Un tesoro arqueológico que abarca milenios aparece en obras de construcción en la antigua Jaffa

Un bebé de la Edad de Bronce enterrado en una jarra, un llamado griego para aceptar la muerte como parte de la vida y un remedio islámico para el dolor de cabeza son solo algunos de los descubrimientos recientes en una de las ciudades portuarias más antiguas del mundo.

Ariel David

Mosaico griego del cementerio bizantino en Jaffa. Foto: Nick Davidov

Desde un bebé enterrado en una jarra hace más de 3500 años hasta un botón de uniforme perdido por un soldado británico en el siglo XX, arqueólogos israelíes que se apresuran a excavar la antigua Jaffa antes de los proyectos de construcción han descubierto nuevos tesoros. Los nuevos hallazgos incluyen entierros y casas, granjas y una variedad de artefactos que datan desde la prehistoria hasta la actualidad. Revelan instantáneas de la vida cotidiana (y la muerte) en Jaffa, una de las ciudades portuarias más antiguas del mundo y hoy parte de Tel Aviv.

Excavaciones de salvamento se han llevado a cabo durante la última década en cinco lugares de la antigua ciudad. Los resultados fueron detallados el mes pasado por la Autoridad de Antigüedades de Israel en su revista Atiqot (Antigüedades).

Las excavaciones se llevaron a cabo en lo que solía ser las áreas que rodeaban la ciudad, debajo de la colina junto al mar que albergaba el núcleo histórico de la antigua Jaffa, y que alberga ruinas arqueológicas bien exploradas que se remontan a la época del faraón egipcio Ramsés II y más allá.

Esta área que alguna vez fue periférica, ahora cubierta por complejos residenciales y un animado mercado de pulgas, rara vez ha sido investigada. Ahora los arqueólogos se dan cuenta de que esta zona despreciada era en realidad la parte baja de la antigua ciudad, escribe Zvi Greenhut, arqueólogo y editor en jefe de Atiqot, que celebró su 100ª edición dedicando un volumen completo a la excavación de Jaffa.

Donde Salomón importaba cedros

En la antigüedad, las ciudades se construían con frecuencia en terrenos elevados, ya sea una colina natural o un tell ya existente, un montículo formado por la acumulación de múltiples niveles de ocupación humana.

Una jarra en la que había sido enterrado un bebé, acostada dentro de un cántaro, en un contexto funerario de la Edad del Bronce Media II. Foto: Yuval Arbel, Antigüedades de Israel

En tiempos de mayor prosperidad y seguridad, una ciudad se expandía hacia las tierras bajas circundantes, a veces contrayéndose nuevamente si las condiciones empeoraban, explica Yoav Arbel, arqueólogo de la AAI que dirigió cuatro de las cinco excavaciones. Hasta hace poco, el mundo arqueológico no se había dado cuenta de que Jaffa también había experimentado tales cambios en la fortuna y el área. “De hecho, hubo quienes nos dijeron que no tenía sentido excavar alrededor del montículo”, le dijo Arbel a Haaretz.

Ahora sabemos que la ciudad experimentó al menos tres períodos de gran expansión: en la época helenística, luego una fase prolongada que abarca los períodos bizantino, islámico y cruzado, y finalmente bajo los otomanos en el siglo XIX, dice Arbel.

La importancia de Jaffa como puerto en la antigüedad se menciona en la Biblia, que dice que es el puerto a través del cual Salomón importó cedros del Líbano para el Templo de Jerusalén. También se dice que es el lugar desde donde partió Jonás para su desventura en el sistema digestivo de una ballena.

El antiguo tell de Jaffa ya estaba fortificado en los siglos XX-XIX AEC, hace casi 4.000 años, señala Arbel. En estos primeros días, el área al este del montículo, que luego se convertiría en la ciudad baja, no estaba habitada y se usaba principalmente para entierros.

