¡Compañeros palestinos, despierten! Están completamente solos.

Las naciones árabes, hartas de esperar a que una AP dividida e incompetente se organice, continuarán tratando de alcanzar sus propias metas.

Bishara A. Bahbah

El anuncio del jueves de que Marruecos será el más reciente país árabe en establecer relaciones diplomáticas con Israel no debería haber sido una sorpresa. Sin embargo, los palestinos se sorprendieron y quedaron estupefactos por el anuncio.

Otro país árabe, esta vez Marruecos, está abandonando la Iniciativa de Paz Árabe de 2002. La iniciativa comprometió a todos los países árabes – a través de un voto unánime – a no establecer vínculos con Israel antes de la resolución del conflicto Palestina-Israel. En los últimos meses, cuatro países árabes, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Sudán y Marruecos, optaron por establecer vínculos con Israel en contravención de la Iniciativa de Paz Árabe.

La reacción de la Autoridad Palestina al establecimiento de lazos entre Marruecos e Israel fue silenciada – no se quemaron banderas marroquíes ni imágenes del rey marroquí. El rey de Marruecos tuvo la decencia, o la audacia, dependiendo de la perspectiva de cada uno, de llamar al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, para informarle de la noticia y reafirmar «su firme apoyo al pueblo palestino».

Dados los acontecimientos de los últimos meses y el aparente «abandono» de los palestinos por un país árabe tras otro, ¿qué lecciones pueden aprender los palestinos?

Lección uno: Los intereses nacionales de los países árabes individuales triunfan sobre su lealtad a los palestinos.

Cada país árabe que ha establecido recientemente lazos con Israel tenía algo importante que ganar. Fueron recompensados ​​por Israel, la administración Trump o ambos. Los Emiratos Árabes Unidos cimentaron su alianza contra Irán aumentando su cooperación de seguridad con Israel y asegurando algunas de las armas más avanzadas del mundo, por un valor de $ 23 mil millones, de la administración Trump.

Bahréin reforzó su defensa de posibles ataques internos o externos de Irán o de su propia población de mayoría chií.

La administración Trump eliminó a Sudán de la lista negra del terrorismo de Estados Unidos. Se le prometió una ayuda muy necesaria y, como resultado, Sudán ahora puede acceder a las instituciones financieras mundiales.

Marruecos obtuvo el muy apreciado reconocimiento estadounidense de sus reclamos de soberanía sobre el Sáhara Occidental. Al día siguiente, la administración Trump presentó al Congreso la solicitud de Marruecos de $ 1 mil millones en compras de armas estadounidenses y, según se informa, prometió inversiones estadounidenses en Marruecos de hasta $ 3 mil millones.

Estos países árabes hicieron lo que percibieron que era lo mejor para sus intereses nacionales.

Lección dos: los palestinos no deberían sorprenderse si otros países árabes y musulmanes establecen vínculos con Israel en el futuro.

El camino hacia la normalización con Israel se ha pavimentado metódicamente. Hasta ahora, seis países árabes han establecido vínculos con Israel sin repercusiones tangibles por parte de los palestinos ni de ningún otro país. (Egipto fue el único país que tuvo que pagar un precio político al trasladarse la sede de la Liga Árabe de El Cairo a Túnez, una decisión que fue revocada años después).

Estados del Golfo y otros países musulmanes que necesitan ayuda estadounidense o tecnología israelí o asistencia de seguridad probablemente verán la ventaja de normalizar los lazos con Israel.

Lección tres: cuando Israel y Estados Unidos, encabezado por un presidente con el tipo de fervor mesiánico que tiene Donald Trump, trabajan juntos, pueden literalmente hacer lo que diablos quieran. Pueden volver a dibujar mapas geográficos, gastar frívolamente los recursos estadounidenses y el dinero de los contribuyentes, romper alianzas de larga data y comprar lealtades.

Lección cuatro: Los palestinos no pueden culpar de estos acontecimientos a nadie más que a ellos mismos. Una casa dividida se conquista fácilmente.

Con la inacción y las divisiones internas que existen desde hace mucho tiempo en la Autoridad Palestina en Cisjordania y en Hamas en Gaza, los países árabes ya no están dispuestos a esperar indefinidamente a que los palestinos se organicen.

Lección cinco: No existe un plan de paz ni oferta de paz perfectos.

Después de innumerables intentos de reconciliar a Israel con los palestinos, los palestinos han demostrado ser incapaces de diferenciar una oferta de paz aceptable de una desastrosa.

También se debe culpar a la intransigencia israelí – Netanyahu maneja un doble discurso cuando se trata de la paz con los palestinos. Pero Israel es la parte más poderosa en el conflicto y ningún otro país, excepto posiblemente Estados Unidos, puede obligarlo a ceder una pulgada de las tierras palestinas ocupadas por Israel.

