bullas (sellados). (Clara Amit, Autoridad de Antigüedades)

«¿Por qué alguien se quedaría con las bullas”, preguntó, respondiendo, “porque se seguían usando como referencias incluso después de que se abriera el documento”?

«Por lo tanto, creemos que los sellados actuaban como las firmas de hoy», dijo Goren.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/2700-years-ago-tiny-clay-piece-sealed-deal-for-bibles-king-jeroboam-ii/