Esto fue dramáticamente ilustrado por el hallazgo más antiguo descubierto en la última campaña arqueológica: el entierro de un bebé que data de la Edad del Bronce Media (siglos XVIII-XVII AEC), que había sido enterrado en una jarra. Esta era una forma común de entierro para los bebés en esta época y en tiempos anteriores en Canaán y el Cercano Oriente.

Puerto de Jaffa hoy, con Tel Aviv al fondo (a la izquierda). Foto: Noam.armonn

La prensa bizantina. Foto: Yuval Arbel, Autoridad de Antigüedades de Israel

Estas jarras a menudo se enterraban debajo del piso de la casa. No está claro por qué los bebés fueron enterrados en contenedores de almacenamiento: algunos investigadores sugieren que era una forma simbólica de devolver al bebé fallecido a un útero en preparación para el renacimiento en la otra vida.

Avancemos rápido más de mil años, hasta el siglo V AEC, y Jaffa ya estaba comenzando a prosperar como parte del Imperio Persa. De este período, los arqueólogos descubrieron 14 entierros excavados en la roca, acompañados de lámparas, jarras y otras ofrendas funerarias. Las prácticas funerarias eran típicas de las que se encuentran en los asentamientos fenicios a lo largo de la costa, lo que da una pista sobre la identidad de los habitantes de Jaffa en ese momento, informan los investigadores.

Jaffa realmente floreció en el período helenístico temprano, en los siglos IV y III AEC, cuando se expandió por primera vez a sus fértiles tierras bajas orientales, donde los arqueólogos encontraron restos de viviendas y granjas dispersas de esta época. En una de estas granjas, descubrieron asas de jarras de varias partes del mundo griego, lo que da fe de un propietario adinerado y del carácter internacional de la ciudad, dice Arbel.

En los siglos siguientes, sin embargo, la ciudad declinó, y esto se refleja en los pobres hallazgos de los períodos hasmoneo y romano. Es posible que Jaffa haya sufrido la competencia del puerto artificial más grande que los romanos construyeron al norte en Cesárea, teoriza Arbel.

En la época bizantina la ciudad volvió a florecer, alcanzando su mayor extensión pre moderna. En la ciudad baja, los arqueólogos encontraron viviendas, edificios públicos e instalaciones industriales, incluida una prensa del siglo VI EC utilizada para hacer vino u otras bebidas alcohólicas a partir del jugo de frutas cultivadas en el interior agrícola de Jaffa.

“La ciudad baja nunca estuvo densamente poblada. Estamos hablando de una casa aquí y una casa allá, tal vez con un jardín en el medio, no una ciudad densa como la que vemos en el montículo, pero definitivamente es parte del espacio urbano”, dice Arbel.

Inscripción árabe en fragmentos de una jarra que contenía medicina para el dolor de cabeza. Foto: Dr. Ayelet Dayan

La sabiduría de Grecia

Una de las excavaciones, en el sitio del Hospital Francés del siglo XIX, investigó uno de los muchos cementerios que sirvieron a la ciudad a lo largo de los milenios. De la fase bizantina de este cementerio, los arqueólogos recuperaron una inscripción en mosaico que probablemente adornaba la entrada a la necrópolis en los siglos IV o V EC, informa Leah Di Segni, experta de la Universidad Hebrea en inscripciones griegas antiguas. El texto se traduce aproximadamente como “Tengan ánimo, todos los que están enterrados aquí ¡Esto es todo!» – o, en otras palabras: ¡así es la vida!

La prosperidad de Jaffa continuó después de la conquista musulmana de Tierra Santa, como lo demuestran los hallazgos del período islámico, que incluían fragmentos de una jarra con inscripciones del siglo IX o X. El texto parcialmente conservado dice «un polvo seco para el tratamiento del dolor de cabeza», lo que sugiere que el recipiente contenía un medicamento comprado en una farmacia local, informa Nitzan Amitai Preiss, investigador de arqueología islámica de la Universidad Hebrea.