Los palestinos deben darse cuenta de que nunca, jamás, habrá un acuerdo perfecto con Israel. Sus opciones se limitan a malas opciones y peores opciones.

Lección seis: La opinión mundial y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU no tienen peso a menos que una superpotencia esté dispuesta a medir fuerzas para hacer cumplir tales resoluciones.

Cuando Irak invadió Kuwait, no solo que Estados Unidos actuó, sino que todos los miembros del Consejo de Seguridad se mantuvieron firmes en su determinación de liberar Kuwait, como deberían haberlo hecho.

En el caso de Palestina, ninguna superpotencia ha estado dispuesta a mover un dedo más allá de dar sus votos sin sentido para hacer cumplir las resoluciones existentes del Consejo de Seguridad de la ONU que pedían que Israel se retirara de las tierras palestinas ocupadas. Y, lamentablemente, los países árabes han sido demasiado débiles y demasiado divididos para hacer algo significativo por los palestinos.

Lección siete: los palestinos no pueden ni deben confiar en otros países árabes.

Los países árabes han estado tratando y conspirando en secreto con Israel durante décadas. Las revelaciones del The New York Times del 10 de diciembre de 2020 sobre el alcance de la cooperación de seguridad e inteligencia entre Marruecos e Israel son vergonzosas y asombrosas. En 1965, cuando líderes y comandantes militares árabes se reunieron en Casablanca, Marruecos permitió que el Mossad colocara micrófonos en sus salas de reuniones y sus suites privadas. La escucha clandestina, según The New York Times, dio a Israel «una visión sin precedentes del pensamiento, las capacidades y los planes árabes, que resultaron ser vitales para el Mossad y las FDI en la preparación de la guerra de 1967».

Según una entrevista realizada en 2016, el general israelí Shlomo Gazit, quien más adelante se convirtió en el jefe de inteligencia militar de Israel, describió las grabaciones como «un logro de inteligencia verdaderamente extraordinario» y dijo que les dieron a los altos mandos del ejército israelí la sensación de «que íbamos a ganar una guerra contra Egipto». En todo caso, esta revelación por sí sola justifica la indignación de los palestinos hacia Marruecos más que cualquier otro país árabe.

Lección ocho: El apoyo árabe e internacional a Palestina disminuye con el tiempo.

Con el paso del tiempo, el apoyo internacional y árabe a los palestinos disminuye. Un estudio ha revelado que la capacidad de atención de un estadounidense es de unos 8 segundos. ¡Imagínese concentrarse en un conflicto de 72 años! El mundo sigue enfrentándose a eventos más urgentes que llaman su atención. En estos días es la pandemia de coronavirus y sus efectos debilitantes.

Lección nueve: El tiempo no está del lado palestino.

A diferencia del pensamiento prehistórico del presidente palestino Mahmoud Abbas, el tiempo no está del lado de los palestinos. Hay que estar ciego para no ver la expansión de los asentamientos de Israel en Cisjordania. Cada vez hay menos tierras despobladas en Cisjordania, lo que dificulta el establecimiento de un estado palestino contiguo y viable en Cisjordania, Jerusalén Oriental – o partes de ella – y la Franja de Gaza.

El acto final

Los palestinos tienen que depender de sí mismos y de nadie más. Las organizaciones internacionales y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y de la Asamblea General son irrelevantes – ¡tinta desperdiciada en papel!

Uno esperaría que los líderes palestinos aprendieran estas lecciones, pero no lo han hecho y no creo que los líderes actuales sean capaces o estén dispuestos a aprender mucho.

Dados los fracasos recurrentes de los líderes palestinos, el pueblo palestino debería despedir a sus líderes, ya sea que se encuentren en Ramala o Gaza. Ambos liderazgos son incompetentes, incapaces de leer el panorama político, egoístamente divididos y faltos de integridad, ingenio y visión.

¡Compañeros palestinos, despierten! Están completamente solos. El cambio comienza con la gente, no con los arraigados políticos egoístas. ¡O levántense contra los supuestos líderes de Ramala y Gaza o acepten el sombrío destino que les espera!

SOBRE EL AUTOR

El profesor Bahbah enseñó en la Universidad de Harvard, donde fue director asociado de su Instituto de Oriente Medio. Fue editor en jefe del periódico al-Fajr, con sede en Jerusalén, y se desempeñó como miembro de la delegación palestina sobre control de armas y seguridad regional.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://blogs.timesofisrael.com/my-fellow-palestinians-wake-up-you-are-all-alone/