Durante las Cruzadas, Jaffa cambió de manos varias veces y fue fuertemente fortificada por los invasores europeos, con restos de murallas y posiblemente un foso del siglo XIII emergiendo en las últimas excavaciones. Pero después de que la ciudad fuera definitivamente reconquistada para los musulmanes por el sultán mameluco Baibars, fue abandonada casi por completo y permanecería así durante siglos. Este fue el resultado de una política mameluca de tierras arrasadas, de destruir sistemáticamente la mayoría de las ciudades costeras de Palestina, para privar a los cruzados de un punto de apoyo potencial para un regreso. La ciudad solo fue revivida a principios del período otomano, en el siglo XVII, reconstruida alrededor de monasterios: el puerto de Jaffa se convirtió en un importante punto de entrada para los peregrinos cristianos a Jerusalén.

Fuertemente dañada en 1799 por la invasión de Levante por parte de Napoleón, Jaffa fue nuevamente reconstruida y ampliada por los otomanos durante el siglo siguiente. Los arqueólogos que excavaban en la ciudad baja encontraron evidencia de guerra, incluidos fragmentos de varias balas de cañón. Sin embargo, creen que estos restos no se remontan al asedio de Napoleón, sino a unas décadas más tarde, y probablemente fueron despedidos como parte del conflicto interno otomano o de la guerra egipcio-turca de la década de 1830.

Doblando cucharas

La segunda mitad del siglo XIX vio el inicio de la gran expansión moderna de Jaffa. Fue en este período que la ciudad se hizo famosa por sus fértiles plantaciones de cítricos, donde se cultivaba y exportaba la famosa “naranja de Jaffa”.

Uri Geller posando con la cuchara más grande del mundo. Foto: Shipi Shtrang

Esqueleto humano, encontrado anteriormente en el mercado de pulgas de Jaffa. Foto: Moti Kimche

Este período de prosperidad renovada ya era bien conocido por las fuentes históricas, pero también han surgido restos de esta época en las excavaciones recientes de la ciudad baja. Los hallazgos han incluido ruinas de una casa de pozo otomana, una fábrica que fabricaba jabón de aceite de oliva y múltiples reliquias de las tuberías y canales utilizados para regar los huertos, que en su mayoría estaban cubiertos por la expansión urbana a partir del período del Mandato Británico.

Los arqueólogos también encontraron artefactos, como botellas de vidrio de bebidas y perfumes importados de Francia y Gran Bretaña, destacando las redes comerciales cada vez más amplias de la ciudad.

“Desde mediados del siglo XIX hasta el final de la era otomana hubo un enorme crecimiento demográfico”, dice Arbel. «Jaffa creció exponencialmente y se convirtió en una ciudad cosmopolita».

Como suele ocurrir con las excavaciones de salvamento, la mayoría de los sitios recientemente descubiertos en Jaffa fueron cubiertos, después de ser documentados, por los proyectos de desarrollo que provocaron las excavaciones. Sin embargo, además de los artefactos removidos por los arqueólogos, algunos de los hallazgos aún son accesibles al público. Los restos de las murallas cruzadas de la ciudad se han conservado en el antiguo Hospital Francés, que ha sido remodelado para convertirlo en hotel, mientras que las ruinas de la fábrica de jabón de la era otomana serán visibles como parte de un museo de arte que pronto será inaugurado por el ilusionista israelí Uri Geller, señala Arbel.

Puede parecer sorprendente que un supuesto psíquico mejor conocido por supuestamente doblar cucharas con la mente haya desempeñado un papel en la preservación de una pieza clave del rico pasado de Jaffa. Pero, ahora que lo pienso, es justo asumir que, en los 4.000 años de historia de esta ciudad, han sucedido cosas más extrañas.

Piedra con una cruz del cementerio bizantino de Jaffa. Foto: Dr. Amir Gorzalczany

Cañón de la era napoleónica, encontrado anteriormente en el mercadillo de Jaffa. Foto: פבל וולברג

Teja antigua con sello de oso. Foto: Clara Amit, Autoridad de Antigüedades de Israel

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: Haaretz
https://www.haaretz.com/archaeology/.premium-trove-spanning-millennia-emerges-from-construction-in-ancient-jaffa-1.9371748